Archivo de la etiqueta: David A CastilloVelázquez.

Prosiguen las Indisciplinas en el Béisbol Cubano, Jorge Luis Artiles Montiel.

Bebo.jpg

Capiro, Santa Clara, Villa Clara, 10 de febrero del 2012 (FCP). Las indisciplinas en el béisbol cubano están a la orden del día, desde protestas por strikes, bolas y outs hasta por deadball intencionado, además, por expulsiones a directores de equipos. Los árbitros, la Comisión Nacional de Beisbol (CNB), la Federación Internacional de Beisbol Asociada (IBAF), tienen que tomar cartas en el asunto, para frenar estas tendencias.

El 1ro de febrero, se produjo una disputa entre el pícher de Industriales Odrisamer Despaigne Orue y el jugador de infield de Pinar del Río David A. Castillo Velázquez. El pinareño le conecto un doble a la altura del noveno inning rompiéndole el No Hit No Rum, y al pasar por el Home, y recibió un gesto agresivo verbal y ofensivo de parte de Despaigne y David respondió su ofensa.

Esto ocurre en cualquier beisbol del mundo, un lanzador a punto de pichar el juego soñado, dar un “Juego Perfecto” y se lo rompan, a punto de terminar el partido, los ánimos se caldean y el calor de la plaza se altera. Por eso hay que tener cuidado, pues el pueblo cubano es fanático a la pelota y puede ocurrir una desgracia en cualquier estadio, inclusive una explosión social.

En la década del 70 del pasado siglo, en un encuentro entre Camagüey-Industriales, en el estadio “Cándido González”, de la ciudad de los tinajones, hubo una trifulca con varios heridos y hasta el león del Casino Campestre, aledaño a la instalación, lo soltaron. Gracias a Dios, a la intervención de las autoridades y la cooperación del pueblo no hubo víctimas fatales.

Dentro de las Ligas Profesionales y Mayors Leagues Baseball (MLB), ocurren estos fenómenos, pero muy esporádicamente. A ese nivel, el pelotero no protesta los conteos del árbitro, ni las jugadas, solo se ven al propinarles pelotazos, que a veces son mandados por el manager. Los jugadores al arribar a esa altura poseen otra mentalidad, superar el contrato.

El extercera base de Santiago de Cuba, Gabriel Pierre, fue suspendido por agredir a un árbitro en Holguín y volvió a incurrir en el mismo hecho en la Serie posterior. Al retirarse del beisbol activo, por varias indisciplinas cometidas, hoy no se mienta en ningún medio, a pesar de ser uno de los grandes slugger de la pelota revolucionaria y dominar muchos departamentos ofensivos.

Michel Enríquez Tamayo, excapitán de la Selección Nacional e integrante de la misma, por más de 10 años, agredió a un umpire en el parque “Cristóbal Labra”, de La Isla de la Juventud. Se suspendieron a ambos, el de la justicia no ejerció más y Michel, a pesar de no haber rendido lo suficiente, hizo el Equipo Cuba a distintos eventos internacionales y sigue en el Equipo Nacional.

El astro pinareño Pedro Luis Lazo Iglesias, le propinaba un juego perfecto al equipo Las Tunas, y en el noveno inning, con dos outs, Juan Miguel Gordo Romero, actual manager de ese Club, le rompió el celofán. Ahí tuvieron algunas palabras, pero no pasó del calor del partido, posteriormente, siguieron como amigos y adversario en el diamante.

En Santiago de Cuba, en 1982, Villa Clara derrotó tres veces al equipo Indómito y el perdedor fue el estelar Braudilio Vinet Serrano (El Meteoro de La Maya). El público la emprendió contra Los Naranjas de Eduardo Martín Saura, tirándoles botellas, piedras, palos y cuantos objetos encontraban, salieron escoltados por la Policía Criminal de esa ciudad y no hubo sancionados.

Víctor Mesa Martínez (La Explosión Naranja), uno de los mejores peloteros de todos los tiempos y el más espectacular que ha pasado por diamantes de la Isla, subía con frecuencia a las gradas de los estadios, debido a ofensas de fanáticos y apostadores. En el 1987, en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, (USA), se enfrentó a varios grupos anticastristas en el graderío.

Lisban Correa Sánchez, receptor de Industriales, fue suspendido, en la 48 Serie Nacional, en la semifinal del Play Off, por agredir a peloteros del equipo de Sancti Spíritus, en el estadio “José Antonio Huelga”. A la postre, su club fue campeón. Correa, en la indisciplina referida en párrafos anteriores entre Despaigne y Castillo, fue quien intercedió entre ambos.

En el juego entre Holguín y Metropolitanos del 7 de febrero el lanzador de Metros Antonio Baró, le propinó un pelotazo al short stop holguinero Yordan Manduley, que batea para 404 de average y líder en hits con 77, el gran problema que ya es normal en Cuba. Las indisciplinas en el béisbol cubano, no se sabe hasta dónde van a llegar y se ha convertido en una cotidianeidad.

Las indiciplinas en el béisbol cubano, como lo indica esta imagen, están a la orden del día