Juan y Pedro llegan al Año 2013 (I), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 11 de enero del 2013 (FCP). Llegó el año 2013, y con él vuelven a la carga cotidiana dos viejos amigos, Juan y Pedro, con sus acostumbrados y agudos comentarios. Ellos terminaron el 2012 con muchos de los diagnósticos que ambos vaticinaron cumplidos. Comenzaron el primer mes de este período, asomados a los reiterados informes que rindieron los dirigentes gubernamentales ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Pedro y Juan llegan a la esquina caliente, lugar este muy concurrido donde convergen una pescadería, una carnicería, un mercado de productos del Agro, una tienda de víveres y un estanquillo para la venta de periódicos y revistas. Este lugar se ha convertido en una peña donde se discute apasionadamente sobre beisbol y se hacen conjeturas sobre la salud del presidente Chávez.

Estos amigos tienen un gran prestigio en el resto del vecindario, hasta ellos acuden decenas de personas en busca de respuesta a múltiples interrogantes. Se vanaglorian de poseer vastos conocimientos de Economía, Filosofía, Historia Universal, y sobre todo de Política Internacional. Ellos han trazado todo un programa donde se expone una posición consecuente en las relaciones exteriores.

Siguen con atención el curso de los acontecimientos en Siria, y la posición oportunista de Rusia y China en el Consejo de Seguridad. Los pasos que dan los Estados Unidos, Francia e Inglaterra, para detener la feroz represión que desata Bashar Al Assad, contra los que se oponen a su régimen de terror. Y la continuación de los planes iraníes para fabricar el arma nuclear.

Antes y después de las transmisiones de los noticieros de la televisión cubana, varias personas se les acercan para conocer sus criterios sobre determinados acontecimientos reseñados en esas emisiones. A veces las preguntas resultan escabrosas, pero siempre encuentran la contestación adecuada. La sonrisa es la característica de estos amigos, es un valladar a cualquier provocación.

Ambos en la cola de la carnicería son abordados por el dependiente del establecimiento, el cual les pregunta: “Ustedes que se las dan de saberlo todo, ¿qué pasa con el presidente venezolano, y cuál es la situación de incertidumbre que vive ese país? ¿Qué piensan de las informaciones que ofrece Nicolás Maduro, y el presidente de la Asamblea Nacional de esa nación?”

Juan se repone de lo inesperado de la pregunta y responde: “Mira casillero, la situación actual en esa nación sudamericana, es muy compleja. Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional no quieren ir a nuevas elecciones en el caso de que Chávez no pueda presentarse a la toma de posesión, ellos dan múltiples interpretaciones a los artículos recogidos en la Constitución de la República”.

Y continuó: “Los días venideros van a ser sumamente complejos, se acerca una gran batalla alrededor del Palacio de Miraflores, los enemigos de la libertad política y económica del hombre están al acecho. Los extremistas de izquierda pretenden mantener la política actual del Chavismo sin Chávez, lo que significa más populismo, y la amenaza permanente a la propiedad privada”.

“Eso mismo pienso yo, Juan”, contesta Pedro, “Los partidarios del Socialismo del Siglo XXI, los que aspiran en Venezuela a crear una sociedad al estilo de la de la antigua Unión Soviética, los que apoyan y sostienen al gobierno cubano con los Petrodólares, pretenden ignorar la Constitución. Pero los tiempos han cambiado. Conocemos que ese país sustituyó a la Unión Soviética en cuanto a los subsidios”.

Prosigue Pedro: “En el mundo totalitario, como el que vivimos en Cuba, escribe un exiliado cubano, hay una forma cierta, de analizar la realidad. Los dueños de la verdad se han apoderado de las palabras y nos obligan a repetir, como en una letanía infinita, el discurso de los dirigentes de la nomenclatura oficial. El control sobre la palabra llega a ser riguroso en estas sociedades”.

Más adelante afirma: “Carnicero, con solo ver los titulares de los periódicos, te das cuenta que ahí se nos dice lo que se puede leer, lo que se puede escribir, lo que se puede creer de todo lo humano y lo divino, sin infringir las certidumbres revolucionarias. Tú debes sacar tus propias conclusiones, porque ellos redactan sus criterios sobre todo acontecimiento en el que sea necesario emitir una opinión”.

“Yo considero, -siguió Pedro- que ya que llegamos al 2013 nuestro deber es luchar contra todo intento de restringir el uso de la palabra. Y no es que una sociedad libre pueda parir monstruos agresivos que pongan la paz en peligro, sino que es mucho más probable que los aborte en el proceso de gestación. Al fin y al cabo no hay otra vacuna contra el totalitarismo, que las palabras libres de los hombres sin miedo”.

El estado de salud del presidente Chávez es la comidilla del pueblo cubano.
El estado de salud del presidente Chávez es la comidilla del pueblo cubano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s