Un Nuevo Clamor en Defensa del Ser Humano, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 1ro de Marzo del 2013 (FCP). Recientemente se efectuó en La Habana un Panel sobre la Demanda Ciudadana, desarrollado por su Comité Organizador. Hubo varias intervenciones de los panelistas invitados, como también respuestas a las preguntas formuladas por los asistentes. Los disidentes que se encuentran en la diáspora, hicieron llegar sus inquietudes.

Desde que se adoptó por la Organización de las Naciones Unidas, el día 10 de diciembre de 1948, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, esta orienta toda acción en el campo de la promoción y protección de los mismos. Sin embargo, cuando se contempla su aplicación en el mundo, para millones de personas constituye solo una promesa.

Al llegar la revolución al poder en el año 1959, los que habían luchado contra la dictadura de Batista confiaron en que la restauración de la Constitución de 1940 era irreversible. En los programas de todos los movimientos opositores a la tiranía batistiana estaban inscriptos los principios recogidos en aquella Carta Magna.

Muchas fueron las promesas que se incumplieron desde el mismo primer momento del triunfo revolucionario. El oportunismo político y la mentira comenzaron a jugar un papel preponderante. Nuevamente Liborio tenía que enfrentarse al poder, pero esta vez en situaciones difíciles y complejas. Ninguno de los postulados democráticos proclamados fue ejecutado.

Condición indispensable para lograr el sometimiento de la población, cuyo apoyo había que obtener a todo costo, fue la instauración del Terror Rojo. Desde el mismo 1ro de enero de 1959 comenzaron las ejecuciones judiciales y extrajudiciales, la celebración de juicios sin las garantías procesales indispensables y la aplicación sin precedente alguno de elevadas condenas de prisión.

Junto a las medidas represivas vinieron las de carácter populista. Privaron de sus propiedades a los terratenientes, a los casahabientes y a los banqueros, también a los comerciantes e industriales grandes y pequeños. Intervenir y cerrar periódicos y otros medios de comunicación, difamar, perseguir y encarcelar a quienes disentían se puso a la orden día.

Todos los presentes en este panel estuvieron de acuerdo en que el país viola groseramente los Derechos Humanos. Nada ha cambiado desde el año 1959 hasta el 2013. Se mantienen en prisión 91 Presos Políticos encerrados en celdas antihigiénicas y en condiciones infrahumanas. Se incrementan las detenciones arbitrarias, en particular en las provincias centrales y orientales.

Nuevamente se insistió en este evento, como en los anteriores, de que no se debe bajar la guardia. Los cambios producidos en la nomenclatura oficial, no son indicativos de un cambio de rumbo. La política cerrada, que ha caracterizado al régimen por más de medio siglo permanece inalterable.

Falta de libertades públicas, censura a la libre expresión del pensamiento y persecución a todo pensamiento que diverja del oficial, es la característica del totalitarismo. Por eso, como uno de los últimos gestos en favor de la solución pacífica de la actual crisis nacional, surge como un reclamo salvador la Demanda Ciudadana por Otra Cuba.

Este Proyecto ha tenido la virtud de unir a la mayoría de las fuerzas oposicionistas dentro del país. Tras el documento se han alineado sectores de la política y la cultura, los partidos de oposición de derecha, de centro y de izquierda apoyan el proyecto, lo han hecho suyo, convirtiéndolo en su programa de acción.

Distribuir y hacer llegar a la población el contenido de la Demanda, discutir ampliamente sobre los Pactos de Derechos Civiles y Políticos que fueron firmados por el gobierno cubano, exigir a las autoridades firmantes de ese importante e histórico documento que lo ratifiquen. Ese debe de ser la tarea más importante de toda la oposición.

A un lado las posiciones sectarias, unirse tras la Demanda Ciudadana es una exigencia de los nuevos tiempos. Si a este proyecto le dan el impulso necesario y se convierte en el programa de acción de la población, obligará tarde o temprano a la élite en el poder, a firmar los mismos y con ello se abriría la posibilidad de que por fin se respeten los Derechos Humanos.

Panelistas invitados a un programa de la televisión in dependiente, donde se abordó sobre la Demanda Ciudadana Por Otra Cuba.
Panelistas invitados a un programa de la televisión in dependiente, donde se abordó sobre la Demanda Ciudadana Por Otra Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s