La Genuina Iglesia (V), Antonio Raúl Machado García.

Antonio.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 15 de marzo de 2013, (FCP). En el sentido espiritual, la vida solo puede ser posible en virtud del resultado de la obra en la cruz de nuestro Señor Jesucristo. El apóstol Pablo abordó el tema y declaró su anhelo y propósito en la vida: “A fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte” (Fil.3.10).

La predicación cristiana de la verdadera Iglesia debe estar dirigida a que las personas puedan conocer a Cristo personalmente así como Sus enseñanzas, Su naturaleza y Su carácter, como se revelan en las Sagradas Escrituras. Para conocer de veras a Jesús, es necesario escuchar Su Palabra, seguir Su Espíritu, además de responder a Sus demandas con fe, verdad y obediencia.

Solo es en base a la cruz que el ser humano puede tener la vida de Dios en él, en base de Su muerte y resurrección, este regalo de la vida eterna es dado solo a aquellos que creen por fe en la obra consumada en el Gólgota. Cuando recibimos este don, los fidedignos creyentes obtienen el sentido del conflicto espiritual que se sostiene por las almas de la humanidad.

Jesús declaró firmemente: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Jn.10.10). En la cruz fue consumado el Plan de Salvación del Altísimo y Jesús trató con nuestros pecados, en base a esto y al creer en Su obra expiatoria, recibimos el regalo de la vida eterna.

Muchos líderes de la Iglesia cubana tienen un discurso sobre la vida en abundancia, que solo funciona para los directivos de obra, los cuales gozan de una vida de privilegios y mantienen esclavizado al pueblo cristiano. Al abordar el asunto del ladrón y todo lo que este produce, lo hacen desde una posición ultraespiritual, para cuidar su “abundante vida”.

No solo el pueblo cristiano, sino todos los habitantes de la Isla, son confundidos en cuanto al papel de la Iglesia de Jesucristo por lo que se difunde por los medios. En el Noticiero Nacional de Televisión del día 4 de marzo, fueron entrevistados algunos directivos que conforman lo que ellos llaman Plataforma Pastoral Cubana, los cuales abogaron por la “liberación de los Cinco”.

Indiscutiblemente un considerable número de buenos ciudadanos son arrastrados a la confusión al pensar que la Iglesia cubana apoya causas perdidas como esta, con tantas injusticias que se perpetran diariamente en nuestro suelo y las diferentes denominaciones guardan silencio al respecto. Si la Iglesia deja pasar desapercibida la maldad, entonces ha abandonado su misión.

Los mensajes a las siete iglesias del Asia Menor del libro de Apocalipsis, nos dejan apreciar claramente el interés de Dios para Su instrumento y Él mismo está centrado en el testimonio de vida que proyectan los creyentes. No se concentró el Creador en la tradición, ni en la construcción de sus templos, ni tampoco en la mucha actividad cristiana que pudieran tener.

Habían muchas cosas buenas y recomendables en aquellas congregaciones que podían ser agradables a los ojos del Altísimo, pero lo básico, que es el testimonio de vida, con lo que las personas deben encontrarse, estaba ausente. Es en base a esto que Dios juzga a Su Iglesia, si es que en verdad el Cristo resucitado vive en medio de ella.

Jesucristo alaba a la iglesia que no tolera a los malos (cf. Ap.2.2), ¡Cuánto de esto necesita la iglesia cubana! También reconoce a la que pone a prueba la vida y la doctrina de los dirigentes cristianos, a la que se niega a adaptarse a la inmoralidad del mundo (cf. Ap.2.24, 3.4) y guarda la Palabra de Dios (cf. Ap.3.8-10).

El mensaje apocalíptico condena a la iglesia que le resta valor a la devoción del Todopoderoso (cf. Ap.2.4), se aparta de la fe bíblica, tolera en su interior a dirigentes o feligreses inmorales (cf. Ap.2.14-15, 20) y se vuelve a la tibieza espiritual (cf. Ap.3.15-16). La censura no se hace esperar para aquella que sustituye la pureza y la rectitud por el éxito y la opulencia aparente (cf. Ap.3.17).

Para aquellos que perseveran y permanecen fieles a Dios y a Su Palabra, Jesucristo los sorprenderá con tremendas recompensas: Los librará de la prueba que vendrá sobre el mundo (cf. Ap.3.10), les dará Su amor, presencia e íntima comunión (cf. Ap.3.20) y la vida eterna con Él (cf. Ap.2.11, 17, 26). Esto es lo que el Creador tiene para La Genuina Iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s