La Verdadera Integración no Llega (V), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 15 de febrero del 2013, (FCP). Los medios de prensa al servicio del régimen totalitario, no escatiman espacio para reseñar el triunfo alcanzado por ellos en Chile. La izquierda del continente, representada por varios de los gobiernos presentes en esta cita y liderados por Chávez, llevó a la presidencia protempore de la Celac a Raúl Castro. El antiamericanismo, la antiglobalización, el intercambio desigual, es su programa de acción.

Chávez, desde su lecho de enfermo en La Habana, vio cómo se cumplieron sus deseos. Convencido estaba que la aceptación de los países de la región de la presidencia cubana, rompería el aislamiento a que estaba sometido. Increíble que un gobierno que exhibe un largo rosario de violaciones de los Derechos Humanos, dirija a un concierto de naciones libres.

Al aceptar la presencia de Cuba en esos eventos, se consumaba la conspiración que se gestaba en el seno del Alba. La izquierda más extremista del continente obtenía con ello un nuevo triunfo. Primero lograron excluir a los EEUU y a Canadá, de esa nueva organización regional y luego colocaron a la cabeza visible del totalitarismo en América, al presidente cubano.

Esta cumbre sirvió para esclarecer posiciones. Nicolás Maduro como vocero del chavismo, la Kirchner, Correa y otros, se encargaron de delinear su política. Ese es un concierto de disímiles ideologías, donde hay una mezcla de nacionalismo, chovinismo, socialismo, fascismo, comunismo y hasta liberalismo. Las contradicciones entre ellos son insalvables.

Bolivia y Chile, mantienen un diferendo donde el primero reclama una salida al mar, existen otros muchos problemas fronterizos que esta cumbre no quiso ventilar. Volvieron de nuevo recién comenzado el siglo XXI, al vocabulario de la izquierda vegetariana y carnívora de la creación de un Nuevo Orden Económico Internacional.

Varios de los mandatarios presentes en esta cumbre, servidores incondicionales de los petrodólares chavistas, volvieron a hablar del carácter injusto de los precios. Plantean el enorme abismo que existe entre el precio de venta de los productos agrícolas y las materias primas, y de compra de los bienes industriales.

Estos representantes de los países latinoamericanos y caribeños, utilizan el vocabulario izquierdista de lo justo e injusto en el comercio internacional. Todos sabemos que la demanda y disponibilidad son los elementos claves en la fijación del precio de las mercancías. Esto podrá gustarnos o parecernos abominable, pero es así como postulan las leyes económicas.

Algunos economistas se preguntan: “¿Qué quieren estos mandatarios del Alba y otros que se mueven al compás de los petrodólares? ¿Un mundo de arcángeles bondadosos? ¿Lo somos nosotros con los demás pueblos? Es verdad que hoy Costa Rica y República Dominicana tienen que pagar más sacos de café y azúcar por los automóviles que compran”.

Continuaban: “¿Cuál es el precio justo del azúcar en la actualidad? Conocemos que el precio de este producto se ha elevado en el mercado mundial. Cuba, donde se destruyó la gran mayoría de las fábricas productoras, hoy pretende revitalizarlas. ¿Han denunciado ese precio por alto e injusto algún país azucarero?” Sobran los comentarios.

Pero hay más, los precios del petróleo en el mercado mundial suben constantemente, y ninguno de los países integrantes del Alba denuncia este hecho. Es lógico que así ocurra, Venezuela, uno de los mayores productores, es el benefactor de estas naciones. Ya los precios de este portador energético no han aparecido más en las ya desaparecidas Reflexiones de Fidel.

Constituye una idiotez pedir un Nuevo Orden Económico Internacional para que nos paguen más por nuestro café, nuestros bananos, nuestro estaño, nuestro azúcar o nuestro cobre. Así pretenden estos mal llamados nacionalistas y antimperialista, lograr vencer el subdesarrollo y salir de la pobreza.

Varios países han logrado salir del subdesarrollo, Corea del Sur, Singapur, Taiwán y otros, los cuales no se han dedicado a protestar contra las leyes del mercado. Con todo realismo se han sometido a sus reglas y se han puesto a trabajar con dedicación y sentido, en un contexto democrático donde solo es posible alcanzar un desarrollo sin restricciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s