De Shakespeare y Cervantes a Heberto Padilla (II y Final), Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 3 de mayo de 2013, (FCP). En otro párrafo de su “autoculpa” Padilla relata que lo arrestaron el 20 de marzo de 1971 por emitir “una serie de injurias y difamaciones a la Revolución“. Aun así, y luego de conocer el arsenal de eufemismos usados por el régimen, ¿no podrá traducirseinjurias y difamaciones como merecidas críticas a un sistema que para entonces ya mostraba un alto cúmulo de injusticias? Creo que sí.

Padilla se hallaba por fin libre, y las varias semanas de arresto que padeció provocaron una reacción inmediata en la intelectualidad mundial contra el gobierno cubano, actitud que una vez más asumió este sector al conocer de su forzada confesión. Con estas posturas quedó al descubierto un plan que su actor principal hubo de interpretar menos de 24 horas después de abandonar las celdas de la Seguridad del Estado.

Estudiosos de la realidad cubana estimaron tiempo más tarde que el propio Fidel Castro, pródigo en ignominias y abruptas torpezas, fue quien concibió el “caso Padilla”. Quizá un día sepamos si con ello trató de apagar la luz creativa del autor de los álbumes poéticos “El justo tiempo humano” y “Fuera del Juego”, así como el de otros escritores con similares inquietudes.

Si algo quedó claro en su autocondena, la cual Padilla dijo haberla improvisado, fue la sutil ironía de este, pues aquello resultó toda una burla al proceso inquisitorial que se le urdía. Abel Prieto, ex Ministro de Cultura, lo confirmó 30 años después cuando comentó a la revista “Cuba Internacional”: “…Padilla se burló de los órganos de la Seguridad del Estado, y un hecho como aquel jamás se repetirá en Cuba…”.

Cuando leí dicha nota no supe discernir si la advertencia de Prieto se refería a que nunca más alguien se burlaría de la Seguridad del Estado o si ningún cubano estaría sujeto nuevamente a semejante autotortura. No obstante, considero que aún existe uno y otro proceder, así como que también los Estudios Fílmicos del Ministerio del Interior los graban.

Otro aspecto donde se advierte hasta qué punto fue maniatado Padilla, es cuando él explica que no era un escritor cuyas opiniones públicas y privadas tenían el mismo peso moral, o sea, “que en público me mostraba militante indiscutible de la Revolución y en privado objetivo“. Ahora bien, si una década después reveló que le amenazaron con cortarles las manos si no se retractaba, nada tiene de que avergonzarse, no así el tirano que proyectó todo aquello.

La noche del 27 de abril “invitaron” a más de un centenar de personas al acto de autocrítica que se autoaplicaría Heberto Padilla. Los “invitados” a los salones de la UNEAC gozaron de un juicio al más puro estilo estalinista que luego derivó hacia una comedia, solo que Padilla, tras su promesa de enmendar sus errores ideológicos, quedó herido emocionalmente para siempre.

A esta altura de los hechos resulta incuestionable la postura asumida por al poeta, por lo que bien poco o nada ha de reprochársele. No era él quien hablaba, sino un autómata programado para emitir.

Como quiera que por estos días nada expuso la prensa oficial sobre Padilla, y sí de Shakespeare y Cervantes, vale aclarar que cada uno de ellos acudió a sus personajes para expresar lo que vivieron durante su época. Hamlet y Don Quijote son harto conocidos por sus enfoques respecto el acontecer humano, mientras el poeta que encarna “Fuera del Juego” nos advierte que quien no se entusiasme con el proceso político actual de Cuba lo han de despedir.

Portada de la edición conmemorativa del libro Fuera de Juego.
Portada de la edición conmemorativa del libro Fuera de Juego.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s