Archivo de la categoría: ECONOMIA

Los Enemigos del Mercado se Unen, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de mayo del 2012. (FCP).Es evidente que la izquierda latinoamericana, ha obtenido importantes avances en la región, años después de haber sido derrotada esta línea política en su vertiente más extremista en la Europa del Este y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. En este continente casi todas las facciones se han unido en torno al populista presidente de Venezuela Hugo Chávez.

La unión de una parte de la izquierda latinoamericana, se efectúa sobre la base de un programa eminentemente antinorteamericano. Comunistas, socialistas, anarquistas y algunos grupos de socialdemócratas, han logrado alcanzar el poder en varios de los países de este hemisferio, los cuales pretenden ejecutar a ultranza un esquema anticapitalista.

El mandatario Hugo Chávez Frías, fiel discípulo de Fidel Castro, cumple con el triste papel de organizar y dirigir a un grupo de países, en una cruzada contra la verdadera democracia. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) tiene como objetivo prioritario establecer el poder del Estado sobre la vida económica de las naciones del continente.

Aspiran los países que bailan al compás de los petrodólares venezolanos, establecer economías dirigidas por un gobierno centralizado. Esta propuesta, impulsada por Cuba, es promovida por Chávez y apoyada por la más vistosa galería de movimientos políticos de la extrema izquierda, lo cual incluye a todos los partidos comunistas.

Los marxistas cubanos gritan contra el Mercado, e incluso en los Lineamientos de la Política Económica y Social aprobada en el VI Congreso, defienden la Planificación Central, a pesar de las consecuencias catastróficas que ha significado su aplicación. El pueblo cubano, por propia experiencia, conoce que la economía dirigida no ha sido capaz de alcanzar el crecimiento.

Por su naturaleza intrínseca, las economías de mercado son descentralizadas, flexibles, prácticas y modificables. El hecho esencial en torno a ellas es que no hay un centro controlador. Este mecanismo se apoya en el principio fundamental de la libertad individual, la libertad del consumidor de elegir entre productos y servicios que compiten entre sí.

Numerosos han sido los eventos internacionales celebrados en los últimos años, que han estado influenciados de manera decisiva por corrientes ideológicas como la marxista, la cual sobrevive a sus propios fracasos. El Foro Mundial de Sao Paulo, dominado fundamentalmente por estas tendencias, reúne a las fuerzas que se oponen a la Globalización y al Mercado.

Movimientos políticos y sindicales de la extrema izquierda latinoamericana, partidos comunistas, movimiento de indígenas, piqueteros, tupamaros, sandinistas, Madres de la Plaza de Mayo, teólogos de la liberación, se unen contra la Economía de Mercado. Para ello utilizan como referente histórico a la Revolución Cubana.

Clásico error el de tomar al socialismo en Cuba como ejemplo de sistema que sobrevive, en las condiciones actuales del mundo, sin aplicar los principios de la Economía de Mercado. Para salvar “Nuestro Socialismo”, como afirman los dirigentes comunistas cubanos, se han visto obligados a ceder y a abrir espacios, aunque pequeños, a la libertad económica.

Obligados por las circunstancias, han ampliado el trabajo por Cuenta Propia, prosiguen con la entrega de tierra en arrendamiento a los campesinos, y autorizan la creación de cooperativas. Resultan inevitables por tanto, que pese a la resistencia oficialista surjan mecanismos de Oferta y Demanda, y se forme en embrión la Economía de Mercado.

Contra este sistema de gestión propio de la Libre Empresa y de la Libertad Económica, se levantan las fuerzas que en el mundo abogan por una economía socialista altamente estatizada. Olvidan el fracaso del Modo de Producción en la antigua Unión Soviética y sus satélites, como también el estancamiento de otros países que aplicaron modelos similares.

Se unen las izquierdas en el continente, que luchan contra la Economía de Mercado, y favorecen el papel del Estado como rector de la misma. Olvidan que es en el Mercado donde se combinan las dos grandes formas de libertad, la del productor que busca crear algo que una parte de la sociedad necesita y la del comprador que satisface sus necesidades y deseos.

