Un Plan para el Ambiente Cubano (XI), Carlos Alberto Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 15 de marzo del 2013, (FCP). En el Plan Bush se plantea que el gobierno de los Estados Unidos debe estar preparado para ofrecer ayuda e información a Cuba sobre la caracterización de sitios contaminados y sobre tecnologías ambientales específicas. Los EE.UU. tienen varios cursos de entrenamiento que se imparten en programas regionales, los cuales pueden adaptarse a Cuba.

Según la nueva Cuba democrática amplíe su programa de protección ambiental, deberán desarrollarse métodos para la evaluación de riesgos y para estudiar los impactos que el deterioro ambiental provoca en la salud. Varias opciones proponen los Estados Unidos en esta área.

Entre ellas se encuentran el estudio de los efectos que produce la reiterada exposición a los pesticidas en la salud de los niños. También se ofrecen a crear capacidades, al graduar a profesionales competentes en temas de métodos de evaluación de riesgos.

Son puntos de mira la celebración de talleres binacionales sobre salud ambiental y los programas de entrenamiento a graduados, en colaboración con universidades y otras instituciones cubanas. Los entrenamientos en Epidemiología, Salud Pública, Entomología y Toxicología serán indispensables.

Otro aspecto que recibe atención es el desarrollo de indicadores que sirvan como instrumento de valoración de la efectividad de los programas y como herramienta para vincular datos ambientales y humanos. Deben implementarse medidas para valorar de forma óptima los datos ambientales y de salud.

Los laboratorios constituyen otro asunto de interés. El gobierno de los EE.UU. debe ayudar a los ministerios de Salud y Medio Ambiente de una Cuba libre a aumentar sus capacidades, por medio de entrenamientos e intercambio de información en varias áreas.

Se encuentran entre ellas el control de la calidad en los laboratorios, la implementación de protocolos analíticos y de métodos para monitorear el entorno. También está la evaluación de los impactos potenciales de la contaminación en la Salud Pública.

Valorar los impactos de las fuentes de contaminación a través de modelos, así como analizar las ventajas y desventajas de utilizar varias formas de evaluación de lugares contaminados, forman parte de las propuestas. A ellas se suman el mejoramiento de la infraestructura de tratamiento de residuales y de potabilización del agua.

Catalogar, valorar, y proteger los recursos acuáticos será una de las principales contribuciones que podrán hacer los laboratorios cubanos, una vez que sean mejorados. A ello se añade el aporte vital que podrán realizar a la esfera del manejo de desechos tóxicos y peligrosos.

Sin embargo, el mejoramiento tecnológico de los laboratorios no será la condición más importante para que estos puedan cumplir su función. Lo más importante será la libertad de información que imperará en una Cuba libre, y que permitirá a su personal alertar a la población, en vez de ocultar datos bajo presión gubernamental, como sucede ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s