Primera Versión Invernal del Brutal Fest, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 22 de febrero de 2013, (FCP). El pasado 17 de febrero Santa Clara fue sede del festival de música rock “Brutal Fest”. Este evento, organizado por la Agencia Cubana del Rock, el Instituto Cubano de la Música y el sello discográfico francés Brutal Beatdown Records, tiene por finalidad aunar bandas nacionales y de otras latitudes, sobre todo europeas, en varios escenarios insulares.

Esta es la quinta ocasión que el Brutal se celebra en Cuba y la tercera que pisa suelo santaclareño, aunque es la primera que se realiza en periodo invernal. Por ello, esta edición se denominó “Brutal winter Fest”.

Antes de su arribo a este terruño, el festival se presentó los días 14 y 15 en La Habana, y el 16 en Cienfuegos, plazas donde tuvo como protagonistas a Hexis (Dinamarca), Inferia (Finlandia), Worn-Out y From Asylum (Francia), y Bagheera (Suiza). Mientras, los grupos cubanos The Shepal y Combat Noise acompañaron a los del viejo continente en uno y otro sitio.

En el concierto realizado acá, Infiria hubo de “romper el hielo”, tarea que le resultó fácil debido al sabor grind a lo Napalm Death que desde el acorde inicial mostró, símil que pronto movió a buena parte de los cientos de asistentes. Esto último lo logró en gran medida con sonido propio, que se acentuó al versionar Yuo Suffer a dichos ingleses y Animal a los yanquis Terrorizer.

Una vez finalizada la muestra de los fineses, Bagheera ocupó su lugar en la Plaza “Sandino”, y lo hizo fiel a los designios que se trazaron al fundarse en 2009, o sea, hacer “música honesta, personal y eficaz“.There are no rules as to how they compose, but the metal at heart makes their songs range from hardcore and thrash to grunge and death metal. Los helvéticos no lucieron una única vertiente musical en elwinter, sino que se movieron por el ancho sendero sonoro que hay entre el grunge y el death, todo esto con mucha fuerza y con un trabajo musical de excelente factura.

La profesionalidad mostrada hasta entonces por las bandas, y lo bien que estaban sintiéndose los músicos de estas por el gélido clima reinante, hacía de la fiesta más extrema del metal nacional una gala perfecta. Así fue, pues la energía no decayó con las siguientes agrupaciones.

Llegado el turno a Xesis,los daneses se vieron algo inexactos al inicio, pues su usual mezcla de black, grindcore y elementos del industrial metal que a ratos recuerda a Anaal Nathrakh, no era lo que el público advertía. Sonidos sicodélicos, pasajes doom sin lo pesado y depresivo del subgénero, algún rasgo industrial y buena dosis de black metal definieron su set. Propuesta que a la postre fue una de las aplaudidas.

Cerca ya de culminar la primera hora de la madrugada debutó From Asylum, galos que se movieron con confianza sobre el rítmico terreno del rock fuerte y movido con base de metal core ligeramente experimental. Gama de sonoridades que tuvo su mayor aceptación en los más jóvenes, quienes se sumergieron durante toda la exhibición en un perenne pogo.

Worm-Out llegó desde idéntica tierra que el piquete anterior para recordarnos que el metal, cuanto más enérgico y aplastante, más hace circular la adrenalina. Por ello el hardcore actual que nos trajeron desde Alsace, y que a ratos recordó a Stuck Mojo y Pro-Pain, pero con sonido propio, fue tan bien acogido por la troupe mosh local.

Varias canciones destacaron en la propuesta de Worm-Out, pero Rock´n Roll Cuba fue de esas que difícilmente olviden los rockers cubanos. Sobre todo, pese a lo que exprese su texto, porque nos merecíamos una canción de alguna banda foránea como gratitud por haber sobrevivido tantas décadas de embate oficial.

No sería justo decir que tras presentación de Worm-Out concluyó la primera edición del Brutal Fest de invierno, pues las cortinas de este escenario las cerró el grupo local Rezistencia. Aun así, la suerte de que en el próximo agosto tengamos a estas u otras bandas de vuelta en una nueva versión summer nos alegra.

Lo experimentado el 17 de febrero último fue algo magno, pero es bueno recordar que el sonido rock y sus seguidores en la Isla sufrieron una total relegación tras la instauración del régimen comunista en 1959. Si hoy existen festivales como este no es solo por la labor que lleva a cabo la Agencia Cubana del Rock, el sello discográfico Brutal Beatdown Records o el Instituto Cubano de la Música, sino por la entereza con que mantuvimos vivo el movimiento.

Worm-Out durante el Brutal Winter Fest 2013.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s