Archivo de la etiqueta: Death through your Veins

Apuntes Sobre un Fenómeno Cultural del Siglo XX, (III y Final) Feliberto Pérez Del Sol.

Feliberto.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 21 de octubre de 2011, (FCP). Esta casta superior, regente “del gusto estético”, se empecinó, igual a épocas anteriores, en fijar lo bueno o malo, aún así, se vio imposibilitada de paralizar la fuerzahippie. El establishment no pudo, a pesar de sus drásticos esfuerzos, detener los ideales de libertad, amor libre, pacifismo y antimilitarismo defendidos por la corriente freaky, de mediados y finales de los ochenta.

Un elemento vital en la vorágine metalera, de la cual La Ciudad de Marta sería su epicentro, fue la visita de grupos originarios de Europa del Este. El intercambio cultural con los “países amigos” del campo socialista, permitió la presencia en esta urbe de Karat, Carrusel y Elephant, tres de las tantas bandas existentes en aquellos sitios.

Santa Clara dio por esos días, su gran salto al “estrellato” nacional con el surgimiento de grupos netamente roqueros. Los Dalton exhibieron los sonidos del rock durante el periodo 1983-89, mientras 2nd Floor Department lo hizo, de 1987-89, con versiones a piquetes de los 60, 70 y 80, ambas agrupaciones conocieron el fin por el caótico estado de sus instrumentos.

Tras este vacío surgió Alto Mando, grupo de vida fugaz, desde mayo del 1989 al 3 de junio de 1990, pero la mejor y más sólida banda de heavy metal formada en esta ciudad. De ella salieron Manolito y Almarales, este último, el “Yngwie Malmsteen” cubano, según el músico Javier Leiva. En ese orden ambos formaron Azazel y Vértigo, agrupaciones de referencia en dicho estilo.

Los vientos de cambios ocurridos en Europa, cerca de 1990 y la oleada de bandas alemanas occidentales, norteamericanas e inglesas hacia aquella zona, llenaron de sueños a la peña criolla. La atroz hambre de conciertos padecida por los nacionales, parecía una ilusión redimida, pero no hubo tanta suerte, aún así, ese propio año, se produjo aquí el primer festival nacional de rock.

Desde el 1 hasta el 3 de junio de 1990, Santa Clara fue sede del “Ciudad Metal”, un suceso cultural clave en la incipiente apertura enfocada a “comercializar” el rock nacional. Tras estas tres intensas jornadas, comenzó el lento preludio de una serie de contratos, practicados por empresas musicales, interesadas en explotar el “naciente” mercado.

Entre las primeras bandas ¿roqueras? en beneficiarse, figuraron las capitalinas Paisaje con Río, Bolsa Negra, Perfume de Mujer, Música de Repuesto, Naranja Mecánica y otras de corte similar. Ninguna llevaba implícito el verdadero sonido esperado por los amantes del metal, fue sólo otra maniobra discriminatoria estatal.

Quienes verdaderamente anhelaban consumir rock comprometido con propuestas nunca vistas en el “ajiaco cultural” de la música del patio, no acudieron a la anterior oferta. Como tampoco orientaron su búsqueda a la televisión o la radio, para consumir metal “puro” se hizo necesario acudir al Patio de Maria en La Habana o a El Mejunje de Santa Clara.

Y cuando en la primera mitad de los 90, dejaron de circular los medios oficialistas Alma Mater y Caimán Barbudo, difusores ambos de algo del trabajo roquero nacional, surgió Death through your Veins. Sería esta la primicia de los tantos fanzines encargados de llenar el vacío informativo dejado por las citadas publicaciones.

Mientras estos absurdos sucedían en Cuba, la arena mundial conocía de un amplio fin de siglo, teñido de un carácter musical en busca de sonoridades actuales. Los frenos oficiales seguían, pero no lograron detener la oleada de grupos cultores de rock alternative, death metal, thrash power, punk-rock, ni de las corrientes más extremas del metal facturadas acá por aquellos días.

Con todo este cúmulo de tropiezos se llegó al siglo XXI, el cual fue capaz de mostrarse igual de creador, sobre todo en materia de ejecuciones rítmicas rocanroleras. Hoy, medio siglo después de surgido el genero musical por antonomasia más escuchado del planeta, sus seguidores en la Isla, batallan día a día para mantenerlo vivo y evitar así, la perdida de su contorno identificador.

Alto Mando, la mejor y más sólida banda de heavy metal formada en Santa Clara.