El Sueño de la Izquierda Universal (I), Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 24 de mayo del 2013, (FCP). La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), constituye la avanzada de la izquierda latinoamericana y mundial. Este bloque de países está empeñado en instaurar en este continente el Socialismo del Siglo XXI. No convencidos aún de que este sistema promete la abundancia y engendra la miseria, promete la libertad y engendra la servidumbre.

Los presidentes de los gobiernos de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia, valiéndose de toda clase de artimañas, han modificado las Constituciones de sus respectivos Estados para continuar en el poder. Eso explica las reelecciones de estos presidentes, que con el tonto argumento del corto tiempo que tienen para cumplir su programa, pretenden legitimar lo que es abiertamente una violación.

Es una realidad inobjetable que el petróleo venezolano ha estado en la base de todas las formulaciones políticas, seguida por el quinteto integrado ahora por Nicolás Maduro, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega y Raúl Castro. En ellos se juntan los vestigios arqueológicos del marxismo, el antiimperialismo belicoso, y el nacionalismo de himno y bandera.

Estos ilusos soñadores recorren el continente de Norte a Sur, abanderados del clásico populismo y en nombre de una supuesta revolución bolivariana y martiana que ellos consideran inconclusa. Las acciones que emprenden están apoyadas en una ideología donde encuentran falsas explicaciones y falsas salidas a la realidad.

Son varios los organismos regionales en que han llegado con sus mentiras, la singular se refiere a que si bien es cierto que el llamado socialismo real se derrumbó en Europa, ahora hay otro socialismo del lado del Atlántico. Nadie hasta el momento, ni sus promotores, ha podido explicar en qué consiste, pero para los amigos del ALBA suena bien como elemento generador de sueños y esperanzas.

Resulta preocupante que estos nuevos líderes de la izquierda extremista latinoamericana utilicen todas las variantes recomendadas por Castro para lograr sus objetivos. Los de carácter étnico, representado por Evo Morales, con prolongaciones en Perú y Ecuador, que dicen promover las reivindicaciones indigenistas.

Otra opción que estos nuevos “libertadores” de América Latina han esbozado, es el nuevo papel del ejército. Según esta nueva doctrina, sea por su extracción social, por convencimiento ideológico o por privilegios y prebendas, los militares pueden convertirse como en Libia, Cuba y en Venezuela, en socios privilegiados del cambio propuesto.

Alucinaciones, en todo caso la experiencia pretenden aplicarla, incluso se habla de crear un ejército suramericano, como realización de un sueño de Bolívar. El nombre del libertador es utilizado para una supuesta causa revolucionaria, apoyada en reivindicaciones étnicas y en confrontaciones de clases, en realidad Bolívar fue enemigo de la guerra de razas, y de la de clases.

Una nueva causa los une a todos ellos, la lucha contra la globalización. Según la izquierda predominante en muchos de los países de este hemisferio, esta hace más ricos a los países ricos y más pobres a los países pobres. Los ideólogos de esta decadente doctrina escriben cientos de libros y ensayos para demostrarlo.

El Foro de Sao Paulo, iniciativa nacida y promovida por Fidel Castro, y alimentada posteriormente por el fallecido presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, es un instrumento político, que sirva a la línea antinorteamericana trazada por ellos. Por eso le otorgan importancia a las movilizaciones, gritos, carteles, consignas y otros alborotos.

Estos presidentes latinoamericanos hacen de la reiteración su arma predilecta, como en su tiempo lo hiciera Stalin. Ejemplo de ello es el presidente boliviano Evo Morales. La globalización, según sus criterios, es un mal y una conjura del capitalismo. No entienden ni quieren entender que es una realidad de los tiempos, con ventajas para el que sepa aprovecharlas.

Con la Globalización nos llega la apertura de nuevos mercados, la libre circulación de capitales, mercancías, tecnología e información. Este proceso inevitable del desarrollo de la economía mundial y de las relaciones internacionales, el ALBA, plantea que va acompañado de un avance dramático hacia la desigualdad y el Neoliberalismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s