Un Plan para el Ambiente Cubano (VIII), Carlos Alberto Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 22 de febrero del 2013, (FCP). Los desechos tóxicos y peligrosos requieren un manejo especial en cuanto a su recolección, almacenamiento, tratamiento y disposición final. Sobre este tema, incluido dentro de la esfera de administración de la tierra, el Plan Bush expone datos y recomendaciones.

El informe refiere que la Organización Panamericana de la Salud estima que las industrias cubanas producen anualmente cifras millonarias de desechos peligrosos y de otro tipo de desechos. Sin embargo, los datos reales son ocultados por el gobierno cubano.

Baste decir que en el Panorama Ambiental de Cuba 2011 no se hace un aparte sobre este tema, solo se exponen datos generales sobre los desechos sólidos. Este documento, elaborado por la gubernamental Oficina Nacional de Estadística e Información, se supone que sea la referencia más completa en cuanto a asuntos ambientales del archipiélago.

Ocultar verdades incómodas es típico del gobierno cubano y de todas sus instituciones. El derecho de la población a acceder a la información, en especial a la información de medio ambiente, está enormemente limitado y condicionado a la conveniencia del Estado.

Así, todos los asuntillos que cual moscas inoportunas puedan perturbar la nata impoluta del accionar ambiental del país se esconden tras cerrojos de siete llaves. Nada debe manchar la imagen que el gobierno ha proyectado hacia el exterior, y que el mismo hace creíble con un arsenal de leyes ecológicas avanzadas que promulga pero no cumple.

Eso es lo que sucede con la administración de desechos sólidos peligrosos. Ante la ausencia de información cabría preguntarse por qué no se brindan datos sobre este particular. La respuesta: Porque tanto las cosas que se hacen como las que no se hacen constituyen verdades incómodas.

Si las instituciones dieran tan solo el dato de volumen de desechos sólidos peligrosos, enseguida vendrían a colación nuevas preguntas sin respuesta. Es precisamente la ausencia de respuestas la más cruda evidencia de la incompetencia e ineficacia del Estado.

Algunas de estas preguntas son: ¿Se separan los desechos tóxicos y peligrosos en las entidades estatales? ¿Se almacena este tipo de desechos apropiadamente? ¿Se procesan estos desechos hasta hacerlos inocuos, antes de su disposición final?

Todas esas interrogantes tienen la misma y única contestación. Para aquellos que tengan dudas de cuál es la respuesta, pueden sentarse ante el equipo electrodoméstico que nos refresca en tiempos de calor y observar cómo rota su cabeza de lado a lado, cual oráculo tecnológico.

Para solventar estas deficiencias, el gobierno de los Estados Unidos ofrece ayuda al gobierno de transición de Cuba, a través del Plan Bush. Este apoyo se materializaría como entrenamiento en áreas diversas, asesoría y ayuda técnica directa.

Estados Unidos ofrecería a Cuba entrenamiento en áreas como monitoreo de materiales peligrosos, respuesta de emergencia para incidentes con estos materiales, tratamiento de desechos, su transportación y eliminación. También podría proporcionar entrenamientos sobre Ecología por medio de Internet.

Además puede proporcionar ayuda técnica directa a una Cuba libre por medio de consultas entre científicos cubanos y expertos del gobierno de los EE.UU. Las medidas enumeradas son un ejemplo de buena voluntad y de lo mucho que podría beneficiarse el país si ocurriese un cambio democrático que permitiera la colaboración intergubernamental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s