El Mejor Entrenador de Picheo Cubano, Jorge Luis Artiles Montiel (Bebo).

Bebo.jpg

Capiro, Santa Clara, Villa Clara, 31 de agosto del 2012, (FCP). Pedro José Pérez Delgado, conocido popularmente en el argot beisbolero como “Pedrito Pérez”, para muchos el mejor entrenador de picheo en la historia de la pelota cubana, cumplirá el 1ro de septiembre 76 años. A pesar de los problemas que ha presentado el béisbol en la Isla en los últimos tiempos, precisamente en el picheo, ahora él está de colaboración deportiva en México.

Pedrito participó en 30 Series Nacionales y 14 Series Selectivas, además dirigió en nueve ocasiones a equipos del centro de la Isla, Azucareros, Las Villas y Villa Clara, con los Azucareros fue ganador en la X Serie, en 1971. También con un equipo juvenil fue Campeón Mundial, como manager. Pero siempre fue conocido por la afición, como scout de picheo.

Pedro Pérez es un gran amigo y compañero, conocedor del béisbol moderno como nadie, aparte del picheo, que es el más laureado, enamorado de su trabajo, y un estudioso incansable. Nunca se habla de su labor como entrenador por más de 35 años con la Selección Nacional, solo se divulga la de Ronaldo Veitía, Eugenio George, Alcides Segarra y Santiago Antúnez.

Nadie se explica cómo está de colaboración en la Academia de Béisbol de Campeche, junto a otros consagrados pedagogos, si la pelota cubana atraviesa por un mal momento y ha presentado problemas con los lanzadores, en los recientes eventos de envergadura, desde que él, no se encuentra frente a estos en eventos internacionales. Pues es él, el más indicado para esta función.

Participó en cinco Olímpiadas, un Clásico Mundial, 13 campeonatos mundiales, nueve Copas Intercontinentales, siete Juegos Panamericanos, seis Juegos Centroamericanos y tres campeonatos mundiales juveniles. Además en varios topes contra amateurs de todo el mundo y con profesionales de Japón, Venezuela, México, Puerto Rico y una vez con uno de Grandes Ligas.

En el 1974 fue invitado a un intercambio de experiencia en los Campos de Entrenamiento de los Astros de Houston y Chicago Clubs de Las Grandes Ligas de los Estados Unidos de América. También en 1990 y 2000 visitó los entrenamientos de los Gigantes de Tokio y Swallows de Yakult de las Grandes Ligas de Japón. Debido a su capacidad intelectual y pedagogo.

Todos los lanzadores después del 1959 han pasado bajo su mirada, pues en una entrevista mencionó a casi todos los grandes: “José Antonio Huelga, Lázaro Valle, Omar Carrero, Jorge Luis Valdés, Julio Romero, Juan Pérez Pérez, Rogelio García, y Norge Luis Vera, pero se quedó con Braudilio Vinent y Pedro Luis Lazo, por sus actuaciones nacionales e internacionales…”.

“… en eventos internacionales a los que Cuba se enfrentó y más les llamó la atención fueron los pícher, el estadounidense Burt Hooton, un lanzador con varios lanzamientos en su repertorio y su control, y al japonés Hideo Nomo, por el tenedor que tiraba una forma única de agarre, según Pedrito este lanzamiento tiene 10 formas de agarre y lanzar”.

Fue en el 1966, junto a Natilla Jiménez uno de los descubridores de uno de los más grandes peloteros cubanos de la era revolucionaria, Antonio Muñoz Hernández, “Cuso”, o como es más conocido, “El Gigante del Escambray”. Antiguamente los entrenadores y técnicos salían a buscar talentos hacia los campos, ciudades y bateyes azucareros, pero ahora no ocurre así.

Pedrito Pérez, debutó como lanzador juvenil allá en su pueblo natal de Caibarién. En el 1957 al 1961 jugó como profesional en la organización de los Bravos de Milkwakee y los Medias Rojas de Boston. Esto le permitió tener amistades con grandes estrellas del béisbol rentado norteamericano, como el sensacional Ted Williams y el jonronero Hank Aaron.

También como picher participó en las Ligas Menores de Estados Unidos de América con los equipos Wellsville, Sanford, Waterloo y Johntown. En la temporada de 1958-1959, firmó contrato con el Almendares, en la Liga Profesional Cubana. Debido a las tensiones de Cuba y USA, decidió quedarse en su terruño en el 1961, en pleno apogeo de su carrera deportiva.

Empezó como entrenador de picheo en su pueblo natal con niños de 13-14 años, en el 1962, hasta que pasó un tiempo después a la Academia Provincial de Béisbol de Santa Clara, antigua provincia de Las Villas. Debutó en la VI Serie Nacional 1966-1967, con Las Villas, junto al manager y amigo personal Pedro “Natilla” Jiménez.

En un entrenamiento de la Preselección al Equipo Cuba, para el Mundial de 1984, que se celebró en La Habana, él y Andrés Ayón, lanzaron nueve inning cada uno, y ninguno de los dos clubes anotó carreras. Estos dos team se dividieron en Rojo y Azul, y cada cual presentó un line up envidiable para cualquiera.

En el 2010, presentó un libro de béisbol en la Biblioteca de Campeche, México, llamado “Técnica, Táctica y Estrategia del Lanzador”. Según se ha podido conocer el libro es un éxito, pues recoge la experiencia de un hombre que ha dedicado casi toda su vida a la maestría de enseñar y educar a los picher cubanos y foráneos.

Dedico este artículo a Pedro José Pérez Delgado, Pedrito, con quien compartí alegrías y tristezas en victorias y derrotas, quien me dio consejos como a su propio hijo. Al sabio del picheo cubano, que con su laboriosidad se convirtió en el mejor entrenador de picheo en la historia de la pelota cubana de todos los tiempos. Ojalá sus discípulos logren superar al maestro. ¡Felicidades!

Bebo Pedro José, durante la presentación de su libro Técnica, táctica y estrategia del lanzador, en la Biblioteca Campeche, en México.

bebodeportes@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s