La vida Impone Nuevos Retos (II), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 19 de abril del 2013, (FCP) Los medios de prensa al servicio del régimen cubano, no escatimaron espacio para reseñar el triunfo fraudulento alcanzado por Maduros, en las recientes elecciones presidenciales efectuadas en Venezuela. Toda la izquierda extremista y el viejo comunismo con nuevas etiquetas, se apresuraron a respaldar al gobierno, cuyo programa populista es la continuación del Chavismo sin Chávez.

La situación creada en este país sudamericano es en extremo compleja. Se ha iniciado una fuerte resistencia, que se expresa de mil maneras diferentes. Ahora acusan a la oposición de desatar la violencia y la culpan de las víctimas fatales que se han producido. Mentirosos ustedes, que desde la enfermedad de Chávez, solo saben mentir al estilo goobeliano.

Maduro, que sabe blasfemar muy bien al estilo de sus maestros cubanos, primero aceptó abrir las urnas en una auditoría, luego dijo que esto lo consultaría, y después de consultar dijo que no. Entonces surge la pregunta ¿A quiénes consultó, quiénes lo orientaron? Con seguridad no fue al pueblo venezolano, sino a los que no abandonan en América los sueños estalinistas.

Amenaza con lanzar los 7 millones que votaron a su favor, contra los 7 millones que votaron en contra. La incoherencia en el tratamiento de los asuntos públicos tanto en la dirección del gobierno como en la del partido Socialista, crea numerosas interrogantes y abren un futuro lleno de incertidumbres. Existe la experiencia latente que sin terror no hay comunismo.

Este capítulo en la historia de este valeroso pueblo no cierra aún. Pretenden procesar a Capriles por los actos de violencia que tienen lugar desde que se informaron los datos engañosos, que lo despojaron de la presidencia. Maduro llama a la intimidación, a sembrar el pánico entre sus adversarios, piensa y actúa como un discípulo aventajado de sus maestros cubanos.

Con Maduro llega al poder el populismo, como se ve, esta tendencia ideológica comienza con una política fuertemente expansionista que da “dinero”. Esto en un corto plazo genera crecimiento, pero al precio de desequilibrios cada vez mayores, déficit del presupuesto fiscal, de la balanza comercial y de intensas presiones de demandas y costo.

Inflación en aumento, todo lo cual tras dos o tres años, lleva la economía a la declinación y torna necesario imponer severas medidas de estabilización (devaluación, austeridad presupuestaria, congelamiento de precios y salarios). Esto ha ocurrido en varios países de la región y tiende a agravarse si este nuevo presidente mantiene el rumbo que lleva.

Nuevos retos impone la propia vida a la oposición cubana. Los hechos que tienen lugar en la República de Venezuela, confirman una vez más que los viejos motivos del comunismo internacional subyacen en los planteamientos y la acción de un grupo de países latinoamericanos, dirigidos antes por Chávez y Fidel Castro, y hoy por Raúl Castro, Maduro, Correa y Evo Morales.

Muy claro deben estar los que en Cuba luchan por la democratización del país. Nadie debe soñar con verdaderas discusiones políticas en la Isla. El régimen con su tozudez lo impide, pero ese espacio se debe ganar. Presentarle un verdadero frente unido, que se convierta en valladar infranqueable ante los embates represivos de la tiranía. Esto debe ser la primera tarea de todos.

Una de las más importantes enseñanzas que nos ofrece el proceso que tiene lugar en Venezuela, es la unidad de la oposición frente al candidato socialista. Allí colocaron los intereses de la Patria y el futuro de la nación, por encima de los intereses personales y de grupos. La lucha por la libertad política y económica del hombre estuvo en el centro de la gran batalla librada.

Envueltos en una retórica y en una estética que monopoliza el mundo del espectáculo el comunismo cubano y sus ciegas fuerzas obedientes (CTC, CDR, FMC, ANAP), desarrollan una fuerte solidaridad de soporte a Maduro. Eso obliga a los disidentes cubanos a expresar nuestro más ferviente apoyo, a los demócratas venezolanos contra el naciente totalitarismo.

Hoy el discurso de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), de los partidos comunistas de este continente, y de la izquierda toda, es el mismo. No pueden negar que sin el ejercicio del terror desplegado por el partido y los órganos de la Seguridad del Estado, la construcción del Socialismo sería una empresa imposible.

Nicolás Maduro.
Nicolás Maduro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s