1er Día Nacional del Miedo Ambiente, Carlos A. Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 31 de mayo del 2013, (FCP). El 8 de junio del pasado año este escribidor propuso y fundamentó en un artículo la celebración en Cuba del Día Nacional del Miedo Ambiente. Cada 5 de junio se dedicaría a recordarle a la opinión pública que la libertad de expresión en materia ambiental tampoco es bienvenida en la Isla.

Artículo que tuvo la masiva acogida esperada. Nadie respondió ni se recibió ningún comentario a favor de la propuesta, algo que demuestra que el espíritu y el objetivo de la convocatoria fueron comprendidos desde su lanzamiento.

Con motivo de organizar las actividades de este primer Día Nacional del Miedo Ambiente, es que escribo estos párrafos. Espero que sirvan de guía para que todos los ambientalistas cubanos puedan cumplir cabalmente con su deber constitucional de proteger el entorno.

Como primera recomendación, esté atento a las actividades ecologistas convocadas por el gobierno a través de la prensa oficialista. Participe en la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente junto con las ovejas del rebaño.

Acuda con puntualidad inglesa a la celebración. Sígale la corriente al gobierno, haga lo que ellos hacen. Si convocan a sembrar un árbol, plante dos, si se trata de apoyar una acción de educación ambiental con niños, lleve también a los suyos.

Comulgue con el gobierno, no critique ni denuncie sus desmanes ecocidas, engrose las cifras de participación. En la actividad a la que asista, manténgase callado y sonría complaciente. Aplauda sonoramente las mentiras del declamador de turno.

Vocifere enardecido cuando se anuncien nuevas reducciones de la carga contaminante y aumentos en la superficie con cobertura boscosa. Haga caso omiso de la progresiva desaparición de los árboles de las aceras y de las orillas de los ríos, olvide la lomita de basura de metro y medio de altura que crece en su esquina.

Enajénese del ruido ensordecedor de los puntos de venta nocturnos de Comercio y Gastronomía que rodean su hogar. El sueño tranquilo y reparador de los ciudadanos no es una prioridad del Estado, el expendio de ron y cigarrillos sí.

Nada de salir a la calle con carteles y pintarrajeado de verde, ni de conminar a la organización no gubernamental ambientalista a la que pertenece a que deje de saborear cuero y betún. Acciones como estas demostrarían activismo valeroso e independiente, un verdadero atentado contra nuestro objetivo “miedoambiental”.

No grite “Naturaleza y Vida. ¡Verderemos!”, sino “Patria o Muerte. ¡Venceremos!”, o cualquier otra consigna del gobierno. Insto a todos los lectores a seguir al pie de la letra las recomendaciones aquí enunciadas, para que el 1er Día Nacional del Miedo Ambiente tenga un éxito rotundo y sonado. Estoy seguro de que no me defraudarán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s