Se Busca Buena Imagen (II y final), Antonio Raúl Machado García.

Antonio.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, Villa Clara, 31 de mayo de 2013, (FCP). Para sorpresa mía el pasado domingo 26 de mayo llegó a mi conocimiento el hecho de la descongelación, por parte del Gobierno cubano, de la polémica cuenta de la Iglesia Bautista “La Trinidad” de Santa Clara. Todo un acontecimiento muy “casual”, si lo analizamos desde el marco de la celebración de la 6ta Asamblea del Concejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI).

Ahora la situación es otra, increíblemente la exigencia sobre dicha cuenta es que debe ser usada en un término de ocho meses, expirará en enero de 2014 y solo puede ser usada, fíjense bien, con fines constructivos. ¿Cómo es esto posible si “En la República de Cuba, las instituciones religiosas están separadas del Estado” (Artículo 8 de la Constitución)?

Nada, que la supuesta descongelación no es del todo buena, pues ha creado un cúmulo de nuevos problemas para mantener presionados a los diferentes directivos de dicha Institución eclesiástica. No es difícil entender que este proceder gubernamental fue solo para buscar una buena imagen en el marco de la 6ta Asamblea del CLAI, como la Mesa Redonda del día 20 de mayo.

En dicho programa, la intervención más acertada desde el punto de vista bíblico fue la del obispo Julio Murray de la Iglesia Episcopal de Panamá, quien también ocupa el puesto de Presidente del CLAI. Su declaración de que “debemos dejar oírse otras voces“, debe haber sonado extraña para aquellos que solo escuchan los mensajes a favor del régimen de la Isla.

Tenemos una tarea de constante transformación en la sociedad con procesos solo de vida“, declaró en otra ocasión Murray. Muy acertado con el Evangelio de Jesucristo quien dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida…, Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn.6.63, 10.10).

La amordazada iglesia cubana, siempre obligada por medio de la amenaza y la coacción a estar encerrada entre cuatro paredes, forzada a predicar el evangelio solamente dentro de los Templos, debe haber suspirado con las declaraciones del obispo. Este sentenció: “No debemos guardarnos en los Templos para resolver los problemas sociales” ¡Qué tremendo!

Me identifico plenamente con el señor Murray cuando dijo: “La Iglesia debe llevar una voz de denuncia y anuncio. Todos los profetas sufrieron“. ¿Qué dirá ese gran sector procastrista que convive junto con los cristianos dentro de la Iglesia cubana? Aquellos que de ninguna manera se atreven a criticar en nada al Gobierno que ostenta el poder, sino solo lo alaban.

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, el profeta de Dios era sensible para denunciar la crueldad, el delito, la inmoralidad, la injusticia y toda forma de pecado sin pensar en el riesgo personal. Deshonran este ministerio quienes, con nombre de cristiano, se callan ante la injusticia por temor a represalias de los que abusan del poder.

De todas las intervenciones la que más me alarmó por su petulancia, fue la del señor presidente del Concejo de Iglesias de Cuba (CIC), y además perteneciente a la Iglesia Presbiteriana, Joel Ortega Dopico. Por su elocuencia sobre una Cuba “bloqueada y socialista”, no sabía si el que hablaba era un funcionario del Partido Comunista de Cuba (PCC) o un líder eclesial.

Continúo con su empalagoso discurso para alabar a Maduro y a Evo como representantes de los pobres. Entonces vinieron a mi mente las certeras palabras de Martí: “… la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados” (3.118).

El colmo del señor Ortega, el cual considero como una flagrante herejía, sucedió cuando declaró, sin rodeos, que “la Biblia nos llama al socialismo” como si esta fuera la idea del evangelio, al tratar de igualar el Reino de los Cielos con las ideas socialistas. Jesús dijo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado, arrepentíos y creed en el evangelio” (Mr.1.15).

Es un tanto desconcertante que en la gran mayoría de las diferentes denominaciones cristianas de la Isla, el mensaje es el mismo: “Los cristianos no tienen que ver con la política”, y ahora, como por arte de magia, vemos estos “líderes” que proclaman totalmente lo contrario y por televisión. Nada, que parece que se les fue la mano en el afán de Buscar una Buena Imagen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s