Un Nuevo Bodrio de Traición (XXXIV), Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 23 de noviembre del 2012, (FCP). Con la asimilación del consejo dado como amigo de Guillermo Fariñas Hernández a Iván Lemas Romero se le comenzó a ir el asunto de la neutralización de Daula Carpio Mata, a la siempre “omnisciente” Seguridad del Estado castrista. La trama se desvió hacia un curso no esperado por las huestes represivas.

Se conformó la protesta de marras en una publicitada e inesperada Huelga de Hambre en la calle, un sitio que a pesar del Control Social existente dentro de Cuba, en ocasiones se les escurrió de la mano a los estamentos gubernamentales. La información de este hecho contestatario comenzó a fluir al exterior y de rebote hacia el interior de la Isla.

Un rol importante jugó la comunicación con los medios localizados en el exterior, fundamentalmente al sur del estado norteamericano de la Florida. Aunque siguieron a aquel primer éxito en hacerle Desobediencia Civil al castrismo desde unas de las provincias cubanas y se relegó por primera ocasión a La Habana, como eje del anticastrismo interno pacífico.

Fue una manera grupal y no solo individual de realizar oposición no violenta, cierto es que constituyó por aquel tiempo un modo no cotidiano de hacer anticastrismo. El teléfono en casa de Amarilis Blázquez Aparicio hizo que se le nombrara Vocera de los Ayunantes de Santa Clara, pues ni soñar con teléfono móvil por esos días, su función ciertamente valió su peso en oro.

Blázquez Aparicio ejecutó su papel con la ayuda de opositores más experimentados, quienes la guiaron a alcanzar sus objetivos: mediatizar y sensibilizar adecuadamente a la opinión pública nacional e internacional respecto a la vida o la muerte de los reclamantes. Ella, sin comprenderlo totalmente, ayudó a romper el bloqueo mediático que estuvo muy bien estructurado por el G-2.

El infiltrado entre los disidentes, el Agente “Lector”, trató infructuosamente de impedir la postura de ayunar con la exigencia de la liberación de la prisionera Daula Carpio Mata. Pero ya era tarde, porque esa manera de exigencia cívica caló profundo en la Oposición Pacífica Interna y a partir de ese momento se convirtió en un arma de lucha predilecta.

Sus consideraciones de realizar acciones contestarías en las calles fueron desechadas totalmente al percibirse un apoyo masivo de los anticastristas, tanto fuera como dentro de la Nación. Resultó así, que este infiltrado para mantener su credibilidad tuvo que apoyar personalmente la huelga de hambre que en un momento dado criticó e intentó desalentar.

Iván Lemas junto a Felicia Mata Machado y Roxana Carpio Mata, madre y hermana de Daula respectivamente, incentivaron la importancia de ejecutar una huelga de hambre. Este trio de opositores muy cercanos a Daula jugó un rol esencial en neutralizar las opiniones contrarias y desalentadoras del Agente “Lector” y de otros disidentes.

Por lo que definitivamente el día 9 de octubre del año 1997, dio inicio un ayuno por la libertad de Daula Carpio Mata en la casa de Iván Lemas, localizada en calle San Miguel # 317 entre Toscano y San Pedro, reparto “Raúl Sancho”. Para el lector menos avezado sería bueno señalar, que se hizo en el barrio más marginal y populoso de Santa Clara: El Condado.

Para que lo recoja la Historia de Cuba, los ayunantes fueron: José Antonio Alvarado Almeida, Daula Carpio Matas (desde prisión), Roxana Carpio Matas, Eddy Espinosa Francos, Hernando Hernández Hernández, Iván Lemas Romero, Felicia Matas Machado, Lilian Meneses Martínez, Ileana Peñalver Duque, Danilo Santos Méndez y José Manuel Yera Benítez.

A los dos días se retiró Eddy Espinosa Francos por padecer una Ulcera Gástrica que le sangraba, por recomendación del médico de la huelga Armando Ocaña Salcines. Mientras al presentárseles serios impedimentos familiares el opositor Hernando Hernández Hernández, este también dejó la protesta con el consentimiento de sus hermanos de ideas.

Al día siguiente, Librado Linares García, Secretario General del Movimiento Cubano Reflexión (MCR) se personó para tratar de persuadir a los ayunantes, porque él consideraba que la huelga de hambre como método de lucha no daría resultados. Sería bueno recordar aquí, que en colectivo esta manera de exigirle al gobierno solo se remitía a las prisiones castristas.

Linares García examinó el panorama contestatario en la vivienda donde se llevaba a cabo la protesta y vio que Iván era el catalizador dinámico de la misma. Tras deducir esto, entonces determinó sacar a Iván Lemas fuera de allí para poder convencerlo y le solicitó conversar con él, petición a la que accedió Lemas Romero.

Relató Librado Linares: “Me recuerdo que le pedí a Iván Lemas, ya que con el tenía buenas relaciones de trabajo desde Concilio Cubano, que debíamos hablar fuera de allí y me lo llevé caminando para los kioscos cercanos al estadio de béisbol Sandino, le hablé del peligro para la vida de todos los ayunantes y que ese era un método demasiado drástico…”.

Y prosiguió: “… estuvimos sentamos en aquel lugar cerca de dos horas, yo dándole argumentos sobre la importancia que poseía la Delegación del PPDHC-AFAZ en la región central de Cuba. Al terminar nuestra conversación yo creí por un momento que lo había convencido y ese fue mi gran error, pues cuando regresamos a la casa del ayuno todo continuó igual”.

Eddy Espinosa Francos se retiró de la huelga por presentar serios padecimientos clínicos.

Eddy Espinosa Francos se retiró de la huelga por presentar serios padecimientos clínicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s