Un Plan para el Ambiente Cubano (VI), Carlos Alberto Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 8 de febrero del 2013, (FCP). Según la Estrategia Nacional para la Diversidad Biológica, los arrecifes coralinos se encuentran entre los principales hábitats marinos. Estos constituyen estructuras geológicas de origen biológico, sólidas, masivas y con formas variadas, que cubren la matriz rocosa de algunos fondos marinos tropicales y subtropicales.

Estas formaciones son creadas por organismos fijos al fondo, que forman esqueletos pétreos de carbonato de calcio, principalmente los llamados corales pétreos. Este hábitat es el más diverso y rico de los biotopos marinos, comparable solo con las grandes selvas tropicales. En el mismo pululan numerosas especies de peces e invertebrados.

Contiene este ecosistema alrededor de 235 especies de anémonas y corales marinos. Datos del Panorama Ambiental de Cuba del 2011, dan fe de que dos especies de corales están en peligro crítico, dos en peligro, 6 se encuentran vulnerables, 2 casi amenazadas, 41 son de preocupación menor y de 9 no se poseen datos suficientes.

En el Plan Bush se reconoce la riqueza marina de nuestros arrecifes, y se considera que son los que mejor estado de conservación presentan en el Caribe. Sin embargo, apunta que varios de los indicadores de la salud de estos ecosistemas se han deteriorado, especialmente entre 1980 y 1990, debido a la sobrepesca de langostas, pargos y otras especies.

Plantea que algunos científicos consideran que hasta el 70 % de las barreras coralinas cubanas están en peligro por el uso indiscriminado de redes y otras artes de pesca. El turismo, que es el impacto que prevalece en el Caribe, es relativamente subdesarrollado en Cuba.

No obstante, funcionarios cubanos predicen que si el bloqueo se levanta podrían llegar a Cuba entre 5 y 10 millones turistas. Si ello sucede, es probable que ocurra una dramática expansión del turismo, con la consiguiente necesidad de servicios e infraestructura, y nuevas presiones sobre los arrecifes de coral y la pesca.

Varias metas y objetivos de la Estrategia Nacional para la Diversidad Biológica, en el área de cooperación internacional, pueden contribuir a la conservación de los ecosistemas arrecifales. Una de ellas es el establecimiento de programas conjuntos y estrategias regionales en temáticas de monitoreo, manejo, educación, investigación y gestión de la diversidad biológica.

Propone además la Estrategia, incrementar la cooperación y la asistencia técnica a nivel regional y global. Incluso promueve la participación activa a nivel internacional, para la aplicación del Convenio sobre la Diversidad Biológica y otros instrumentos jurídicos relacionados.

No es posible dejar pasar desapercibida la confluencia de dichas metas y objetivos con las recomendaciones del Plan Bush respecto al tema de los arrecifes de coral. El documento abre las puertas y sienta las bases de una cooperación sin reservas.

Si es solicitado por el gobierno de transición, varias agencias de EE.UU. que proporcionan desarrollo internacional y asistencia técnica en administración costera y administración sectorial mejorada podrían vincularse a un programa de asistencia a Cuba. Este programa se extendería por un lapso cinco años, a un costo de 3,5 millones de dólares anuales.

Cuando la transición en Cuba se lleve a cabo, el gobierno de los EE.UU. apoyará a Cuba para que sea elegible a participar en el Fondo de Conservación de la Barrera de Coral. Este es un competitivo programa de pequeñas subvenciones, fruto de la asociación entre el gobierno de los EE.UU. y la Fundación Nacional del Pez y la Fauna.

El gobierno de EE.UU. compartirá su documento marco de la barrera de coral con el gobierno de transición. Este instrumento, aunque está basado fundamentalmente en leyes norteamericanas, puede servir como base para incrementar la protección del sistema de barreras coralinas de Cuba, si el gobierno de transición pide ayuda en dicha área.

También propone el Plan Bush otras formas de apoyar a los encargados de la barrera de coral en el gobierno de transición. En general, son numerosas y útiles las medidas que promueve dicho plan para determinar el estado de salud global de los ecosistemas de la barrera de coral cubana y contribuir a su conservación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s