La Teología Wesleyana (II), Antonio Raúl Machado García.

Antonio.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 24 de agosto de 2012, (FCP). Un sistema teológico-doctrinal muy similar al aplicado por los apóstoles, fue el utilizado por el señor Juan Wesley en su predicación al ser inspirado por el Espíritu Santo en el avivamiento que sacudió a Inglaterra en el siglo XVIII. Este método era esencialmente práctico, pues los primeros seguidores de Cristo escribieron el Nuevo Testamento mientras el evangelio era expuesto.

La teología que aborda el tema de cómo una persona se convierte al cristianismo, y de cómo esta permanece sin desviarse de esta senda, Wesley la denota con el nombre de Divinidad Práctica y pertenece a una de las áreas, dentro de la doctrina cristiana, que eran prioridad para él. Esta se relaciona con aquellas verdades que son necesarias para la salvación.

La necesidad para esta Divinidad Práctica emerge de lo urgente de la condición de la humanidad, apartada de Dios, esta era una preocupación constante que se agolpaba sobre su conciencia. Las personas vienen a este mundo muertas espiritualmente, se dirigen hacia una muerte física y, a menos que ocurra un cambio en sus vidas, se dirigen hacia una muerte eterna.

“Solo una cosa deseo saber: el camino al cielo; como llegar a salvo a esa costa feliz”. Es por esto que a cerca de sus sermones dice: “Luego, he asentado en los sermones que siguen lo que respecto al camino del cielo encuentro en la Biblia, con el propósito de distinguirlo de las invenciones humanas” (Obras de Wesley, Tomo I, p. 20,21).

Para la teología Wesleyana solo hay una cosa es estrictamente necesaria: encontrar el camino al cielo, pues en realidad todo lo demás es secundario. Encontrar ese camino es el propósito principal de su doctrina cristiana y cómo ayudar a las personas a encontrar la fe que salva, que es el dilema de vida o muerte.

Wesley no fue un teólogo sistemático como lo fue Tomás de Aquino para la Iglesia Católica Romana, o Felipe Melanchthon para lo luteranos, o Juan Calvino para las iglesias reformadas, pero aun así hizo teología sistemática. Escribió sobre la fe cristiana eventualmente al responder a las necesidades del avivamiento, igual que hicieron los apóstoles en el siglo primero.

Por medio de sus escritos, podemos descubrir que su atención se proyectó mayormente en aquellas cosas que los cristianos necesitaban saber y experimentar en sus vidas para llegar a ser creyentes auténticos. Algo que distinguió al metodismo fue su énfasis en la santidad interna y externa, así como en el carácter cristiano.

Para el metodismo la religión no es simplemente un grupo de creencias o maneras de adorar, es la vida de Dios que fluye en la vida de los creyentes, la santidad de corazón (interna) y de vida (externa). La verdadera religión es la restauración de la imagen de Dios en los seres humanos, la cual se perdió desde el Edén.

En otras palabras, el cristiano verdadero ama a Dios sobre todas las cosas, luego ama a todos los seres humanos (prójimo) y sus expresiones externas son abstenerse de todo mal y hacer el bien a todo individuo. “…porque el reino de Dios no es comida ni bebida sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Ro.14.17).

Esta es una realidad alcanzable y el sistema doctrinal nos muestra cómo obtenerla, pues Dios desea restaurar Su imagen en el individuo arrepentido y nos muestra el proceso de cambio por el cual debemos pasar hasta llegar a la meta. Este es el tópico principal de Las Escrituras y la clave de la hermenéutica de Wesley, y es lo que él llamó: Analogía de la fe.

Cuando desarrolla el tema y el significado de la verdadera religión, la que ciertamente opera un cambio en el ser humano, dice: “Está presente en la Biblia de principio a fin, como un hilo conductor: La manera en que cada una de las partes concuerda con las demás, es precisamente la analogía de la fe” (Obras de Wesley, Tomo III, p. 398).

¿Cuántos predicadores se atreven a hablar del cambio que opera el evangelio en todas las áreas de la vida en esta pobre Isla de Cuba? La Iglesia Metodista y otras se encuentran aplastadas por la bota satánica del gobierno imperante, y se ha convertido en nada más que una caricatura de La Iglesia de Jesucristo, metodistas cubanos reaccionen y no se dejen engañar, el tiempo es corto.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s