El Fiscal del Repudio o Repudio al Fiscal.

“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestido de oveja y por dentro son lobos rapaces. Mt 7-15″. Esta sentencia bíblica cobra hoy actualidad al darse a la publicidad el Auto de Imposición de Medida Cautelar del Fiscal Inerlando Valdés Águila contra los acusados Yasmín Conyedo Riberón y su esposo Yusmany Rafael Álvarez Esmori.

Por años el “emperador antillano” ha negado la ausencia de derechos humanos en Cuba y es la primera vez que de forma pública y redactado de manos de uno de sus ediles se hace alusión a que el gobierno promueve “Actos de Repudio” contra ciudadanos pacíficos cuyo único “delito” es pensar de modo diferente a “los amos de la ínsula” y hacerlo público.

En actos de tal calaña, se enfrentan unos cubanos contra otros, se fomenta el odio entre los mismos, por parte de un poder que dice tener la mayoría del pueblo a su favor. Se desvanece esta aseveración, al tener que emplear el “Terrorismo de Estado” contra dos jóvenes que ejercen el derecho, que La Declaración Universal de Derechos Humanos establece y de la que el poder dice respetar.

Sería bueno preguntar al magistrado Inerlando ¿en qué principios legales fundamenta usted, lo que califica como “Acto de Repudio”?. Su líder ideológico el Dr. Fidel Castro Ruz aseveró, el 2 de abril 1959: “Y aunque sea en una esquina y donde lo oigan 20 personas sino lo pueden oír 100, ese hombre pueda expresar su pensamiento. Y si quiere sacar en mimeógrafo una tesis política, que la imprima y la reparta en la Universidad sin que lo lleven a la estación de policía”.

Entonces señor fiscal, ¿por qué repudiar a estos jóvenes por pensar diferente? Estamos en el siglo XXI, muy lejos de aquella obscura e ignorante Edad Media y sin embargo usted asume el papel de inquisidor de un régimen que se sustentó en palabras como las de su líder espiritual anteriormente citadas. ¿Acaso visitó usted en la máquina del tiempo, época tan siniestra que viene imbuido de esas bárbaras ideas alejadas del espíritu democrático del siglo en que vive?

Señor Valdés Águila, su ayatola ideológico también expresó en 1959: “… en que todos tengan derecho a pensar, libertad para escribir, libertad para reunirse, para todos los actos lícitos y legales”. Entonces como puede usted seguir justificando la barbarie por usted sustentada, de lanzar cubanos contra cubanos por motivos ideológicos.

El otrora amo del pensamiento político y filosófico en la mayor de las Antillas aseveró el 22 de enero de 1959: “Nadie tiene la obligación de cumplir órdenes que estén contra la ley, que atenten contra los derechos humanos, y en ese caso no hay obediencia a la orden sino complicidad en el crimen”. Entonces señor fiscal o, usted es un criminal al seguir las órdenes de los esbirros que lo han conculcado a procesar a estos dos jóvenes, o su líder ideológico mintió y podemos entonces aseverar como dice en las sagradas escrituras: “Por sus frutos los conoceréis Mt 7-16″.

Él se atrevió a decir en ese año del principio, de lo que hoy se puede llamar involución: “Martí fue el más extraordinario de todos los cubanos”. Y este último afirmó: “No hay perdón para los actos de odio. El puñal que se clava en nombre de la libertad, se clava en el pecho de la libertad”. Entonces señor fiscal es Martí el que lo encausa a usted.Dijo también: “Los pueblos han de tener una picota para quien les azuza odios inútiles; y otra para quien no les dice a tiempo la verdad”. Así señor inquisidor, sobre quien está la picota de su pueblo, sobre los dos jóvenes de la “Generación Y”, o sobre usted que representa el odio y la venganza de una dinastía, que a falta de razón emplea la fuerza contra los que disienten.

La frase del apóstol: “Los sistemas políticos en que domina la fuerza crean derechos que carecen totalmente de justicia”, hace que su justicia se trueque en impiedad, su balanza pierde el nivel que la debe caracterizar para convertirse de “balanza justiciera” en “guillotina política”, que envía a la cárcel, no al que delinque, sino al que de cara al sol expresa sus ideas y disiente del pensamiento absoluto.

Señor fiscal, de todas formas continúe usted con su proceso pues el tribunal de la razón, de la verdadera justica y la verdad, no solo los absuelve, sino que jamás los hubieran procesado. En cambio usted, señor “juez y parte”, quedará para la historia como uno más de los verdugos, que siempre han ido a parar al basurero de la misma, pues la figura y el ejemplo de sus víctimas los han borrado de ella.

Usted ha hecho un favor inestimable a los que disienten de la “Roma Isleña”. Usted ha hecho algo que en más de 50 años de noche totalitaria nadie se había atrevido a realizar. Usted acaba de quitarle la piel del manso animal con que ha tratado de cubrirse hasta ahora la bestia. Ha hecho público por escrito, lo que hasta ahora se trató de disimular.

Así el empleo de la violencia acaba de “legalizarse”. Ha comenzado usted, esta nueva era de “salvajismo institucionalizado”, en forma magistral, encarcelando inocentes y dejando que el régimen inicie el año con un nuevo mártir. Colaborando con los verdugos al ver el crimen desde su puesto de “cónsul románico-castrista” y permanecer en silencio. Recuerde Inerlando Valdés Águila que: “Verba volant, scripta manent”.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s