Nos Atacan, Glu, Glu, Glu, CarlosAlbertoMartínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 25 de mayo de 2012, (FCP). Llueve torrencialmente por todo el país, pues el agua regresa a la tierra en el quinto mes del año. Lo que es de extrañar es que, ante tantas precipitaciones, nuestro gobierno no haya culpado a los Estados Unidos de América por la situación climatológica.

Desde hace unos años para acá, nuestra prensa oficialista publica con cierta periodicidad artículos que hacen referencia a cómo los norteamericanos experimentan para cambiar el clima. Según esta, el gobierno yanqui ha desarrollado modernas tecnologías para alterar las capas atmosféricas y cambiar los patrones climáticos.

El periodismo de ciencia-ficción y fantasía no es un género literario exclusivo de Cuba, pero los matices tropicales del nuestro le dan un sabor especial, sin necesidad de mezclarlo con ron ni piña colada. En el caso de las “armas climáticas”, el sabor se lo ponen los huracanes.

Resulta que los yanquis poseen, entre otras tantas armas futuristas, equipos emisores de rayos láser capaces de alterar la atmósfera y generar potentes huracanes. Con el agua que cae por estos días y el cercano inicio de la temporada ciclónica, es de imaginar que este año ya hayan iniciado las prácticas de tiro.

Lo que no explican nuestros periodistas es cómo, después de modificar la atmósfera y crear los huracanes, envían estos hacia el lugar de destino. Parece que los americanos tampoco lo saben, porque los últimos ciclones que pasaron por Cuba provocaron algo más que superventas de sombrillas en Estados Unidos.

¿Y no será que hay un propósito belicista mucho más oscuro en las lluvias torrenciales de estos días? Ah, debe ser que, con las precipitaciones y la tremenda deforestación de nuestras cuencas hidrográficas, planean hacernos perder suelo con la erosión hídrica.

¡Qué maquiavélicamente malvados son estos militares yanquis! Seguro que, además de la erosión pluvial y fluvial, tienen otros propósitos malignos con estas lluvias. No se engañen con eso de que el agua hace crecer la hierba y hay más comida para las vacas, la verdad es que el propósito de esa hierba fresquita es aflojarle el estómago a los rumiantes.

Los ataques de estos días no han provocado huracanes, con excepción de los que acompañan la situación estomacal de las vacas, pero sí lluvias fuertes y sostenidas, recibidas con júbilo de este lado del bloqueo. Pobres militares americanos, tantos miles de millones en presupuesto para la guerra para terminar llenándonos las presas.

Otro de los fallos de los yanquis con los primeros ataques lluviosos de este año, ha sido la limpieza de nuestras tradicionalmente sucias ciudades. En Santa Clara, después de mucho tiempo, las calles se han visto finalmente libres de desechos equinos.

Bueno, tal vez esto último no es un fallo, sino que planean hacernos perder nuestra identidad. Sí porque, dadas su permanencia y ubicuidad, ya forman parte de los símbolos de la ciudad de Santa Clara, junto al tamarindo y a Marta Abreu, las heces secas y pulverulentas y los oscuros orines de los caballos.

Vamos a ver qué pasa en Cuba con los ataques atmosféricos yanquis de los próximos meses. Por lo pronto, y sin que la prensa oficialista se sienta disminuida, el Foro Cubanacán Press se lleva este año la primacía en la denuncia de los “turbios manejos ciclónicos” que realiza Washington contra La Habana.

Río Bélico, uno de los tantos beneficiado con las últimas lluvias

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s