Un Nuevo Bodrio de Traición (XXXI), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 2 de noviembre del 2012, (FCP). Este jubilado exoficial acota: “Ya sobre el mes de mayo del año 1997, en una reunión en Villa Clara con parte de la Jefatura Nacional del Departamento de Enfrentamiento a la Actividad Subversiva Enemiga, nos pidieron la elaboración de varios planes para neutralizar a Daula Carpio Mata y su grupúsculo…”.

Continúa el testimoniante: “… nuestros jefes nos argumentaron que en la antigua provincia de Las Villas existían toda una serie de condiciones históricas y hasta tradiciones familiares contrarrevolucionarias desde la década de los años 60, y que bajo ningún concepto se podía permitir el auge de los grupúsculos aquí, porque eso sería muy peligroso para la Revolución…”.

Recuerda el retirado represor: “… a mí me llamó la atención la propuesta de un oficial recién trasladado desde la provincia de Ciego de Ávila y además se sabía provenía del Batallón de Tropas de Destino Especial del MINFAR, después supe que se nombraba Rubén y era uno de los sustitutos del jefe de la DGCI del Ministerio del Interior en Villa Clara…”.

El jubilado punitivo afirmó ante los jefes de La Habana: “… he estudiado con detenimiento el caso de Daula Carpio y su círculo de incondicionales, me he puesto a sopesar sus Fortalezas y sus Debilidades y de verdad que la muchacha es complicada y casi no hay por dónde entrarle, creo que su único punto débil es que se quiere ir del país…”.

Y amplía con sus recuerdos: “… bueno, para eso tenemos muy cerca de ella al Agente “Lector”, considero que si la instruimos de cargos, nuestro agente puede convocar a una provocación y así creamos un ambiente de solidaridad para que ellos se vayan como Refugiados Políticos y de paso sacamos al Agente “Lector” y puede que a otros más, pero también salimos de ese grupúsculo”.

Para terminar este exagente punitivo dice: “… la idea era original y creativa aún sin ser pulida a cabalidad, pero para mí y otros oficiales originarios del Ministerio del Interior su única dificultad consistía en provenir de un oficial del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, aquellos mismos que desde el 1989 nos estaban ocupando el MININT, pero se aceptó”.

Sin siquiera saberlo, Daula Carpio Mata y sus militantes tenían en jaque a las fuerzas represivas de la Seguridad del Estado, porque la Jefatura Nacional estaba obsesionada con la marcada tendencia de estos a ejecutar acciones en las calles. Varios antiguos oficiales de la Seguridad del Estado aseguran que la cuestión se transformó en un tema prioritario.

La Policía Política de Villa Clara comenzó a preparar el Escenario Operativo Idóneo y para ello planificó secuencialmente toda una serie de pasos a dar. El plan original comprendía el factor sorpresa con un inesperado Arresto, para subsecuentemente aplicar la Instrucción de Cargos, Prisión Provisional y Privación de Libertad.

Recuerdan estos jubilados agentes que el hoy coronel Rubén Álvarez Pérez, jefe de DGCI en el territorio, constantemente aseguraba: “Mientras más absurdos sean los cargos contra Daula, mucho más creíbles serán para los observadores externos la supuesta indignación para instrumentar la solidaridad con ella y quienes la defiendan”.

Lo planificado en primera instancia, consistía en encarcelar a Daula Carpio y atraer la atención respecto a su caso, para que sus familiares más cercanos pudieran solicitarle de una manera expedita su aprobación como Refugiada Política. Esto lo conseguirían a través de influencias desde el extranjero y con el apoyo de importantes Vacas Sagradas Disidentes en La Habana.

Una de estas prominentes figuras sería el prestigioso Gustavo Arcos Bergnes, ya fallecido, quien por ser originario de la antigua provincia de Las Villas, se tomaba muy a pecho cualquier situación con un opositor proveniente de esa área geográfica. Por las evaluaciones efectuadas de los Equipos Multi Disciplinarios casi se aseguraba el apoyo de este gran disidente.

También se contaba con el marcado interés de varias e importantes figuras en el exilio, incluso de distintas y hasta encontradas tendencias políticas, respecto a todo lo que se refería a Las Villas, por haber nacido o interactuado contra el comunismo allí. Aquí se incluían a cotizados periodistas de los medios de prensa anticastristas más autorizados.

Originariamente se condenaría a Daula Carpio y tras esto a un grupo de sus cercanos colaboradores, inducidos por el Agente “Lector” de la Seguridad del Estado. Ante lo que consideraban una franca injusticia, estos comenzarían a realizar acciones de protesta en las calles con la petición de la libertad de Daula, por demás estas acciones eran esperadas y neutralizables.

Varios de los protestantes iban a ser arrestados en el Órgano de Instrucción Penal de la Dirección Técnica de Investigaciones, estos arrestos serían entre 30 y 60 días, sin aplicarles ninguna sanción penal. El objetivo era lograr una gran solidaridad con los detenidos y una petición de salida del país de entre 5 y 8 disidentes para que no fueran condenados.

Se aprovechó un segundo Juicio Oral efectuado al Delegado Provincial del PPDHC-AFAZ Israel Feliciano Hernández, quien se encontraba en prisión y que era sustituido por Daula Carpio. Allí cuando ella se dirigió al baño de mujeres, acompañada de sus hermanas de lucha e ideas Lilian Meneses Martínez e Ileana Peñalver Duque, aparentemente no pasó nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s