Un Nuevo Bodrio de Traición (XXX), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 26 de octubre del 2012, (FCP). Tras el fracaso de Concilio Cubano continuó la campaña de disfamaciones de ser un supuesto agente castrista contra Librado Linares. Estas tergiversaciones fueron públicas y notorias, sin embargo los infiltrados en la disidencia no alcanzaron sus objetivos de la región central de Cuba.

Como muy bien lo ha definido el politólogo, ensayista y poeta Joaquín Cabezas de León: “…al zozobrar Concilio Cubano a nivel nacional, en la antigua provincia de Las Villas sobrevino un periodo de calma entre las dos facciones disidentes empeñadas y en franco litigio por alcanzar la hegemonía en la zona, pues ambas se restañaban sus heridas…”.

Y continuó: “…se empezó a vislumbrar claro, que la porción de la oposición pacífica que se aglutinaba alrededor de Librado Linares, Berta Antúnez y Daula Carpio día por día aumentaba su prestigio como opositores abiertos al gobierno, mientras aquellos que se aglutinaban cerca de Luís Ramón Hernández, Juan Francisco Fernández y Abel de Jesús Acosta lo perdían…”.

Prosigue Joaquín: “…en lo personal considero que el factor esencial para que ocurriese esto, aunque muy subjetivo, era que el segundo grupo descansaba fundamentalmente en el apoyo a nivel nacional de Odilia Collazo Valdés y al esta ser emplazada públicamente por militantes de su propio partido político, no podía sustentarlos con su antiguo y perdido liderazgo…”.

Termina Cabezas de León: “…por el contrario el núcleo que coincidía con Librado Linares antes, durante y después de los trabajos previos a Concilio Cubano diversificó el apoyo de varias de Las Vacas Sagradas de la Oposición residentes en La Habana y no se jugó una sola carta con una de estas grandes personalidades anticastristas”.

Durante este tiempo se produjeron varias e incontables escaramuzas verbales entre los contendientes de ambos bandos en conflicto, lo que arrojó no pocos desencuentros y malos entendidos. En el discurrir de casi todo el año 1996, las difamaciones estaban a punta de labios y sobre todo, las patrañas respecto a aquellos que habían sido coherentes en Concilio”.

Todo lo antes referido sí sacó a la palestra dentro de la disidencia una cuestión primordial, los algo más nuevos opositores anticastristas en el territorio de Las Villas ya no se subordinaban incondicionalmente al grupo de los opositores históricos. Esta postura resultó ante todo un cambio en la mentalidad de estos disidentes no violentos.

Aunque parezca increíble hoy, antes de Concilio Cubano había que pedirles El Visto Bueno al grupo encabezado por Juan Francisco Fernández Gómez y sus secuaces, para la ejecución de cualquier actividad opositora. Esta agrupación de disidentes antes de este proyecto unitario mantuvo una hegemonía y control casi absoluto en esta zona geográfica.

Razón por lo que las acciones prodemocráticas, sin saberlo, eran consultadas previamente con la Seguridad del Estado y este especializado órgano represivo poseía conocimiento de ante mano de lo que se haría. Y la Policía Política del régimen, en la práctica, jugaba con sus oponentes a la hora de permitir o no alguna actividad anticastrista, según fuera su conveniencia.

Un indicio claro de que los tiempos habían comenzado a cambiar en la disidencia de la región central se pudo observar con el auge del nuevo Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, Afiliado a la Fundación “Andrei Sájarov”. Una organización partidaria que con su existencia acusaba abiertamente a la Vaca Sagrada Disidente, Odilia Collazo de ser una chivata del G-2.

Israel Feliciano Hernández fungió como primer Delegado Provincial del PPDHC-AFAZ, pero casi inmediatamente resultó condenado a 1 año y 6 meses de privación de libertad. Este encarcelamiento le otorgó la posibilidad a Daula Carpio Mata de sustituirlo en el cargo y demostrar su carisma como líder opositora.

Según asegura un exoficial de la Seguridad del Estado al decir: “Al tomar el mando del nuevo Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, la CR Daula Carpio nos percatamos de inmediato que ella era muy inteligente, sabía motivar a sus subordinados y tenía una clara tendencia a realizar acciones consideradas provocadoras en las calles, en las que ella siempre participaba…”.

Recuerda este antiguo represor: “…el hecho concreto y cierto que la delegación de Villa Clara fuera encabezada por una mujer impetuosa como Daula era muy peligroso para la jefatura, porque en los análisis que se le hicieron a distancia y en interrogatorios vimos en ella una imparable necesidad de Autoafirmación Personal Positiva y nos puso a correr…”.

Sostiene: “…Daula se compenetraba muy bien con Librado Linares del Movimiento Cubano Reflexión, quien residía en Camajuaní y en menor medida con Berta Antúnez del Movimiento de Resistencia Cívica “Pedro Luís Boitel”, que vivía en Placetas y ellos tenían ya una visión de hacer acciones en la vía pública y en varias ocasiones las pudieron concretar…”.

Y continuó: “…lo de mayor peligrosidad para la jefatura era el caso de Daula Carpio y esta consistía, en que esta residía en la capital provincial, cerca del Parque Vidal, de la Terminal de Ómnibus, que había estudiado en la Escuela Vocacional Che Guevara y tenía gran influencia o amistad sobre un gran grupo de intelectuales y profesionales”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s