Otro Portazo en la Cara (II y Final), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 10 de febrero del 2012, (FCP). El único General de Ejército con que cuenta el país, con sus expresiones verbales se atrincheró en un totalitarismo ortodoxo desfasado históricamente. Ese discurso demostró que su llamamiento “al cambio de mentalidad”, no es otra cosa que pura demagogia.

Incluso él, y por supuesto su enfermo hermano, no tuvieron en cuenta la realidad circundante en el cercano entorno de América Latina, región geográfica donde los más cercanos aliados del castrismo tratan de dar fe de sus prácticas democráticas. Al legitimar y tolerar a una oposición creíble y beligerante.

Dijo Raúl: “Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos, que ha hecho realidad los sueños de independencia y justicia social por los que han luchado tantas generaciones de patriotas, desde Hatuey hasta Céspedes, Martí y Fidel”.

Cabría preguntarse en lo más interno del alma de cada patriota de esta tierra: ¿Es directamente proporcional rechazar al castrismo y por ello ser aliado del imperialismo yanqui? o ¿Quién puede demostrarnos que el fidelismo como lo conocemos hasta ahora, es la mejor opción para Cuba como Nación?

Es una simpleza y una ya acostumbrada manipulación del menor de los hermanos Castro, junto con los ideólogos que lo asesoran, afirmar en público, que el partido de la independencia nacional, el Partido Revolucionario Cubano (PRC), era una Partido Único. Pues eso es ocultar y tergiversar la Historia de Cuba.

Así aseguró el presidente: “Con el fin de organizar la lucha por la independencia de Cuba y Puerto Rico concibió Martí la creación de un solo partido político, el Partido Revolucionario Cubano, según sus propias palabras: Para fomentar la revolución de modo que puedan entrar en ella… todos los cubanos de buena voluntad: Todos los que amen a Cuba, o la respeten”.

Cierto es que el PRC afirmaba en sus Estatutos Secretos, que esta organización se concebía como una entidad política exclusiva en la Guerra Anticolonialista, solo hasta que se lograra alcanzar la deseada independencia de Cuba. Tras esto todos sus militantes podían alistarse en los distintos partidos según sus preferencias políticas.

Las circunstancias internacionales se presentan altamente desfavorables aún, puesto que hace poco meses, cayeron totalitarios emblemáticos como Muhammad Al Gadafi, en Libia y Hosni Mubarak, en Egipto. Y sobre otros de su misma estirpe, como el sirio Bashar Al Asaad y el iraní Mahmud Ahmadineyad, penden intervenciones de la comunidad internacional.

Ellos como Vieja Guardia Pretoriana-Castrista que son, y portadores del más reacio totalitarismo, solo conciben a sus jóvenes sucesores cuales los Slodovan Milosevich, en la hoy fracturada Yugoslavia. Sin pensar siquiera que a unos pasos fuera de las ideologías, sean estas acertadas o no, vivirán o morirán sus compatriotas.

De producirse un Estallido Social Incontrolable ante la agudización de la Crisis de la Sociedad Cubana actual será el holocausto. Si aquellos que manejan el poder ejecutivo, ordenan a su ejército y a las fuerzas policiales masacrar al pueblo, ciertamente, sobrevendría una fiscalización militar humanitaria, por uno o varios organismos internacionales.

Ya se terminó la tan cacareada Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba y quienes detentan todo el poder en este archipiélago, demostraron una vez más, que prefieren hundir en el mar a su Patria, que dejar de empalagarse con las mieles del poder. Para nada estos gobernantes piensan en ser Servidores Públicos, como un día juraron, y sí ser esclavos de sus egos.

Ojala Dios guarde a esta tierra, porque le va hacer mucha falta, antes los terribles días, meses o años, que se avecinan con muy malos augurios. Pues, todo se reduce a que unos ancianos saturados de poder, por más de 50 largos años, acaben, sin pensarlo dos veces, de dar otro portazo en la cara a todo un pueblo.

About these ads

Una respuesta a “Otro Portazo en la Cara (II y Final), Guillermo Fariñas Hernández.

  1. Si el argumento para que se haya instaurado el régimen de partido único fue la lucha anti-mperialista, no parece contradictorio con lo que sucedió con la creación del PCR, porque la lucha antiimperialista continúa hoy día. Cuando no haya más bloqueo, cuando no haya propaganda anti régimen cubano desde las emisoras de radio de EEUU, en lo que es una clara injerencia en los asuntos internos de cuba, cuando EEUU no maneje la ONU impidiendo pronunciamientos de otros países encontra de su política de bloqueo criminal hacia Cuba, entonces, sólo entonces se podrá hablar de que la amenaza anti-imperialisra ya no existe y de las contradiciones de Raúl Castro y su hermano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s