Nuevos Golpes Contra la Democracia. Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 3 de mayo del 2013, (FCP). Finalizó en la Habana la reunión del Grupo de trabajo del Foro de Sao Paulo, donde participaron 44 organizaciones políticas de 20 países de Latinoamérica y el Caribe. La clausura de este evento de los enemigos de la propiedad privada y la democracia representativa, estuvo a cargo de José Ramón Balaguer, jefe de Departamento del Partido Comunista de Cuba.

El Foro de Sao Paulo, surgido en el año 1990, después de la caída del Muro de Berlín y del derrumbe del Campo Socialista, sustituyó a las antiguas Conferencias de los Partidos Comunistas y Obreros, con un heterogéneo mosaico ideológico de la izquierda. La idea de esta agrupación vino de una reunión sostenida entre Lula da Silva y Fidel Castro.

Es innegable que esta alianza de todos los sectores de la izquierda de este continente, con el nacionalismo económico que lo acompaña, hace reaparecer a viejos partidos que se han hundido en el descrédito por el paso de los tiempos. Constatan a diario que su empeño ideológico no puede cambiar el sentido general en que se toman las decisiones.

Estos paladines de la centralización olvidan que el mundo entero pide en la práctica libertad de empresa y de comercio, mercado y privatizaciones. Lástima que las fuertes corrientes estatistas que soplan en este continente, empeñadas en no aceptar las lecciones de la historia, va acompañada de una ceguera total hacia las realidades del presente.

Muchos años después del derrumbe del Campo Socialista, y de los incontables desaciertos de la economía cubana, persisten corrientes políticas de izquierda que incluyen a varios gobiernos de la región, entre ellos: el de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Brasil y Perú, cuyo estandarte de lucha es el antiamericanismo.

Estos dirigentes políticos de los gobiernos de los países mencionados, unidos a un incontable número de organizaciones de izquierda, levantan la doctrina marxista del colapso inevitable del capitalismo. Esas concepciones ruedan por el suelo desacreditadas a la luz de las pruebas de las últimas décadas.

Todos los eventos del Foro de Sao Paulo se caracterizan por los arranques extremistas de una izquierda cuyo tiempo se ha agotado. Presentan los crímenes cometidos en Europa, Asia y en Cuba, en franca y abierta violación de los derechos humanos, como desviaciones, traiciones y perversiones del Socialismo Real.

No se cansan de argumentar, como lo hiciera en su época Marx, y lo repiten hasta el cansancio la izquierda aglutinada en Sao Paulo, del colapso inevitable del capitalismo. La idea de las contradicciones de este sistema que se manifiesta en desigualdades, pobrezas, inflación desempleo, será la causa de su hundimiento.

A la vez, pretenden ignorar las fallas del sistema socialista que defienden, el cual ha demostrado su falta de funcionalidad, mediante un catálogo que incluye, estancamiento, coacción, supresión, bajo nivel de vida en los renglones de la alimentación, el vestir y en las restricciones de las libertades de expresión.

Resulta interesante que esta nueva cruzada, lanzada por la izquierda del continente, tiene el objetivo de apuntalar a los gobiernos que enfrentan serias dificultades económicas y políticas. Se reúne el grupo de trabajo de Sao Paulo en la Habana, capital de un Estado que constantemente ha apoyado la insurgencia contra el orden legalmente establecido.

Según las conclusiones del conclave, en su encuentro los participantes brindaron un apoyo incondicional a Maduro, electo presidente de Venezuela en unas elecciones fraudulentas. También a la República de Argentina en su diferendo por las Islas Malvinas, y a “coca” Morales en su campaña a favor del masticado de la hoja, y de una salida de Bolivia al mar.

Innegable resulta que estas reuniones de la izquierda latinoamericana buscan fomentar la animadversión contra la política de Estados Unidos. Por eso apoyan a Siria, como apoyaron antes a Libia, y hacen lo mismo con Irán en sus aspiraciones nucleares, defienden la actualización del Modelo Económico Cubano, cuando lo correcto es eliminarlo.

La idea de esta agrupación vino de una reunión sostenida entre Lula da Silva (izquierda) y Fidel Castro.
La idea de esta agrupación vino de una reunión sostenida entre Lula da Silva (izquierda) y Fidel Castro.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s