Nuevos Incumplimientos de los Pronósticos, Ramón Jiménez Arencibia.

Ramon.jpg

El Condado, Santa Clara, Villa Clara, 14 de Junio del 2013, (FCP). La Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) publicó en el Panorama Económico Social Cuba 2012 un adelanto del Anuario Estadístico de esta nación. Según la fuente oficial, ya se cuenta con el Producto Interno Bruto (PIB) real del 2011 y con ello las cifras preliminares de la ejecución del Plan de la Economía del 2012.

En nota aparecida en el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, se aclara que el PIB varía ligeramente del expuesto en el mes de diciembre en la Asamblea Nacional del Poder Popular. En aquella ocasión se previó un crecimiento del mismo de un 3,1%, que se correspondía con los estimados realizados.

Este incumplimiento de las cifras planificadas de crecimiento ha originado múltiples justificaciones, las cuales se repiten todos los años. Se observa que esta vez hacen poco énfasis en los efectos del embargo económico que los Estados Unidos aplican a Cuba, y señalan por sectores aquellos que incidieron en que no se alcanzara la meta propuesta.

Por sectores se informó que la industria manufacturera crecería un 4,4%, sin embargo se obtuvo un 2,3 %. En transporte y comunicaciones se pronosticó un 5,0% lográndose un 2,8%. En el caso de la agricultura se estimó un 2,0% y decreció un 1,2%, en esta información no se ofrecen detalles de las afectaciones ocasionadas por el huracán Sandy.

Todo parece indicar que, a pesar de la enorme propaganda que se realiza en favor de la Actualización del Nuevo Modelo Económico, la situación ha cambiado muy poco desde la celebración del VI Congreso del PCC y de su Primera Conferencia. Resulta evidente que, sin la participación de la propiedad individual, estos resultados serían un desastre.

Mucho se habla de crecimiento y desarrollo, estas palabras están en boga en América Latina. Ahora bien, sobre los crecimientos que informa este gobierno en el PIB, muchos economistas los desmienten o ponen en duda las estadísticas cubanas. Aquí se aplica una nueva metodología para determinarlo, inventada por Fidel y sus acólitos.

Por eso las cifras que se informan están llenas de contradicciones. El pueblo, que es la primera víctima, se pregunta muchas veces dónde está ese crecimiento que no se ve en la mesa cuando comemos. Hay mucho de razón en el señalamiento de los estudiosos de la base material, cuando afirman que los datos estadísticos están distorsionados.

Incuestionable es el hecho de que la nueva metodología para determinar el PIB, inventada por el régimen cubano, hace que el 60% del mismo esté formado por los Servicios Sociales, la Educación y la Salud. La producción de bienes materiales quedó relegada, de ahí la gran contradicción, crecemos pero hay menos comida, menos calzado y menos vivienda.

A pesar de estas innovaciones estadísticas elaboradas para salvar el mal desempeño de la economía cubana, los resultados productivos reales echaron por tierra los pronósticos. Otra vez la vida fue más porfiada que los preceptos, los deseos y aspiraciones de la élite gobernante.

No se puede ocultar el delicado estado de la economía y de otros aspectos de la sociedad cubana. Como es lógico, esto se ha agravado por la constante acumulación de dificultades y la demora en las transformaciones que con suma urgencia son requeridas. Lo demás es una forma especial de ganar tiempo, que en definitiva prolonga la agonía de la población.

Tanto los Decretos Leyes para la ampliación del Trabajo por Cuenta Propia y la entrega de tierras en usufructo a las familias que las quieran trabajar, como también los Lineamientos para la actualización del Modelo Económico, dejan claro que las concepciones oficiales para salir de la crisis son insuficientes.

Evidencian los documentos anteriores el propósito de realizar tardíos cambios, para mantener la fuente real de los problemas. Estos se pueden resumir de la forma siguiente: un sistema absolutamente disfuncional y totalitario que ha llevado a la nación al más completo desastre.

La ampliación del Trabajo por Cuenta Propia, deja claro que las concepciones oficiales para salir de la crisis son insuficientes.
La ampliación del Trabajo por Cuenta Propia, deja claro que las concepciones oficiales para salir de la crisis son insuficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s