Así Piensan los Cubanos Hoy en Día, (I) Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 10 de mayo del 2013, (FCP). A lo largo de estos duros años, en que el cubano de a pie se ha visto sometido a la vida en extremo cargada de limitaciones económicas, su forma de pensar y de actuar se ha modificado. No existe un pensamiento único, ni una posición común, eso ha dificultado encontrar el camino de solución a la crisis que abate a la nación.

No existe un programa común a largo plazo, aunque todos coinciden en la necesidad de derrotar a la dictadura castrista, como paso previo a las transformaciones económicas, políticas y sociales que el país necesita. Tanto los cubanos de la Diáspora, como los que están aquí en la lucha diaria, consideran que los cambios son inevitables.

Es verdad que el pensamiento de los cubanos exiliados en 1959 no es igual al de los cubanos que arribaron a Miami, en oleadas posteriores. Incluso se manifiestan grandes diferencias entre los emigrados históricos y los llegados después de los años 80 y 90 del pasado siglo. El tiempo transcurrido y los cambios en la geografía política, han dejado sus huellas.

Los que inauguraron el exilio aspiraban a y luchaban por el derrocamiento del régimen de Castro mediante la violencia. Cientos de organizaciones, tanto en el interior del país como en el exterior, lanzaron a sus mejores cuadros para vertebrar un movimiento clandestino, que barriera con la dictadura y abriera camino a la democracia.

Las condiciones objetivas y subjetivas para que todos esos empeños triunfaran, no estaban creadas. En esos primeros años existía la embriaguez del triunfo revolucionario, el 90 % de la población apoyaba a Fidel Castro por las medidas de carácter populista que aplicó, por eso la lucha por cambiar aquella situación se hacía en extremo difícil.

Eso explica los fracasos de los primeros intentos realizados por la oposición interna con el apoyo del exilio, para liberar al país del naciente totalitarismo. Podemos mencionar las conspiraciones de las primeras organizaciones surgidas a raíz de la caída de la dictadura batistiana, los alzamientos campesinos en el Escambray y el desembarco por Playa Girón.

No existe unanimidad entre los exiliados sobre el camino a seguir, es evidente la diversidad de opiniones respecto a la política hacia Cuba y la persistencia de ciertas actitudes de línea dura, las cuales merecen ser examinadas. Prevalece una total intolerancia hacia las posiciones que no se avienen con la hostilidad intransigente contra los Castro.

Por eso muchos de los esfuerzos que se realizan para unir a la oposición, no encuentran eco favorable en ciertas organizaciones del exilio. Algunas de ellas acusan a los que favorecen la unidad, de mantener posiciones blandas y conciliadoras con el régimen cubano. Sus posiciones son menospreciadas y sus motivaciones cuestionadas.

Si el objetivo de los exiliados es recuperar la Patria y el de los disidentes dentro del país, hacer una realidad esas aspiraciones, ¿qué cosa nos puede separar? ¿Acaso los métodos y formas de lucha para llegar al poder? Es posible que en este aspecto existan divergencias, pero no son esenciales.

Inevitable es que estas contradicciones existan, pero no resultan irreconciliables. Los objetivos finales los unen. Los de aquí y los de allá luchan por restablecer un régimen democrático, pluralista, electo mediante el voto popular, que inicie el avance hacia un Estado de Derecho, que sirva de base y sostén a una Economía de Mercado.

Si hubiera un consenso sobre la necesidad de eliminar a la dictadura castrista, ¿acaso no aparecerían formas para conseguirlo? Acaso cuando el régimen sudafricano se hizo insoportable, ¿no aparecieron formas internacionales de presión que llevaron a su desaparición?

Esperamos no crean que se trata de distorsionar la historia sobre la eliminación del apartheid, pero se deberá recordar que el gran instrumento de presión para acabar con el mismo fue un embargo comercial, encabezado por EE.UU. El problema es que hubo voluntad política para acabar con el régimen segregacionista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s