Las Elecciones Presidenciales en Venezuela, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 21 de septiembre del 2012, (FCP ). Para el próximo día 7 de octubre del presente año, están señaladas las elecciones presidenciales en la República Bolivariana de Venezuela, en la que se disputaran la primera magistratura dos candidatos, uno oficialista, que es el gobernante actual, Hugo Chávez Frías y el candidato opositor Henrique Capriles Radonski, con programas e ideas cada uno, diametralmente diferentes.

Hugo Chávez, ha desarrollado una impetuosa campaña publicitaria, ha lanzado ataques verbales contra su oponente, lo acusa de reaccionario, agente del imperialismo, y de enemigo del progreso de la nación venezolana. Los epítetos que utiliza llegan en ocasiones a la más extrema bajeza, con una falta de ética imperdonable en un estadista.

Todas las encuestas oficiales, y de algunas agencias que son imparciales entre comillas, le dan un amplio margen sobre su oponente, como es lógico, forma parte de la campaña política de Hugo, para ganar la presidencia. A su lado está también la extrema izquierda del continente, los que aún sueñan con restablecer en el mundo la dictadura de los comunistas.

Los medios informativos en Cuba, portavoces del sistema totalitario, se han convertido en instrumentos de la campaña electoral del chavismo. Es raro el día en que la figura del jefe de Estado venezolano no aparezca en la pantalla de los televisores, con sus poses demagógicas, nacionalistas y populistas, en los recorridos electorales que realiza por su país.

La dirigencia cubana apuesta por él, considera que reúne las condiciones necesarias, para que continúe el camino iniciado por Fidel, el cual ha llenado de miserias, penurias y calamidades al país. Pero lo más importante es que está en juego la futura estabilidad del régimen castrista, ya que un cambio en Venezuela replantearía sus relaciones con Cuba.

Según la izquierda latinoamericana que apoya a Chávez, una victoria de Henrique Capriles Radonski, significaría el triunfo de los grandes grupos económicos de la burguesía. Estos estrechamente ligados a los Estados Unidos, abrirían la posibilidad del retorno de una gran ola neoliberal y contrarrevolucionaria en el continente.

En su campaña electoral, el Polo Patriótico, conglomerado de partidos y organizaciones socialistas, no esconde sus objetivos de darle mayor protagonismo al Estado. En su propuesta de programa para el 2013-2019, presentada por el propio mandatario, está la construcción del Socialismo del Siglo XXI y una nueva geopolítica internacional.

Aspiran estos nuevos discípulos de Lenín, ahijados de Fidel Castro y primos hermanos de Raúl, convertir a Venezuela en una potencia política, económica y militar, capaz de enfrentar a los Estados Unidos. Sueñan con someter y convertir al resto de los países latinoamericanos y caribeños, dependientes de los petrodólares chavistas, en peones de su política.

Contra Henrique Capriles, se lanzan los que a toda costa, sin importarles el costo, pretenden engañar al electorado venezolano y así ganar las elecciones presidenciales. Lo acusan de lo que siempre ha distinguido al comunismo internacional en la lucha contra la democracia, el progreso y la propiedad privada, de inculpar a sus enemigos políticos de traidores.

Algunos politólogos, estudiosos del discurso chavista y de las medidas de carácter popular y demagógicas que aplica el gobernante, mantienen diversos puntos de coincidencia. Plantean que estamos ante un populismo económico caracterizado por la irresponsabilidad fiscal. Ganar las elecciones a toda costa, sin importarle riesgos futuros, es su mayor objetivo.

¿De qué dialogamos cuando hablamos de populismo? Este discurso denuncia a la élite anterior y al conjunto de los partidos políticos tradicionales como traidores a los intereses populares. Ellos, como lo demuestra la campaña electoral actual, se presentan como los verdaderos representantes de esos intereses, y piden el máximo respaldo social a su candidatura.

Parece que en estas elecciones, el Polo Patriótico, conglomerado de partidos y organizaciones que apoyan la candidatura de Chávez, respaldan la nueva política populista del líder venezolano. Esta línea hace gala de un agresivo nacionalismo, de una confrontación con los inversores extranjeros, y aún más agudizado contra los empresarios nacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s