Miami, Refugio de los que te Odiaron

Después de leer la carta de Crescencio Marino Rivero, en el diario Miami Herald, no puedo menos que enristrar la pluma, para continuar, mi combate contra la gerontocracia que asola “La Mayor de las Antillas”, desenmascarando a este represor de la dictadura.

El señor Rivero expresa en su misiva sobre mí: “Su interés fue siempre venir a USA y con este objetivo se vinculo a Farinas”. Sobre este particular quiero aclarar, que yo estoy siendo catalogado por el régimen cubano de contrarrevolucionario desde que fui despedido de mi cátedra de profesor de matemática, en el Instituto Superior Pedagógico en Santa Clara, por la Resolución Rectoral No 184/80 del 27/9/1980, firmada por la entonces rectora Lic. Esperanza Salmerón Reyes. O sea que desde los 80, época en la cual todavía Fariñas no era disidente, y sin embargo, yo ya estaba siendo reprimido por el gobierno del dictador Sr. Fidel Castro, contrario a lo que expresa Rivero y citado al comienzo del párrafo.

Marino Rivero, usted estuvo en dos ocasiones en mi casa, acompañado de militantes del partido comunista y miembros de lo que allí se denomina “zona de defensa”, y me prohibió salir a la calle, con la amenaza de que si lo hacía me golpearían y hasta incluso podían llegar a matarme, pues no iban a permitir que yo asistiera a una reunión de contrarrevolucionarios. Esto ocurrió, cuando yo era miembro del grupo disidente “Movimiento Democrático Cristiano de Cuba”, en julio y agosto del 2005.

Usted arguye además, que yo nunca fui hostigado, cosa esta que demuestra la falsedad con la que se manifiesta en su carta. Fueron muchas las veces que la seguridad del estado, estableció vigilancia frente a mi domicilio, con la amenaza de que si salía a la calle iba a ser detenido. Esto lo observaron los vecinos de la cuadra.

Pero no solo yo, en todos estos casos, también otros opositores corrieron la misma suerte y voy a citar solo dos ejemplos, por cuestión de espacio, la señora Licet Zamora Carrandi y el señor Carlos Valhuerdi, también sufrieron la misma represión. En todas esas ocasiones al salir de nuestros domicilios, fuimos detenidos, pues ya teníamos la consigna, “nuestras casas no son prisiones”. Tengo fotos de estos acosos, que tomé a los represores y que logré sacar del país por manos amigas.

El señor Rivero aduce también: “El gobierno de USA y inmigración saben que miles de cubanos que han llegado a este país no son perseguidos políticos… “.Yo no niego que muchos cubanos vengan aquí por ese motivo, pero al señor Marino le faltaron añadir dos cosas importantes: Primero,  que miles de ellos han muerto en el golfo, en muchos casos asesinados en el mar, por los esbirros de un régimen que usted aun defiende. Segundo: si no fuera por el desastre, moral ético económico y político, que sus ex camaradas de armas han provocado en Cuba, no tendrían necesidad los cubanos de venir a  buscar en los Estados Unidos,  lo que los Castros le niegan en su terruño.

Usted debe recordar el grito de “viva Fidel”, que profirió, la  noche del 27 de setiembre del 2010 en su cuadra, momentos antes de iniciar su viaje hacia los Estados Unidos. Pero como usted mismo dice, no se arrepiente de su pasado, entonces se puede deducir, que no vino aquí precisamente por odio al comunismo, sino tal vez a seguir trabajando en su ayuda.

Es también innegable, que es muy cómodo apoyar a un régimen donde impera la miseria, desde la buena vida capitalista en la ciudad de Miami.

En otra parte de su carta usted dice:” Mi. dpto  trabajaba en coordinación con la fiscalía provincial, ambos teníamos la función de exigir el cumplimiento de la ley…”. Yo le preguntaría, ¿A qué legalidad usted se refiere?, Hay infinidad de ejemplos de violaciones de las leyes que el propio gobierno ha promulgado, pero yo solamente le voy a citar uno.