Otro año Perdido y sin Esperanza, (II). Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara Villa Clara, 20 de enero de 2012, (FCP). Merece especial atención en el informe rendido por el Ministro de Economía y Planificación, al comportamiento del Comercio Exterior. Como siempre en el mismo, se señala como una de las causales de las grandes dificultades de toda índole, que atraviesa el país, al Embargo Norteamericano y a la política seguida por ese gobierno contra Cuba.

Con una economía abierta, el desenvolvimiento del sector externo es fundamental para el desarrollo de la economía cubana. La historia de este más de medio siglo demuestra que, es imposible crecer y desarrollarse si el sector externo exhibe deterioros constantes, en esto coinciden todos los economistas independientes.

Según recoge el informe del Ministro a la Asamblea Nacional del Poder Popular, se produjo un viraje favorable en el Comercio Exterior. Después de muchos años, este da a conocer que el plan de exportaciones se cumple al 101,2 % y el de importaciones al 100, lo que equilibra la Balanza de Pagos.

Hasta el año 2010, la relación entre exportaciones e importaciones fue de 1 a más 3 dólares, lo que generó colosales déficits comerciales. Es decir, por cada dólar que se exportaba, importaban tres. La Balanza Comercial se saldó desfavorablemente en cada uno de esos años, lo que explica en parte el endeudamiento del país.

Aunque en el informe no se ofrecen detalles sobre los componentes de este sector, es de suponer que las exportaciones cubanas incluyen ingresos del Turismo. Además no debe ignorarse el papel jugado por las transferencias primordialmente privadas que toman las formas de remesas en efectivo.

La situación económica externa es muy difícil, a pesar de la relación positiva que informa el Ministro del Ramo sobre las exportaciones. No obstante, continúan las grandes dificultades para pagar a los acreedores foráneos, lo que obliga al gobierno a renegociar la deuda externa y limitar las compras al exterior.

Cuba no ha podido superar su concentración en exportaciones de unos cuantos productos básicos, cuyos precios fluctúan sensiblemente en los mercados internacionales. Tampoco ha podido superar la concentración de su mercado en un país o en un reducido grupo de países, lo que resulta en extremo vulnerable.

Todas estas situaciones de crisis y fluctuaciones económicas que enfrenta el país y de la cual no ha podido redimirse tienen lógica explicación. Es claro que estos problemas solo exponen los verdaderos inconvenientes de la economía cubana, los cuales provienen de un régimen autoritario, que concentra los recursos en manos del Estado.

Hoy el gobierno Venezolano y su presidente Hugo Chávez han sustituido, con los Petrodólares, las subvenciones que se recibían de la extinta Unión Soviética. Pero a pesar del flujo de los mismos, se ha hecho evidente que la economía cubana no tiene la capacidad necesaria para competir en el mercado mundial.

En su breve, pero poco explicativo informe, con muchas cifras frías y obscuras, el Ministro pasó por alto las verdaderas raíces del problema. Las soluciones a la catástrofe económica que sufre Cuba, como al estancamiento de su comercio exterior, no van a tener lugar en el marco del contexto político actual.

Persistir en buscar en terceros la responsabilidad del desastre económico que el pueblo cubano padece, hace más de 50 años, es desvirtuar la realidad. El camino de las naciones que exhiben los mejores indicadores de desarrollo y progreso, es la democracia y el pluralismo en una economía de mercado.

A pesar de que el plan de la economía para el 2012, contempla un crecimiento del Producto Interno Bruto del 3,4 %, superior al del año 2011, no resulta novedoso. Los factores que pueden garantizar hacer realidad esta proyección no se contemplan en los Lineamientos Económicos y Sociales aprobados. ¿Será otro año perdido?

