Lo que Trae la Prensa, Carlos Alberto Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 9 de noviembre del 2012, (FCP). La prensa oficialista, con su sagrada misión de ¿informar? al pueblo cubano, nos llega cada día, ya sea directamente a través de esforzados jinetes de famélicas bicicletas o de medievales ancianitos asediadores de estanquillos. Esa prensa que, como el catalejo del grupo musical Buena Fe, permite ver la Luna, Marte y hasta Plutón, pero no el meñique del pie.

El objetivo central de la prensa oficialista cubana consiste en mostrarle al pueblo lo bien que se está en la Mayor de las Antillas, cual habitación calentita que nos resguarda del crudo invierno exterior, y lo mal que está el resto del mundo. Ello, por supuesto, con la excepción de países como China y Venezuela, nuestras nuevas metrópolis económicas.

Constantemente nos bombardean con artículos sobre la crisis económica mundial, como si aquí no hubiera crisis, con el evidente objetivo de desalentar la emigración. Una rápida mirada a los periódicos nos muestra que gran parte de las noticias económicas se refieren a la “tensa situación” de Estados Unidos y España, principales destinos de aquellos que parten.

También hay que mostrarle al pueblo lo malvado del sistema político norteamericano, sin olvidar el europeo, y las numerosas violaciones de los derechos humanos que cometen dichos gobiernos. Por supuesto que la Isla y sus amigotes no alineados no hacen nada de eso, pues los ahorcamientos de homosexuales en Irán y los prisioneros de conciencia en Cuba son un mito.

Otro tanto sucede con los problemas ambientales, que solo ocurren más allá de nuestras fronteras marítimas, excepto los globales, que también se manifiestan en Cuba, pero nada más que se les da visa porque no son culpa nuestra. Por supuesto que la culpa del cambio climático es de Estados Unidos, pues China, que es el segundo emisor de gases contaminantes, no tiene nada que ver.

¿Podría alguien en su sano juicio culpar a China de fenómenos como que de las siete temporadas de mayor actividad ciclónica histórica, cinco ocurrieron en los últimos 17 años (1995, 2005, 2010, 2011 y 2012), las últimas tres de forma consecutiva? ¿Podría alguien en su sano juicio decir que el cambio climático tiene ojitos rasgados?

No podría dejar de mencionarse que la política bélica de Estados Unidos amenaza a las ballenas, los delfines y a más del 70 % de los océanos del mundo. Ello se debe a la utilización de sonares activos de baja frecuencia y alta intensidad, empleados para la localización de objetos con fines militares, que son dañinos o letales para los mamíferos marinos.

Claro que nuestra política económica no amenaza la fauna marina. Las playas de desove de tortugas marinas en Guanahacabibes no están amenazadas de desaparición por el avance del turismo, y la población de delfines de la costa norte de Villa Clara no está sobreexplotada por las capturas para exportación que hace el Acuario Nacional. ¿Quién dice?

El coste de los daños causados por el accidente de la central nuclear japonesa de Fukushima, acaecido en marzo del 2011, podría alcanzar los 120 mil millones de dólares. Esta es la cantidad estimada para pagar indemnizaciones a las víctimas y descontaminar las áreas afectadas por el desastre nuclear.

No obstante, nada se dice de las indemnizaciones que deberían pagarse a los pobladores de Moa, provincia de Holguín, por la contaminación atmosférica extrema a que están sometidos. La industria niquelífera emplea sus jugosas ganancias en cualquier cosa menos en filtros, y nada se habla de enfermedades respiratorias, ni de ecosistemas convertidos en paisajes marcianos.

En este contexto se torna notablemente simbólico el infantil proceder de tomar un periódico para, una vez enrollado y convertido en catalejo, mirar al horizonte. Sin embargo, no es momento para que los adultos jueguen con catalejos. Los invito a imprimir este artículo, enrollarlo y transformarlo en una buena lupa. Es tiempo de vernos el meñique del pie.

Imagen aérea que muestra la contaminación que China emite, situación que la presa cubana jamás ha cuestionado.Imagen Tomada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s