 Durante años el gobierno violó la supuesta “Constitución de la República de Cuba” que establecía:”  Art. 42. El Estado consagra el derecho conquistado por la Revolución de que los ciudadanos, sin distinción de raza, color u origen nacional: disfrutan de los mismos balnearios, playas, parques, círculos sociales y demás centros de cultura, deportes, recreación y descanso. Hace muy poco tiempo,  los hoteles destinados a extranjeros, comenzaron a aceptar turistas del patio. Si usted de verdad se sentía como un verdadero defensor de la ley, como expresa en su carta, entonces ¿Porque nunca denunció en la fiscalía, tamaña violación de la constitución?

Quiero agregar que es penoso, que un ser humano que dedicó casi toda su vida a luchar por una causa y defender  un régimen, termine precisamente, yendo al país que “odió y combatió”,  que haya hecho,  lo que el critica que hacen los demás, pues como el mismo dice “los miles de cubanos que vienen a Estados Unidos”.  Pero, al no estar usted arrepentido de su pasado, le  pregunto:

 ¿A que vino usted a tierras del Imperio, como usted designaba a los Estados Unidos en sus charlas cederistas?

¡Si usted fuera un individuo que se respetara a sí mismo, estaría en Cuba, al lado de sus camaradas ideológicos, y no disfrutando las ventajas del por usted odiado  y vilipendiado capitalismo!

 ¡Si usted de  verdad fuera consecuente con su pasado, su lugar es allá, al lado de los Castro y no en la ciudad de Miami, catalogada por los de su bando como “La Meca de la Gusanería”.

No es un secreto para nadie en Cuba, que para llegar al cargo que usted ejerció, en el organismo que se dedica a la represión del pueblo, es imposible arribar, sin tener un pasado tenebroso en cuanto a la violación de los derechos humanos de sus conciudadanos.

Quiero expresar, que yo no tengo ningún sentimiento de venganza u odio contra Rivero su esposa,  ni contra ningún represor del gobierno cubano, pues creo en lo expresado en el Padre Nuestro: “…perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Soy de los que propugnan que en la Cuba post-castrista, el principal juicio a los esbirros del régimen debe ser moral y si alguno debiera ser sometido a juicio penal, deben ser con todas las garantías procesales, después que se implante en La Isla un  sistema judicial acorde a los principios democráticos, que rigen en este siglo XXI. El  odio solo engendra odio.

Por otra parte, a mi modesto entender, lo que más preocupa en este caso, no es ni siquiera el actuar del señor Marino, hacia donde parece derivarse este asunto en los medios informativos, sino la brecha que ha quedado al descubierto en la seguridad nacional. Esta ha sido vulnerada con toda facilidad, por personas que además de tener la intención de residir en su territorio, bien hubiesen podido arribar aquí con propósitos terroristas. Esto ya lo hicieron los fanáticos que provocaron el desastre del 11 de setiembre. La desactivada  red avispa del gobierno cubano es otro ejemplo elocuente. No es de dudar que casos como el actual, pudieran estar esparcidos por todo el territorio continental y esto es verdaderamente peligroso para la seguridad de los Estados Unidos.

Señor Marino, solo me resta conminarlo a usted, si todavía conserva algo de hombría y moralidad, no espere mas y regrese juntos a sus antiguos camaradas de “armas y torturas”, para que siga colaborando con la tiranía, que usted intenta defender desde las capitalistas y bien aprovisionadas costas del “Imperio”, que usted pretendió destruir con su actuar en el tenebroso MININT (Ministerio del Interior).

                                     Lic. Rafael Pérez González

                          Representante en el extranjero del FANTU

              (Frente Antitotalitario Unido “Juan Wilfredo Soto García”)

P.D. Hago un llamado a todos los cubanos que residen en la ciudad de Miami, para que a pesar del enojo que puede causarles esta situación, se abstengan de pensar en cualquier tipo de manifestación, en las cercanías del domicilio del señor Rivero, pues además de residir allí su hija con su niños, debemos siempre tener presentes que nosotros, no somos como ellos.

Arrestado por ofrecer flores a Martí el 28 de enero del 2011 en Santa Clara, junto a decenas de hermanos de lucha. Aunque Marino Rivero asevera que nunca fui hostigado.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s