Otro Año Perdido y sin Esperanzas (I), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 13 de enero del 2012. (FCP). En la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, celebrada en el mes de diciembre, se dieron a conocer los resultados económicos del año 2011, y las cifras del plan 2012. Una vez más desde el año 1989, se incumplen las cifras planificadas del Producto Interno Bruto, consecuencia esto de la ineficiencia de la Dirección Política.

Como en años anteriores, el Ministro de Economía y Planificación, describió con determinado regocijo el comportamiento de algunos sectores de la esfera productiva y de los servicios. Habló del cumplimiento después de muchos años, del plan de exportaciones al 101,2 % y el de las importaciones, que se cumplió al 100,0%.

Es lógico que no se ofrezcan datos comparativos del desenvolvimiento del Comercio Exterior de los últimos tiempos. Esta actividad cada cierre de año, ha presentado serios deterioros. Ahora se habla de ligeros porcientos de cumplimientos, sin detenerse a analizar, que el plan original fue disminuido en los primeros meses del año.

Estos indicadores independientemente de los que refleja el informe, no exhiben crecimientos significativos con relación al año anterior. Lo mismo ocurre con el consumo energético, cuyos números no son indicativos de ahorros sustanciales, los cuales no pueden expresar si hubo o no eficiencia en su utilización.

Adel Izquierdo Rodríguez, Ministro de Economía y Planificación, calificó en su informe de favorable el comportamiento de la economía cubana. Resulta evidente que se dirigía a un auditorio caracterizado por el más servil comportamiento, cuya única labor parlamentaria ha sido hasta ahora, la de aprobar las directrices gubernamentales.

Contradictorio con dicha información, está el hecho de que el plan de Inversiones solo se cumplió al 74 %. Las ventas de Bienes y Servicios se incumplen en un 6 %, otros incumplimientos que obligaron a realizar importaciones fueron en la Producción de Alimentos, como carne vacuna y de cerdos, leche de vaca y frijoles.

También quedaron por debajo de lo planificado el maíz, el café y los cítricos, esto obligó a desembolsar por compras adicionales, la cantidad de 48 millones 875 mil dólares no previstos en el Plan. En la continuación de esta cadena de incumplimientos tenemos otros renglones que afectan directamente a la población.

Las ventas al pueblo de materiales de la construcción, tejas de asbesto-cemento, muebles sanitarios, revestimientos de cerámica y cemento se incumplieron. Esto provocó un gran descontento en la ciudadanía, que ve, como pasan los años y el gobierno de los hermanos Castros, no logra satisfacer sus urgentes necesidades.

Ocurre lo mismo, con un indicador directamente relacionado con las necesidades fundamentales del pueblo, la transportación por ómnibus y en tren. Según el informe del Ministro, el plan de la transportación pública de pasajeros se incumplió en un 3,5 %, debido fundamentalmente a la baja disponibilidad técnica de los equipos.

Como todos los datos que se informan están basados en estimaciones y no en estadísticas objetivamente confeccionadas, estas no guardan confiabilidad. La información gubernamental plantea, que el nivel de los ocupados sea ligeramente superior al año anterior (0,3 %), al disminuir estos en el sector estatal.

Eufemísticamente se habla, que el nivel de ocupación crece ligeramente, pero no en el sector estatal, donde para este año debe disminuir en l millón 350 mil trabajadores. Esta cifra es el 25 porciento de la fuerza laboral actual y deberán crecer los pequeños negocios privados, siempre que disminuyan los obstáculos que oponen a su desarrollo.

No se encuentra en el informe una sola palabra en que se dé a conocer, que la economía cubana haya tenido un despegue de la crisis permanente que sufre. Cuba, no ha podido superar su concentración en exportaciones de unos cuantos productos básicos. El ligero superávit en este sector obedece a las exportaciones de servicios.

La Esencia del Sistema no Cambia. Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 25 de noviembre del 20ll. (FCP). Durante varios meses el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), ha recogido en sus páginas, antes y después del VI Congreso, diversos criterios sobre la candente problemática nacional. En el transcurso de las discusiones sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social se expresaron esas mismas inquietudes.

