Las Crisis, Interpretaciones y Soluciones (I). Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 21 de diciembre del 2012, (FCP) La vida social es muy variada y compleja. En la sociedad, a lo largo de toda su historia, siempre chocaron las aspiraciones diversas y a menudo opuestas de un gran número de gentes. Ha habido una lucha incesante entre los hombres, surgieron y se resolvieron las contradicciones más variadas. Hoy alrededor de las crisis económicas, surgen nuevas teorías contradictorias.

Otra vez se vuelven a enfrentar los defensores de la socialización de los medios de producción, los que le asignan al Estado el papel rector en la dirección de la economía y en el establecimiento de la Planificación Central. Ellos consideran que la anarquía prevaleciente en la producción en los países de Europa y en los Estados Unidos, es la causa de las crisis.

Por eso, desde sus posiciones critican acerbamente las medidas adoptadas por los países desarrollados para salir de la crisis. Califican las mismas de Neoliberales, de ir en detrimento de las clases populares, con las cuales hacen más ricos a los ricos y a los pobres más pobres. Alientan las manifestaciones de protesta contra las Reformas.

En este campo se vuelven a enfrentar dos posiciones ideológicas diametralmente opuestas. Una, la izquierda de todos los continentes, comunistas, socialistas y radicales, los que perdieron el sistema de referencia cuando se desplomó el Socialismo en la Unión Soviética y en la Europa del Este y otra, los que siempre han confiado en la iniciativa y libertad económica del hombre.

Sobre las crisis los apologistas del estatismo, desde la época de Marx y de Lenin, proclaman que la misma es consustancial con el Capitalismo. Que las relaciones económicas establecidas en este sistema conllevan a la anarquía y la falta de proporcionalidad entre las diferentes ramas y sectores de la producción material.

Que la Libre Empresa, la Propiedad Privada y la Economía de Mercado, propician la explotación del hombre por el hombre y que las crisis son rupturas que se promueven en el proceso productivo, en que se produce más de lo que la sociedad necesita. Esto ocasiona una contradicción insalvable entre la producción y el consumo.

Se habla en los Parlamentos, en las reuniones de jefes de Estado y de gobierno, en los discursos de los partidos políticos y en las organizaciones obreras, de la crisis económica que abate al mundo y que por ello es calificada de mundial. Ante este fenómeno, que produce recesión y altera la vida normal de los pueblos, los estudiosos brindan su explicación.

Esta crisis económica comenzó en el año 2008, en los Estados Unidos. Entre las causas que se señalan están los altos precios de las materias primas, la sobrevalorización del producto, la crisis alimentaria mundial y energética, una elevada inflación planetaria y la amenaza de una recesión en todo el mundo, así como una crisis crediticia e hipotecaria.

La crisis iniciada en el 2008 ha sido llamada por muchos especialistas internacionales “la crisis de los países desarrollados”, ya que sus consecuencias se observan en los países más ricos del mundo. No obstante, sus efectos se dejan sentir con fuerza en algunas naciones en que serias restricciones impiden el desarrollo de sus fuerzas productivas.

Testigo del incremento de los precios de las materias primas, particularmente del petróleo y de los alimentos, fue la primera década del siglo XXI. Comenzó a causar verdaderos daños a la economía, lo que originó problemas sociales en los países que se encuentran en vías de desarrollo, la inflación y el estancamiento de la globalización.

Todos estos conceptos sobre las causas de la crisis que sacude al mundo, ha llevado a los enemigos de la propiedad privada y la Libre Empresa a desempolvar la vieja profecía marxista del colapso del capitalismo. Desde hace más de un siglo se esparcen críticas desde todos los puntos cardinales a través de una amplia gama de géneros diferentes.

Uno de los argumentos centrales del asalto intelectual al capitalismo, desencadenado por la crítica de la izquierda moderada y la extremista (y en especial por la marxista), es que padece de insuperables contradicciones, que acabarán por despeñarlo en la desintegración y el colapso definitivo. Para los comunistas esta es la solución definitiva de las crisis.

About these ads
Esta entrada fue publicada en POLITICA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s