La Salud de la Salud Pública de Cuba, Rolando Ferrer Espinosa.

Ferrer.jpg

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 12 de abril de 2013, (FCP). El gobierno cubano anuncia al mundo una fantasía sobre el Sistema de Salud, y vende bien caro una propaganda irreal, con la utilización del inocente pueblo, y mediante el engaño a la humanidad. La política también ha calado la esencia de la Asistencia Médica y está por encima del verdadero bienestar al ser humano.

Se dice, en relación con la Salud, solo lo conveniente al régimen. Por lo que forma parte del Totalitarismo de Estado, con el cual se obtienen beneficios para el gobierno, es una de las fachadas o caras de presentación de un sistema que se pretende dar al mundo como la solución mágica a los grandes problemas de la humanidad.

La Constitución de la República de Cuba, en su Artículo 50, regula los deberes del Estado para asegurar la Asistencia de Salud a la población, con la óptica de la Calidad de Vida, así como los derechos del pueblo a disfrutar del Sistema de Salud. Solo que en la práctica no se manifiesta de esa forma.

Existen Centros Hospitalarios en todas las localidades del país, así como buenos profesionales en las Ciencias Médicas, pero se carece del verdadero objetivo de humanización. Esto último se ha degradado por la acción de un sistema político empeñado en politizarlo todo, incluso la medicina, lo cual ha hecho perder los valores éticos del personal de la Salud.

Actualmente los profesionales de la Salud andan por el mundo en “misiones médicas”, las cuales dan cumplimiento a negociaciones del gobierno cubano en detrimento de la propia nación. Los mejores especialistas son alquilados por el régimen a países que negocian abastecimientos para la Isla, productos estos que el país no puede comprar por falta de liquidez monetaria.

Cuando se asiste a un Cuerpo de Guardia de los Centros de Salud, nos encontramos con un médico cubano de turno, que es el especialista, acompañado de un grupo de jóvenes estudiantes extranjeros que se inician en el ramo. Estos aprenden y hacen sus prácticas médicas, de enfermería, y de laboratorio, con el pueblo cubano como material de estudio.

El actual negocio del régimen castrista, con el uso de la medicina cubana, los hace quedar como “humanitarios” ante los que son engañados o que convenientemente simulan serlo. La realidad es que los profesionales de la Isla resuelven parte de sus problemas económicos, a la vez que el propio Estado obtiene también sus beneficios económicos y políticos.

Los abastecimientos de medicamentos a la población en las farmacias, y hasta en los hospitales del país son un desastre. Sin embargo, Cuba construye en países de América del Sur Centros de Salud con todo el equipamiento médico, lo que incluye hasta los medicamentos, y los galenos que cumplen estas “misiones” regalan los medicamentos que recetan a los enfermos.

Estamos convencidos que el Índice de Mortalidad Infantil es un fraude. Basta ver los problemas que se presentan en la Asistencia Médica Primaria a las embarazadas, sumados a la pésima calidad de vida que ofrece, dirigido, el régimen al pueblo, que incluye la indebida alimentación y el estrés emocional emotivo, así como la inseguridad económica.

Desde el punto de vista constructivo los hospitales en su mayoría están deteriorados. Esencialmente las redes sanitarias y de alcantarillados se hallan en mal estado con tupiciones y roturas que les hace drenar a la superficie, además del estado general de las paredes y la ausencia o deterioro de la carpintería de puertas y persianas, lo que denota abandono oficial.

Significativo resulta lo negativo de la higiene hospitalaria. Es verdaderamente engorroso hacer uso de un baño en los hospitales en un día normal, cuando no se anuncie visita para inspeccionar, aunque si esta no se anuncia entonces dejaría de ser la Cuba de hoy, vemos que los servicios están sucios, el orine y agua por el piso, sin agua para limpiar…, lo inimaginable.

Para garantizar un servicio de salud eficiente se debe tener una amistad o familiar dentro del sector. De lo contrario no le pueden consultar los especialistas hasta que le corresponda, en el día tal del mes tal que se le programe su cita, que con tanto tiempo de espera se le pudo agudizar el problema. Y si es de cirugía, se puede quedar mal operado y hasta perder la vida en el quirófano.

El Sistema de Salud cubano es un verdadero exponente como pilar de la revolución. Ineficiente y deteriorado, basado en la retórica de la mentira, fabricado para exportar y no para resolver las necesidades internas del país, es una fantasía que anuncia el régimen con fines más políticos que de otro tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s