En la Sección Cartas a la Dirección de ese diario, un número indeterminado de lectores escriben para exponer sus ideas y formulan sugerencias sobre la dura realidad económica. La mayoría de estas misivas, las subscriben militantes del Partido, los cuales dejan entrever su desacuerdo con la dirección del país por el mal manejo que hacen de los asuntos públicos.

Con insistencia, antes y después de la celebración del Congreso, exponen con crudeza el triste desempeño de la Gastronomía Popular y de la escasez de ofertas en las placitas estatales. Hablan de los altos precios de los productos de la agricultura y del papel burocrático e inoperante que desempeña el organismo ACOPIO.

Condenan en toda ocasión, las medidas arbitrarias que toman los dirigentes de algunas entidades que hacían oídos sordos al clamor popular. Como era lógico, los males se acumulan y los problemas que ocurren en la base económica se reflejan en la superestructura de la sociedad. Esto incide en el deterioro que muestran las esferas de la Salud y la Educación.

Combaten la irracionalidad económica, el exceso desmesurado del Gasto Público, la poca atención que prestan a los intereses vitales de la nación y muestran preocupación por la corrupción y el despilfarro. Sin embargo, no mencionan las causas en cada una de sus cartas, solo se referían a los efectos, rehuían ir a la raíz de los problemas que señalan.

Dan fe de su fidelidad a la Revolución, a sus dirigentes Fidel y Raúl, en sus tímidas, vacilantes y miedosas conclusiones. Son honestos, pero superficiales en el análisis de la hecatombe económica que el castrismo ha conducido al país. Sugieren cambios, aunque no comprenden que este Archipiélago está urgido de transformaciones profundas.

Es explicable que a pesar del análisis tan cerca de la realidad, que hacen en sus epístolas, las conclusiones a las que arriban son contradictorias y a veces falsas. Militan mucho de ellos o en su totalidad en las filas del Partido, pero temen cualquier accionar adverso por parte de la dirección totalitaria, que les haga perder sus empleos y amenace su integridad física.

Manifiestan que deben estregarse en arrendamiento las tierras ociosas, al igual que los centros de la Gastronomía Popular, en este último sector a los trabajadores del mismo. Esta propuesta ya se aplica después del Congreso, pero la misma resulta muy limitada aún y responde a los intereses del Estado ante la gravedad de la crisis.

La Gastronomía Popular y las tierras ociosas, no deben ser entregadas en arrendamiento por tiempo determinado, sino que deben convertirse en propiedad privada tanto del campesino, como del grupo de trabajadores gastronómicos. Con ello, se elimina la ineficiencia en estas ramas de la economía, junto a esto, las ilegalidades, el despilfarro y la enajenación.

Hay misivas enviadas a esta sección del periódico, donde se señalan con menos timidez y miedo los problemas que afectan al país. Unos plantean que se debe ampliar el trabajo por Cuenta Propia, eliminar las barreras que enfrentan en el desarrollo de sus negocios, ya que esta forma de propiedad fue fundamental para salir del Período Especial.

Otros más intrépidos aseguran que para evitar el continuo hurto y sacrificio del ganado mayor se debe autorizar a los propietarios del sector no estatal de ganado vacuno, el sacrificio y comercialización del producto a los sectores estatales y no estatales. Junto a estas medidas vendrán otras concatenadas con las mismas, si se quiere abandonar el camino equivocado.

Los lectores siguen con sus misivas a esa sección del periódico, continúan con sus planteamientos en espera que en forma espontánea el régimen implante algunas de las cosas que ellos sugieren, para salir de la crisis que padece el país, pero no acaban de entender, que solo con un Estado de Derecho y una Economía de Mercado se alcanzará la solución.

Los altos precios de los productos del agro son cada día, abordados por muchos ciudadanos.

Café, de Diminutivo a Superlativo, Feliberto Pérez Del Sol.

