De la Internet y Otros Demonios, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 7 de junio de 2013, (FCP). La prensa oficial no deja de asombrarnos, días atrás anunció que “Cuba ampliará el acceso público a internet” con las siguientes tarifas: 0,60 CUC/hora de navegación nacional, 4,50 la internacional y 1,50 la de correo electrónico. También que “No será el mercado el que regule el acceso al conocimiento en nuestro país“, idea formulada por Wilfredo González Vidal, viceministro de Comunicaciones de Cuba, durante una entrevista concedida al sitio Cubadebate.

Si Cuba ampliará el acceso público a internet es porque estaba limitado, y si lo estaba era porque alguien o algo lo entorpecían. Aunque Vidal no deja claro qué era ese algo o ese alguien, su argumento de que “el bloqueo impuesto por el gobierno norteamericano nos obliga a adquirir buena parte del equipamiento en países lejanos…” parece decirnos algo. Aun así, las tarifas para acceder a internet no las puso dicho gobierno, ni se corresponden con los salarios del país.

Además, si el acceso se hará extensivo al público es porque hasta entonces era solo para un determinado sector, privilegiado grupo que defendía a ultranza que internet no es imprescindible para ser feliz. Dentro de poco sabremos cuánta razón tenían estos elegidos, así como cuán esencial es para nuestras vidas acceder a internet. Claro, cuando la opción de convertirlo en algo común esté verdaderamente a nuestro alcance.

En otro momento de su intervención, respecto a precios, González Vidal informó que según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, al cierre del 2011 Cuba disponía de la tarifa más baja del servicio de telefonía fija. Esto sería gratificante si nuestro servicio de telefonía móvil no fuera de los más caros del planeta, y no tuviera que sostener íntegramente la telefonía fija alternativa y los teléfonos móviles gratis de represores y dirigentes.

Debo admitir que el pasado 4 de junio, cuando me personé en el sitio conocido en esta ciudad como TelePunto, uno de los 118 habilitados en el país para acceder a internet, no imaginé ver tal cantidad de compatriotas conectados. Parecía como si el inmovilismo que por décadas reinó en la Isla se sacudiera un tanto.

Con esta nueva prohibición descongelada, de seguro nuestro “preocupadísimo” gobierno quiere mostrar el acceso a los servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones como una necesidad de nuestro pueblo solo alcanzada luego de un “grandísimo” esfuerzo estatal. Y qué mejor empresa para llevar a cabo tal voluntad que ETECSA, entidad que controla y espía cuanto servicio de comunicación existe en el país.

Sin dudas, el precio por acceder a internet es preocupante, aunque prefiero dichas tarifas que la tozuda restricción que por años nos impusieron. Al cambio actual 4,50 CUC representa poco más de una semana de trabajo para la mayoría de la población de la Isla, por lo que este servicio bien poco socorrerá al pueblo cubano. Incluso, con el afán de conocer el fruto prohibido quizá alguno gaste en ello parte de sus ahorros destinados a otros fines.

Cada vez que el régimen desecha una de sus proscripciones, como fue la entrada a los hoteles, la venta de ordenadores y teléfonos celulares, o el reciente derecho a viajar, aparecen sus mecenas e indican que la Revolución nunca le temió a lo que hasta entonces prohibió. A estos seres solo les digo que, como en Cuba no existe una cultura que permita a su pueblo conocer los beneficios de internet u otros de los servicios hasta ahora negados, y en los cuales nunca vieron una prioridad, de seguro en lo delante varias cosas serán distintas.

Finalmente, por ahora, el reciente planteamiento vertido en algunos medios de información sobre la ampliación del acceso público a internet en el país, el valor de cada hora de servicio, así como ciertas declaraciones del viceministro de Comunicaciones respecto a quien regulará el acceso al conocimiento, parecen cosas de asombro. No obstante, de todo esto algo sí quedó claro: No será el mercado quien regule el conocimiento, peor aun, será ETECSA.

Cartel que anuncia los precios para acceder a Internet.
Cartel que anuncia los precios para acceder a Internet.

Cartel que anuncia los precios para acceder a Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s