Algunas de las enfermedades carenciales, por Ismely Iglesias Martínez.

Condado, Santa Clara, Villa Clara, 27 de Mayo del 2010, (FCP). La importancia de una correcta nutrición en la prevención de múltiples enfermedades de origen carencial, es el principal factor, en la prevención de las mismas. Como es conocido por todos, las acciones destinadas a impedir cualquier enfermedad es más barata que su cura y no deja lesiones, que puedan ser irreversibles.

Por lo general, muchos de los pacientes que sufren patologías carenciales no presentan daños orgánicos u otras alteraciones genéticas. Sólo un inadecuado aporte calórico mantenido durante un tiempo prolongado, puede desencadenar desnutrición e incluso la muerte en un organismo sano.

Son incontables los fallecidos por esta causa, ejemplos múltiples fueron descritos en los Campos de Concentración durante la Segunda Guerra Mundial. En la literatura médica se cuenta con numerosos estudios sobre pacientes sometidos a ayunos totales, además de otros con hábitos dietéticos inadecuados.

La desnutrición prolongada e intensa (inedia), muchas veces se acompaña de edemas de las partes bajas. El edema es blando, deja fóvea por presión y suele desaparecer cuando la persona guarda decúbito. Este también es conocido por edema del hambre, es un fenómeno frecuente, pero no siempre invariable.

Dentro de las enfermedades carenciales, tenemos las causadas por déficit de vitaminas, como las del grupo B, la vitamina A, la vitamina C y la vitamina D. Estas también son conocidas como: Beriberi, causado en parte por la falta de vitamina B1, Pelagra, ausencia de niacina y vitamina B6, Escorbuto, déficit de vitamina C, Queratomalacia, carencia de vitamina A.

Las vitaminas son compuestos orgánicos necesarios para el hombre, generalmente en cantidades pequeñas. El termino ¨Vitaminas¨ fue creado por Casimir Funk, en el año 1912, para describir las propiedades antiberibéricas, antiescorbúticas y antirraquíticas de diferentes nutrientes presentes en los alimentos.

Estas vitaminas pueden clasificarse como liposolubles (vitamina A, D, E, K) e hidrosolubles (tiamina, riboflavina, niacina, piridoxina, pantotenato, biotina, inositol, ácido paraminobenzoico, ácido fólico, vitamina B12 y acido ascórbico). Las primeras requieren de lípidos para su absorción y no se eliminan por la orina como las segundas.

La deficiencia de los alimentos puede originarse directamente por disponer de cantidades insuficientes de los mismos por motivos políticos, económicos y culturales. Según el grado y duración puede originarse: desnutrición, inanición o una o más de las llamadas enfermedades carenciales.

El beriberi, es causado en parte por el déficit de vitamina B1, suele ser fulminante antes del cuarto mes de vida. Se caracteriza por neuropatía periférica, vómitos, dificultad respiratoria, cianosis, taquicardia, hipotensión y convulsiones, sin fiebre. En casos severos puede ocurrir insuficiencia cardiaca, edema pulmonar y muerte.

La pelagra, causada fundamentalmente por la carencia nutritiva de vitamina B6, niacina, triptófano y vitamina B12, se caracteriza por una dermatitis de las partes expuestas al sol. Además de múltiples manifestaciones como: estomatitis, glositis, gastroenteritis, proctitis, dermatitis escrotal, vaginitis, confusión mental y anemia macrocítica.

El escorbuto, enfermedad provocada por deficiencia de ácido ascórbico (vitamina C), el cual en el hombre no es capaz de sintetizarse, puede causar la muerte. Existen alteraciones en la piel, pelos y encías, hemorragias en la piel y tejidos profundos, retrasos en la curación de las heridas, depresión mental, anemia y retardo en el crecimiento óseo.

La queratomalacia, es consecuencia del déficit de vitamina A o retinol, pues ella protege piel y mucosas, sus primeras manifestaciones carenciales son: la ceguera nocturna, conjuntivas secas, xeroftalmía u ojos secos. En etapas avanzadas necrosis por disminución de la queratinización celular, úlcera y finalmente perforación de la cornea con panoftalmía.

El raquitismo, es otra de las enfermedades producidas por el déficit de vitaminas, este es causado por la carencia de vitamina D. Los efectos principales se manifiesta en los huesos con calcificación deficiente de cartílago en crecimiento y huesos neoformados. Esta vitamina se puede absorber del intestino o sintetizarse en la piel gracias a la luz ultravioleta.

Existen muchas otras afecciones, cuyo origen es una nutrición inadecuada, por ejemplo: kwashiorkor, marasmo, encefalopatías, psicosis, hepatopatías, obesidad. Esta última no es causada por la carencia de alimento, sino por malos hábitos dietéticos, donde no se cumple con una dieta balanceada, excluyendo las de origen endocrino o genético.

La profilaxis de estas patologías pudiera lograrse en gran medida, asegurando un ingreso adecuado de los nutrientes, tanto en cantidad como en calidad. La principal fuente de estos, son los alimentos, entre los que resaltan: frutas, vegetales, carne, pescado, huevos y productos lácteos. Una correcta nutrición es sinónimo de salud.

About these ads
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas de las enfermedades carenciales, por Ismely Iglesias Martínez.

  1. babri dijo:

    eeeee quiero sabes cuales son TODAS las enfermedades carencialess ok..??’

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s