Un Nuevo Bodrio de Traición (XIII), Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, 29 de junio del 2012, (FCP). La verdadera preocupación de Luís Ramón Hernández Rodríguez y sus patrocinadores de la Seguridad del Estado castrista sobrevino a partir de la creación oficial del Movimiento Cubano Reflexión (MCR). Esta agrupación salió a la palestra pública el día 10 de diciembre de 1994, junto a las márgenes del río Camajuaní.

Fue encabezada por el Ingeniero en Control Automático de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas Librado Linares García y secundado por una pareja de coetáneos desde su infancia, Joaquín Cabezas de León y Juan Carlos Chávez Ruiz. Mientras que Manuel “Manolo” Sarduy Segredo, mucho mayor que ellos, trataba al trío como un padre espiritual.

Este constituía el núcleo duro del MCR, donde en el caso de Joaquín y Juan Carlos sus familiares de mayor nivel de influencia en ellos eran “genéticamente” anticastristas, porque se sentían estafados por el gobierno. Ellos, como pequeños comerciantes, contribuyeron con el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y después sus propiedades fueron intervenidas sin indemnización.

Los integrantes de los Grupos Multi Disciplinarios de Análisis del Ministerio del Interior ya se habían topado con Librado, hacía solo unos tres años atrás y arribaron a la conclusión de que sería potencialmente un adversario muy difícil. Por ello trataban de imponer un “contra-líder”, para que este no pudiese penetrar en la ciudad de Santa Clara, la más temida de la región central.

El padre de Linares García había sido Preso Político por oponerse al fidelismo, y al salir se transformó en un simple trabajador manual, sin incorporarse jamás al sistema totalitario. Razón suficiente para que en la municipalidad de Camajuaní, durante la enseñanza primaria del hijo, le implantaran, junto a su hermana mayor, una férrea vigilancia de maestros y condiscípulos.

Ya en el nivel secundario y preuniversitario de educación Linares se destacó como estudiante, deportista y líder estudiantil, por lo que resultó asimilado por el Aparato de Control Social del castrismo. Debido a su integridad, sinceridad y maneras honestas de ejercer la mínima cuota de poder del sistema totalitario, este se transformó en un dirigente muy popular.

Tal fue así, que ya Librado Linares García a los 14 años era un destacado militante y dirigente de la progubernamental Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Con solo 23 años de edad, le fue otorgado el raro privilegio de ostentar la militancia del Partido Comunista de Cuba (PCC), pues las autoridades políticas prescindieron que él llegara a los 30 años, como era la norma.

Sin embargo, a partir de 1985 con la penetración en toda sociedad cubana de la perestroika y la glasnost, provenientes de la hoy desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el hijo de Camajuaní se transformó en su defensor. Algo que fue observado con suspicacia y desagrado entre los provincianos círculos de poder.

Durante el 1986, cuando entre los comunistas nacionales se desató una persecución contra los partidarios de las reformas en la URSS, a Linares García como sutil castigo no se le envió a convertirse en un alto dirigente de la UJC. De golpe y porrazo le fue negada la matrícula que le correspondía en la Escuela Nacional de la UJC “Julio Antonio Mella”, en La Habana.

Se especuló sobre su expulsión de las filas del Partido Comunista de Cuba y su defenestración como cuadro del ala juvenil de esa entidad política, pero esto en realidad no le ocurrió. Simplemente dejaron de confiar en él y ya no lo priorizaron para asumir “tareas de choque”, según asegura Joaquín Cabezas de León: “Minimizaron su liderazgo planificadamente”.

Finalmente, al incómodo Librado Linares le dieron “la oportunidad” de alejarse de su base social, que estaba en la ciudad de Camajuaní, por eso se le envió al Complejo Agro-Industrial “Batalla de Santa Clara”. Un alejado central azucarero cercano a las salinizadas tierras del norte de Villa Clara y uno de los cuatro construidos por la Revolución.

En aquel desastre de fábrica de azúcar, donde constituía una misión imposible cumplir los planes de producción, dada la pésima calidad de las tierras para los sembradíos de caña, Librado trató por varios años de hacer una labor de proselitismo comunista, en el que ya casi ni creía. Incluso como ya no había más nadie a mano, él asumió el cargo de Secretario de Núcleo del PCC.

El año 1991 resultó el del viraje prodemocrático de Librado Linares, puesto que con las mejores intenciones del mundo propuso en una reunión de base, que para salir de la crisis económica que se nos venía encima, era necesario aceptar inversiones extranjeras en Cuba. Sus palabras trajeron fuertes discusiones en aquella instancia y en otras superiores a las que se le citó después.

Se convirtió en todo un problema para la dirigencia provinciana de aquella época, aceptar que un dirigente se negara a retractarse de sus opiniones, por lo que fue sancionado y sacado de su puesto de trabajo. Cuando fue a recoger su Baja Laboral, un manipulado “pueblo enardecido” le tenía organizado un fascistoide Acto de Repudio, donde terminó impunemente apaleado.

Tras comenzar a percibir recurrentes bloqueos, al tratar de obtener puestos de trabajo honrados por parte de la Seguridad del Estado, debido a sus opiniones políticas, decidió enfrentarse al sistema y asumir sus consecuencias. Contaba con Cabezas, Chávez y Sarduy, quienes a pesar de que nunca fueron comunistas como él, sí sabían que algún día a Librado lo harían víctima.

Librado Linares, señalado con un círculo, junto a otros miembros del Movimiento Cubano Reflexión a mediados de la década de los 90

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s