Un Plan para el Ambiente Cubano (XIX), Carlos Alberto Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 10 de mayo del 2013, (FCP). Presta atención el Plan Bush a la vinculación y estimulación del pueblo cubano con los programas de protección del ambiente y la administración de los recursos naturales. Estos elementos son necesarios para alcanzar los objetivos de conservación de la Naturaleza.

Una de las recomendaciones en tal sentido es que el público debe tener acceso garantizado a información relevante en materia de ambiente. Asimismo, debe tener la oportunidad para participar activamente en el desarrollo e implementación de políticas y legislaciones de carácter ambiental.

Ninguna de las recomendaciones realizadas por el Plan Bush ha sido puesta en práctica por el gobierno cubano. El acceso a información verdaderamente relevante es casi nulo, y no existen los espacios de participación para la implementación de políticas y legislaciones ambientales.

Cuidadosamente ocultados han sido los negativos datos y tendencias de varios indicadores ambientales. Mientras tanto, el activismo ambiental, circunscrito a un par de ONG, ha quedado limitado a acciones de educación ambiental. Nada de nadar a contracorriente, y mucho menos en aguas contaminadas.

Es necesario desatar el cuarto poder, el poder de la información, que en materia ambiental ha sido encadenado y largamente atormentado por el gobierno, cual verde Prometeo. El acceso a la información de medio ambiente, consagrado como un derecho en la ley correspondiente, debe hacerse efectivo.

Para el gobierno de los EE.UU. es importante que el público tenga acceso a materiales informativos que pueda emplear para ejercer el activismo en pro del mejoramiento del entorno. Un voluntariado motivado constituye una fuerza a tener en cuenta para el logro de las metas propuestas.

No solo es esencial la información para los individuos. Las comunidades como un todo, y también las organizaciones, necesitan de ella. Compartir información contribuye a implementar y mejorar programas ambientales locales.

Se puede promover la participación ciudadana por medio de noticias, oportunidades de opinión sobre propuestas de regulaciones, y juntas de asesoría a políticas con representación ciudadana. Una forma especial de participación es la posibilidad de los ciudadanos de vincularse con programas de monitoreo de los recursos naturales y el ambiente.

Colaboración y cooperación son conceptos clave para el logro de los objetivos trazados. Un programa cooperativo deberá incorporar al sector privado, a los profesionales de la salud, a los académicos y a las ONG, entre otros actores.

Cartas de triunfo son establecer un objetivo común y priorizar los problemas más acuciantes. Un nexo visible entre calidad ambiental y calidad de vida ayudará a incorporar a personas de todas las edades y cosmovisiones a la búsqueda de la relación armoniosa entre sociedad y Naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s