Los Presos Políticos en Cuba, Rolando Ferrer Espinosa.

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 30 de noviembre de 2012, (FCP). El gobierno cubano no reconoce la existencia de Presos Políticos en el país. Los nacionales sancionados por algún delito de los que tipifican en la familia de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Código Penal vigente, son denominados “contrarrevolucionarios”.

Instruidos de cargos son procesados por especialistas de la Policía Política. Personal altamente calificado se encarga de los interrogatorios e investigación, aplicándose técnicas sofisticadas en investigación, donde los reos son sometidos a fuertes presiones psicológicas en condiciones creadas para doblegar la voluntad humana, basados en la vieja escuela soviética de la KGB.

Se dice entonces que son un tipo de Preso Común. La Fiscalía tiene especialistas dedicados expresamente a tomar la acusación de estas conductas, donde se le impone el mayor rigor e interés para que resulte en sanción, para lo cual se emplean todos los recursos disponibles con apoyo incondicional de las entidades del Estado, del gobierno y del partido comunista.

Los referidos casos de “contrarrevolución” son ventilados en las Salas de los Delitos contra la Seguridad del Estado. Cada provincia tiene un tribunal con competencia territorial equivalente a la estructura político-administrativa, donde está previamente conformado por el Presidente del Tribunal Provincial Popular y jueces profesionales y legos que responden a los intereses estatales.

Mero formalismo constituye el Acto de Juicio Oral. Los factores legales representantes del Estado llegan a este momento ya puestos en común acuerdo, al tener todo listo para sancionar el acusado. Poco o nada puede hacer la Defensa y no se conoce caso alguno donde resultara inocente o exonerado de pena alguien implicado en Delito contra la Seguridad del Estado.

En la Prisión estos delitos son calificados de “graves”. Se equiparan con asesinato, homicidio, violación, para garantizar el que se les dé un tratamiento discriminatorio en exceso a las personas involucradas y así sean tratadas con rigidez absoluta violándoseles sus derechos intencionalmente para hacerles su estancia en prisión un verdadero infierno. Verbi gratia:

Se les limita la comunicación con el mundo exterior y la familia. No se estimula la buena conducta. No se les da participación en actividades recreativas (deportivas y culturales esencialmente). No se les permite salir del penal por ninguna causa. Se les niega asistencia médica. Son llevados a las Celdas de Castigo injustificadamente por largos períodos de tiempo…

Además, se les crea conflictos con reclusos comunes bajo la dirección de los guardias. Son excluidos de estímulos especiales: pabellones de 12 horas donde se incluye la noche, actividades recreativas dentro del penal con participación de la familia, salidas a Joven Club y a otras actividades fuera del penal…

También se les priva de los Beneficios Carcelarios correspondientes a todo sancionado: Rebaja de Sanción, Cambio de Régimen Carcelario y Libertad Condicional. Son objeto de golpizas y castigos si reclaman algún derecho violado. Son tratados de forma irrespetuosa y denigrante por la mayoría de los militares a cargo.

Entonces, ¿Por qué son llamados “Presos de Fidel Castro y ahora de Raúl”? Si la más mínima decisión viene directamente de la alta dirección del país y solo pueden hablar de estos casos la Seguridad del Estado. Todas sus solicitudes y reclamaciones legales a las instancias superiores son engavetadas y de darles respuestas, estas son evasivas con irracional conocimiento de causa.

La dictadura castrista se preocupa por la imagen que exporta de la situación política interna. Enfrascados en mostrar una sociedad sin clases antagónicas, donde todos los ciudadanos aceptan el sistema comunista como única alternativa de dirección social, política y económica, para lo cual no les conviene reconocer la existencia de Presos Políticos en Cuba.

Pese a que el gobierno cubano no reconoce la existencia de Presos Políticos, Iván Hernández, izquierda, y Angel Moya fueron condenados en 2003 por sus acciones políticas pacífica.
Pese a que el gobierno cubano no reconoce la existencia de Presos Políticos, Iván Hernández, izquierda, y Angel Moya fueron condenados en 2003 por sus acciones políticas pacífica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s