Resistencia Ciega a los Cambios, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 26 de octubre del 2012, (FCP). El Cambio como categoría filosófica es eterno. Está presente en la evolución de la Naturaleza, como también en el desarrollo de la Sociedad. En la primera el hombre ejerce su influencia determinante en su transformación, en busca de vencer sus fuerzas ciegas y utilizar sus leyes objetivas en beneficio del ser humano.

No ocurre igual en la sociedad donde actúa el hombre con voluntad y conciencia. En este campo existe una fuerte lucha, entre los que consideran el cambio como inevitable y los que piensan que este no es eterno. La sociedad está constantemente en estado de mutación, y el hombre sólo puede retardarlo, variar el rumbo, pero no lo puede evitar.

Hoy se habla con fuerza por parte de todos los agoreros de la izquierda, de los gobiernos antidemocráticos de la región, y del totalitarismo cubano, que la crisis económico-financiera, la cual abate a los países europeos, es la antesala del fin del capitalismo. En esas disquisiciones ideológicas se encuentran enfrascados desde que Lenin estableció la dictadura comunista.

La historia reciente ha demostrado fehacientemente que la misma no discurre de la forma en que la concibieron los creadores del marxismo. El derrumbe del socialismo en la antigua Unión Soviética y los países de la Europa del Este así lo confirman. El capitalismo como sistema económico social, vino a sustituir la esclavitud del hombre por la del Estado.

Es evidente que la crisis económica mundial provoca grandes calamidades a la población de muchos países. Esta afecta a las naciones pobres y a las ricas, a las desarrolladas, subdesarrolladas y a las de economías emergentes. Todas ellas están ampliamente relacionadas, lo que responde al proceso inevitable de globalización.

Después de los últimos acontecimientos mundiales, la cacareada crisis general del capitalismo no existe. Los teóricos comunistas planteaban que el capitalismo había dejado de ser el único sistema económico social que existía en el planeta, y que después de la Segunda Guerra Mundial se había iniciado la transición del Capitalismo al Socialismo.

Partían erróneamente del hecho que después de la Segunda Guerra Mundial, se había iniciado el desplome del sistema colonial, y se habían producido diversos levantamientos de los trabajadores en muchos países de Europa. En África el socialismo afluyó llevado del brazo armado de las tropas cubanas, y con el apoyo logístico de la Unión Soviética.

Quiéranlo o no, el CAMBIO es una categoría inevitable en el tiempo y en el espacio. Los líderes del gobierno cubano hablan de los cambios que deben aplicarse para evitar la caída en picada de la revolución. Además, sugieren el cambio de mentalidad en los dirigentes de la cúpula gobernante para hacerle frente a los retos de los nuevos tiempos.

¿Qué exigen los tiempos que corren? Sencillamente como dijera nuestro Apóstol José Martí, “Andar con los tiempos y vivir con ellos”. Esto significa en el lenguaje del cubano de a pie, no ver la paja en el ojo ajeno, y tratar de resolver la que desde hace más de medio siglo nos molesta a nosotros, impidiéndonos ver y marchar por el camino correcto.

Para salir de la crisis España, Grecia, Italia, Portugal, y otras naciones de la Unión Europea se han visto obligadas a realizar determinados ajustes y recortes en algunos servicios públicos vitales como la Educación y otras prestaciones sociales. Lo que ha sido aprovechado por los comunistas de todos los continentes para continuar con sus furiosos ataques.

Bien bautizado resulta el calificativo aplicado a algunos países que forman parte del Eje del Mal, cuya actividad fundamental está dirigida a alentar a los enemigos de la Democracia, del Estado de Derecho, la Economía de Mercado y la Propiedad Privada. Toda su actividad está dirigida a desestabilizar a los regímenes que se oponen al totalitarismo y a la dictadura de clase.

Resistencia Ciega a los Cambios es la línea política que preconizan los elementos más extremistas de la izquierda, tanto en el Estado como en el Partido. Aún no están conformes con los pequeños cambios que se han visto obligados a realizar para evitar el hundimiento del sistema, convertidos hoy en antidialécticos abjuran de la doctrina que dicen abrazar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s