Feliberto.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 9 de septiembre de 2011, (FCP). Cada mañana, y aunque en ello empleen la décima parte de su jornal diario, gran cantidad de cubanos saborean un “buchito” de café. Es tanta la preferencia por el aromático grano, que a la hora de consumirlo, no les incomoda la cantidad de dinero a pagar.

La llegada de esta idílica semilla a la Isla, se le debe al puertorriqueño José Antonio Gelabert, quien, en 1748, la introdujo y de prisa, sembró las primeras matas en una finca del poblado habanero Wajay. No obstante, su cultivo masivo no se experimentó, hasta 1789, fecha en que los colonos franceses arribaron a Cuba, procedentes de Haití.

Se sabe además, que antes que Gelabert estableciera su vivero, ya dicha planta era conocida en el país, sólo que como infusión. Este producto se vendió primeramente en las farmacias, pues fueron los médicos quienes primero lo recetaron contra los dolores de cabeza y también, para evitar la somnolencia.

Otros que divulgaron a priori el consumo del café, fueron poetas y comerciantes. Los bardos alegaron el elegante influjo, que le atribuía a la tradición, como antes ya lo había hecho el tabaco, mientras los negociantes todos sabemos el porqué. Del café dijo una vez Fernando Ortiz: “… como el tabaco, es una de las drogas para avivar el seso y sostenerlo en la fatiga…”.

Lo anterior se ha concebido con tal arraigo, que el total de nacionales consumidores diarios de los frutos del cafeto, adictos o asiduos, alcanza un porcentaje mayor del 60, número que demuestra la estrecha relación entre los cubanos y el oloroso néctar. Cifra nada baja, comparada con las 2 500 millones de tazas consumidas al día en todo el planeta.

Tras esta breve e histórica reseña, salta a la luz la siguiente pregunta: ¿De cual arte se valen mis paisanos para beber su dosis diaria, si la ración percápita fijada por el régimen es de cuatro onzas al mes e importan cuatro pesos y en el mercado negro la libra ronda los 50? Esto, sin obviar, que la compra-venta no oficial del producto es penada y el salario promedio acaricia los 350 pesos.

Por cierto, con el anterior monto y a razón de 25,00 por uno, se compran 14,00 Pesos Cubanos Convertibles (CUC), moneda cubana, que también circula. Casualmente, esta suma coincide con el importe de un kilogramo de café molido, el cual se vende en unas tiendas habilitadas para dicho efectivo, únicas entidades autorizadas a comercializarlo dentro del territorio nacional.

Para seguir en lo económico, y molesto por las ganancias, que obtiene el gobierno, desde que fijó en 50 pesos la lata de café comprada al campesino, el cual una vez seco le produce cuatro kilos, inquiero: ¿Si la tonelada métrica de café arábigo, puesta en puertos cubanos, elevó su valor a 5 370 dólares, no es mejor pagarle más el producto al agricultor criollo y evitarse esos costos?

Digo esto, pues presiento la desaparición del popular aroma mañanero en buena parte de nuestros hogares, y de paso, para que se sustituyan importaciones. Pues, si el Estado es quien fija el precio del café a sus productores y luego nos lo vende a las normas del Mercado Mundial, llegará el día, en que no bastarán los salarios para adquirirlo y careceremos, al amanecer, de su peculiar sabor

.

Y como no hay razón, que justifique tal extinción, la cual llevará al declive una tradición, que sólo ha faltado, cada mañana, bajo algunos techos, pido, igual a Juan Luís Guerra y La 440 “Ojalá que llueva café”. No solamente en el campo, como clama el dominicano, sino en todo el país, y no perder así, del paladar, el aroma que nos distingue.

En fin, que la sustancia primordial de todas nuestras cotidianas amanecidas, tanto en las zonas rurales como urbanas, no se convierta en algo elitista. Sino, que retome el natural papel que en otra época siempre lo distinguió y se pase de la diminutiva, acostumbrada, familiar y desprendida frase: “quieres un buchito de café”, a la superlativa: ¡Toma una taza de café!

