Postales de un Diciembre Difunto, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 21 de diciembre de 2012, (FCP). Hoy es el día 356 del año y el frío que con alegría aguardé para esta temporada no ha asomado todavía, pero supongo suceda durante las 10 restantes jornadas. Aun así, avanzo despacio hacia el apurado susurro del tormento vivido a lo largo del año, mientras la ciudad se me exhibe risueña en su sombra.

Se acerca el happy new year y los caminos cargados de un solo final impiden que ría sin parar, y si de un soplo fugaz soy capaz de ahuyentar el humo de nuestra ligera industria pesada, es porque los rusos nos trajeron más escopetas que libros. O puede que sea porque la falacia oficial culpa al bloqueo de que los niños no drink milk.

Pronto todos irán al party nocturno del baile sin fin y nos quedaremos sin bailar los de siempre: aquellos que pasamos a la historia sin dejar más huella que el gustoso deseo de volver a hacer lo que hicimos. Y como cómplices de ratos amargos ideados por alguien a quien no veneramos, esgrimimos la pluma contra su gastada sonrisa.

No obstante, y por ahora, en el barrio se espera con cara de niño la navidad y una semana después harán igual con el fin de año, pero para mí hoy es el día más importante pues nació el dios del sol. Por ello al despertar miré fijamente al cielo y luego volví la mirada al interior de mi Isla, y no al mar infinito como invariablemente hacen los siete moais en Ahu Akivi.

Quienes en otros momentos fueron capaces de dar aliento a tantos soñadores y voz a las ideas más comprometidas, parecen no sentir simpatía ahora por el verso inocente de la vida. Pese a ello, los dulces sucesos adversos sufridos por estos optimistas parecen absurdos o por lo menos increíbles, pero nos han ayudado a vivir sin abundancia.

Si Thoreauosase vivir dos años, dos meses y dos días de la naturaleza criolla y luego escribir sus vivencias, experimentará lo que el etíope moreno ante las escuálidas nalgas desnudas de Virgilio Piñera. Pero para nuestros campesinos, el suelo que les da de comer no es más que el mismo a donde irán sus huesos a parar.

Quiero que el sueño de no ser libre se aparte por siempre de mí, quiero morir aquí mismo ahora, porque ningún mañana será tan bueno como hoy para estar vivo. Después de todo, cuando estás enamorado se lo cuentas a todos, por eso ayer mi vecino comentó que la falta de estrellas en la luna era culpa de un negro que las robó creyéndolas aretes, o de tres blancos gringos que llegaron antes.

Con la era digital no se solucionó esto, ni se puso fin a las letrinas ni al cardumen de langosta racionada que exhibió anoche la televisión, tampoco los negros agujeros han dado cuenta del Mensaje de Arecibo. En cambio, se sabe que la capacidad real de un CD-R no supera los 700 megabyte y que un CDR cubano puede acopiar más y mejor información.

Mi amigo Miguel suele comer de pie, así le cabe más, también dice que el Moskvitch es el único auto que tiene vencimiento. Deducción que obtuvo mientras cursaba espiritismo científico en la universidad de Moscú y que luego confirmó en un kiosco cercano a su casa, donde vendieron policías rebajados de precio porque los fabricaron en seis meses y traían demasiados errores de conducta.

Una música venida de tan lejos que parece extranjera ensucia los oídos del templete municipal, los muchachos del malecón en próspera carrera abandonan el parque Vidal. La profecía maya está por ocurrir, es 2012, es diciembre, es 21 y además viernes, pero la buena suerte de El Mejunje no la van a interrumpir.

El año está por acabar, falta apenas una decena de días para que ello ocurra, ojalá antes finalice la fría dictadura que agobia a mi fogosa Isla. Y aunque tal cambio no me traerá el gélido anhelo que por meses esperé, al menos no tendré que bendecir a una casta que se apropió del esperanzador sueño prometido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s