Un Nuevo Bodrio de Traición (XXXIII), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 16 de noviembre del 2012, (FCP). La ruptura de los meticulosamente elaborados planes del hoy coronel Rubén Álvarez Pérez, para que su Agente “Lector” pudiera manipular las protestas por la injusticia con Daula Carpio Mata, se debió a la amistad entre Guillermo Fariñas e Iván Lemas. Algo que los represores no pudieron prevenir ni tener en cuenta, porque no sabían de la profundidad de esta interacción personal.

Cuando arrestaron arbitrariamente a Daula, lo primero que hizo Iván Lemas fue consultar el caso con el aún convaleciente Guillermo Fariñas en horas de la noche, para saber qué hacer y cómo protestarle al régimen. Desde aquellos tiempos Fariñas ya poseía una clara predilección a ejecutar huelgas de hambre y le aconsejó hacer una de estas protestas a Lemas Romero.

Porque Guillermo Fariñas había sido trasladado por órdenes de la Seguridad del Estado hacia su ciudad natal Santa Clara, tras 120 días huelga de hambre en La Habana, para que fuese sancionada la directora del Hospital Infantil “Pedro Borrás”. Finalmente a la doctora Ana Lourdes Goire Wilson se le castigó a no poder ejercer ningún cargo administrativo de por vida.

Fariñas de día y públicamente asistía de un modo ambulatorio al Departamento de Fisioterapia y Rehabilitación del Hospital Universitario “Arnaldo Milián Castro”, para eliminar las secuelas de su huelga de hambre. A veces era visitado en su domicilio por Luís Ramón Hernández Rodríguez o el Agente “Félix”, para controlarlo y saber si continuaría o no en la oposición.

Mientras, por las noches salía a caminar con muletas de antebrazos e intercambiar con Lemas Romero en la calle Alejandro Oms entre Rodolfo Valderas y Río, a unos 300 metros de su hogar. Mediante estas entrevistas, que cotidianamente eran entre dos y tres veces a la semana, su amigo de la infancia Iván lo tenía al tanto de las interioridades de la disidencia en la región.

Un antiguo oficial del G-2 asegura: “… los Análisis Operativos provenientes de La Habana proyectaban a un Guillermo Fariñas bastante peligroso para nuestro trabajo, pues los analistas consideraban que poseía una gran potencialidad como opositor, fundamentalmente debido a que era más idealista que práctico y lidiar con un idealista es casi siempre difícil…”.

“…nos anonadaba su novedosa y complicada tendencia a combatirnos desde las protestas mediante huelgas de hambre y ayunos, algo poco visto por nosotros, oficiales de Seguridad del Estado, y que todavía en aquellos tiempos se ejecutaban por lo general dentro de las prisiones, un ámbito militar controlado por nosotros respecto a la información que fluía al exterior…”.

También acotó: “…Chequeos Secretos aseguraban que a su vez tenía buenos conocimientos teóricos del juego Inteligencia-Contrainteligencia y unos pocos prácticos, porque había sido miembro de las Tropas Especiales del MINFAR en Angola como precadete y estudiado dos años y medio en una academia militar soviética, carrera que no terminó por problemas de salud…”.

“… ese mismo Fariñas había creado en 1986, junto a un grupo de condiscípulos suyos, un Círculo de Seguidores de la Perestroika en plena Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, un tema que fue seguido de cerca por los oficiales de contrainteligencia que atendían ese centro de educación superior en colaboración con el Partido Comunista…”.

“…al final de su carrera como Licenciado en Psicología, en 1988, tuvo una cruda polémica con el Departamento de Reeducación de Menores del MININT y su jefe en aquella época el teniente coronel Marino Rivero, donde en su Tesis de Grado hizo críticas duras y objetivas al trabajo de esa institución en la provincia de Villa Clara y estuvo dispuesto a perder hasta su carrera…”.

“…hasta el Decanato y el Rectorado de la Universidad Central se vieron presionados por el MININT para que no se permitiera graduarse a Guillermo Fariñas como Licenciado en Psicología, pero intervino el hispano-soviético Emilio Melgarejo Merino, quien era el Tutor de Fariñas, pero a la vez era el Residente del KGB soviético aquí y este sí pudo graduarse…”.

“…cuando la Causa No 1 contra el General de División Arnaldo Ochoa Sánchez y otros altos oficiales del MININT, en 1989, este mismo Fariñas, ya graduado, en su Comité de Base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en un centro hospitalario de Camajuaní, no estuvo de acuerdo con el fusilamiento y no se retractó, por lo que perdió la militancia de la UJC…”.

“…además cuando comenzamos a valorarlo con nuestros propios analistas, vimos que poseía un alto nivel de pensamiento abstracto, memoria casi fotográfica, liderazgo comunitario, buenas relaciones interpersonales con elementos altamente peligrosos de su barrio o ciudad natal, actuaba por convicciones, tenía integridad moral y poseía valor personal…”.

“…no por gusto al referirse a Guillermo Fariñas un alto oficial muy experimentado y quien lo había tratado durante su huelga de hambre en La Habana, el hoy coronel jubilado de Villa Marista Rodolfo Pichardo Olano, nos aseguró: Tengan mucho cuidado con Fariñas, porque yo lo traté y se nos puede convertir en una bomba de tiempo que nos explote en la cara…”.

“…el Doctor en Ciencias Psicológicas Armando Pérez Yera, en una consulta que le hicimos respecto al caso Guillermo Fariñas, quien por demás había sido su alumno en la Facultad de Psicología, aseguró: Coco Fariñas posee todas las características de ser un Líder Informal con Inadaptación Social y se puede transformar en alguien muy peligroso para la Revolución…”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s