Planta de café, cuya introducción en Cuba, en 1748, se le atribuye al puertorriqueño José Antonio Gelabert .

Provincias Ganadoras, Destacadas y Retrasadas, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, VillaClara, 29de julio del 2011, (FCP). El Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC), tiene instrumentado un sistema de emulación con una calificación que le confieren a cada provincia. Existe una Especial con un número de indicadores específicos, cuyo cumplimiento determina ser la Sede por el acto central del 26 de julio, Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada.

Sin lugar a dudas, los resultados de la misma, es un problema de interés político. En realidad el comportamiento de los indicadores no determina. Es por eso, que se escucha constantemente en la calle, en boca del hombre de a Pie, cuando informan de la provincia ganadora, espontáneamente se preguntan: ¿Cómo estará la peor?

Los hechos de años anteriores lo confirman, prima el interés político de la clase gobernante por encima de cualquier otro beneficio regional. En el año 2010, le otorgaron la Sede a Villa Clara, para opacar y silenciar, la actitud altruista y patriótica de Guillermo Fariñas (El Coco), el cual se debatía entre la vida y la muerte.

Este opositor villaclareño, se había declarado en huelga de hambre, y solicitaba la libertad de los presos políticos enfermos, condenados en la causa de la Primavera Negra. Su actitud firme y decidida, dispuesto a morir en el empeño, junto a otros disidentes que lo imitaron, obligó a la dinastía de los hermanos Castro a ceder.

Había un marcado interés político por parte de la élite gobernante aquel año, de que se tenía que borrar la posición contestaria frente al régimen, de los villaclareños. Fue así como el Buró Político de PCC, le otorgó la sede a esta provincia, con el propósito de engañar a la opinión pública nacional e internacional.

Tenían que presentar a este territorio, con antecedentes históricos muy arraigados, de su vocación antidictatorial y de firme militancia anticastrista, como provincia ganadora de la Sede por el 26 de Julio. Es decir, presentar la misma, a modo de cumplidora de todos los planes y metas en la esfera de la producción y los servicios.

En el 2010, la provincia tuvo el peor desempeño económico de los últimos años. La zafra azucarera no cumplió con las metas de fabricación de azúcar, que se había trazado, muchas fábricas y centros de prestación de servicios fueron sancionados por ser altos consumidores de combustible, otras se mantuvieron cerradas por falta de materiales.

Ninguno de los organismos de la Administración Central del Estado, radicados en el territorio, pudo presentar un saldo positivo al cierre del período emulativo. Antiguos sectores como la Salud y la Educación, que eran de Referencia Nacional antes del período especial, presentaban sensibles deterioros, lo que era una realidad inocultable.

La Agricultura, no cumplió los planes de cosecha de los principales renglones, los rendimientos de cada cultivo estuvieron deprimidos. Las tierras durante ese año y los posteriores, siguieron ociosas. No se cumplieron los objetivos en la siembras de arroz, viandas y hortalizas, como era interés del país.

No hubo una industria en el territorio que cumpliera sus planes, con la excepción sólo de la Empresa de Bebidas y Licores, a la cual hubo que ajustarle las cifras dos veces en el año. Otras como la INPUD, Planta Mecánica, Sakenaf, la Textilera, trabajaron a menos de un 50 % de sus capacidades. Olvidándose de sus Objetos Sociales.

En la esfera de los Servicios no hubo progreso alguno, con la excepción del Turismo en la Cayerías Norte de la provincia. Las ofertas a la población en las unidades en que se comercializa en moneda nacional, fue deprimente. La falta de higiene fue una característica de estas unidades durante ese año.

Con estos antecedentes de lo que ha ocurrido en años anteriores, es una gran farsa la calificación que se le otorga a las provincias, por los resultados de su trabajo. La situación actual que enfrenta el país, en medio de la permanente crisis, y el mal desempeño de la economía, evidencia que no hay ganadora, ni destacada.

