Fútbol Nacional: Vítores y Regaños, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 14 de junio de 2013, (FCP).Los informes sobre probables aguaceros para la tarde del pasado 11 de junio no impidieron que me trasladara hasta el poblado de Zulueta a disfrutar del juego final del Campeonato Nacional de Fútbol. Las fuertes lluvias que por el oeste del país dilataron la fecha del partido de ida también se advertían para la vuelta, solo que en el estadio “Camilo Cienfuegos” estas no demoraron el decimotercer título de Villa Clara.

Tras la victoria 3-0 lograda por el “Expreso del Centro” el domingo 9 ante Pinar del Río, en cancha del segundo, el choque por dirimir el campeón de la “Liga” nacional se antojaba como de puro trámite. No obstante, al minuto 14 de la primera mitad, luego de una bonita vaselina, Francisco Salazar amplió aún más la ventaja de los naranjas y con ello dio inicio a una goleada que incluyó además goles de Luis Villegas en el 17, José Dairon Macías al 24 y Yenier Márquez a los 33.

Si hacemos un poco de historia vemos que esta no es la primera ocasión que Pinar pierde dicha competición en céspedzulueteño, aunque sí la de más abultado marcador. Durante la temporada 2004-2005 los verdes llegaron al encuentro final en Zulueta con ventaja de un gol por cero, pero una tripleta de perforaciones locales hizo que en el global perdieran 3-1.

Luego, en la campaña 2006-2007, el once pinareño se “sacó la espina” y doblegó a Villa Clara 1×0 en “La Bombonera” de San Cristóbal, cuartel principal de los occidentales. Asistí a dicha final, y entonces todavía la cancha les pertenecía, pero una caprichosa decisión política que nada tuvo en cuenta la pasión local por el fútbol, hizo que ésta pasara a la recién creada provincia de Artemisa, y que quedara así Pinar del Río sin su tradicional campo.

Antes de continuar con lo ocurrido al cierre de la 98 edición futbolística del patio, deseo mostrar mi inquietud sobre ciertas decisiones de los organizadores, léase Federación Cubana de Fútbol (FCF). Convencidos de que se jugaría a las 10 a.m., tal y como avisó el semanario “Vanguardia”, más de uno llegamos a esa hora a la Cuna del Fútbol y notamos con estupor que el juego lo habían cambiado para las 3 p.m., ¡para dar tiempo a que llegasen los corresponsales nacionales!

Igual que en la temporada anterior, cuando la FCF anunció a última hora que el campeón se decidiría “por puntos y no por goles“, la eliminación del valor doble de los goles como visitante resultó ahora la nota disonante. También que los directivos “casualmente” dispusieron una vez más la final de nuestro principal torneo balompédico con los play off de la 52 Serie Nacional de Béisbol.

Nexo que solo los amantes del más universal sabemos que nada bueno arroja, bien porque el poco espacio televisivo asignado al deporte se lo dedican al béisbol o porque así quieren hacer creer que ambas competiciones gozan de iguales beneficios. Por suerte no nos dejamos engañar, pues notamos que no ocurre así, sino pregunte usted cuántos partidos de fútbol criollo han televisado esta temporada, o cuántos fueron suspendidos por causas tan risibles como la falta de transporte.

A toda esa disparidad de estructura, acondicionamiento y publicidad, deseo sumar el poco valor que las autoridades deportivas les concedieron a los pobladores de Zulueta tras el título obtenido por elExpreso. Quienes conozcan esta hinchada saben que a lo largo de todo el año jamás se ausenta a un partido. Lo poco que esperaban para celebrar era que les vendieran abundante cerveza de baja calidad y alguna agrupación musical que les ayudara a digerirla, pero ni lo uno ni lo otro. Veremos si con el béisbol, en caso de coronarse Villa Clara, ocurre así.

Otro punto no menos grave es el referido al vestuario. ¿Cuándo dejaremos de ver en nuestro torneo doméstico que algunos equipos jueguen con camisetas de clubes de otros países? ¿Cuándo es que nuestro ilícito gobierno va a permitirle a su industria textil la confección de camisetas para la venta, alegóricas al equipo de cada uno de los territorios participantes en el Campeonato Nacional?

Si esta última opción existiera, el fútbol cubano sería mucho más vistoso, y Villa Clara, el único once con más de 10 lauros exhibiría una Estrella Dorada sobre su escudo. Pese a esta y otras proscripciones, quienes nos divertimos con el rodar del balón durante 90 minutos sabemos que ni rarezas como las esgrimidas en ocasiones por la Federación Cubana de Fútbol, ni prolongadas lluvias, impedirán que asistamos a un juego de fútbol.

Momento de la final del fútbol cubano.

Momento de la final del fútbol cubano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s