Vista parcial de un centro turístico de la Cayería Norte,única esfera en los sercicios que mostró progreso alguno en el 2010.

Actualización del Modelo Económico IV, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, junio del 2011, (FCP). El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), ratificó lo que ya todos conocían. Aprobó que el sistema económico que prevalecerá en el país, se apoyará en la propiedad socialista de los medios fundamentales de producción, que primará la planificación centralizada, el control del Estado, y de sus instituciones.

Nuevamente se acordó en este evento partidista, seguir el sistema de planificación socialista con la aplicación de ciertas modalidades diferentes. Ahora se tomará en cuenta el mercado, para algunas inevitables transacciones económicas, que se realicen, con la participación de los cuentapropistas y propietarios de pequeños negocios privados.

La economía dirigida, que ha sido la que ha prevalecido en todos estos años, exhibe un expediente desastroso. El gobierno totalitario con este modelo centralizado, no ha sido capaz de mantener un modesto crecimiento económico sostenido. Insisten en mantener una camisa de fuerza, que frena el avance de las fuerzas productivas.

Ratificó este congreso una línea de gestión económica, alimentada por la burocracia parasitaria, la cual está condenada al fracaso. Persisten en privar de libertad económica y política al cubano, el cual contempla inerme, como a pesar de los tímidos cambios, que se aprobaron, es mayor el intervencionismo estatal en la esfera de la vida social.

Terror al Mercado, es lo que confirma la aprobación de este articulado de los Lineamientos, aprobados por el Congreso. Horroriza que las transacciones económicas no deberían estar sujetas a la Ley de Oferta y Demanda, sino a la asignación de precios justos en las transacciones, que se realicen entre las partes.

Ellos acordaron: “la planificación abarcará el sistema empresarial estatal, la actividad presupuestada, las asociaciones económicas internacionales y regulará otras formas de gestión no estatales, que se apliquen y será más objetiva en todos los niveles. Los nuevos métodos de planificación cambiarán las formas de control sobre la economía”.

Lamentablemente ese párrafo anterior está lleno de contradicciones en su forma y contenido. La actividad económica individual para que alcance pleno desarrollo, tendrá que desenvolverse libremente, sin el intervencionismo y el control estatal. Querer ejercer el dominio sobre estas formas de propiedad privada, es sembrar el pánico en este sector.

Planificación es esclavitud, el dirigismo económico es contraproducente con la actividad por cuenta propia. Este es un sector emergente, al que el Estado ha tenido que apelar para paliar la crisis económica, pero a pesar que constituye una tabla salvadora para el régimen, les pone todo tipo de obstáculo, para dificultar su gestión.

Continúan asignándole al Estado totalitario y a la centralización, un papel redentor. El congreso de los comunistas del patio ignoró en sus deliberaciones y resoluciones, lo que ofrece la experiencia mundial, es nada menos, que la iniciativa privada en un marco apropiado, sin regulaciones arbitrarias, es una fuente segura de riqueza y bienestar.

Realidad inobjetable lo constituye el hecho, de que la riqueza se crea y su creación depende más de la empresa privada que del Estado. Esto lo afirman Plinio Apuleyo y Carlos Alberto Montaner en su libro “El Regreso del Idiota”. Y agregaron: “Para avanzar en el camino de la modernidad y dejar atrás la pobreza, se requiere…

…trabajo y educación, control del gasto público, inversiones nacionales y extranjeras, multiplicación de empresas grandes, medianas y pequeñas. Así como eliminación de monopolios públicos y privados, del clientelismo, la corrupción y la burocracia vegetativa, supresión de trámites, subsidios e inútiles regulaciones, respeto a la ley y a la libertad.”

Con la aplicación de estas iniciativas, la extraordinaria reunión de los marxistas de la isla, entraría en realidad a producir los cambios que tanto pregonan. Pondrían fin a la demagogia que ha caracterizado su política en estos más de 52 años, y se abriría el camino hacia un nuevo modelo económico basado en la libertad individual del hombre.