Contrabandistas en el Poder.

Rafael Pérez González. Houston, Texas. Estados Unidos, 31 de Julio del 2013 (FDC). La noticia del apresamiento de un barco norcoreano proveniente de Cuba, con armas de contrabando, escondidas debajo de miles de sacos de azúcar, conmovió los medios noticiosos internacionales. La magnitud del escándalo fue tal que el oficialista diario Granma, tuvo que romper su acostumbrado silencio informativo y admitir la pertenencia de las armas.

Quisiera analizar lo sucedido, desde diferentes puntos de vista, en que se pudiera abordar este suceso. Estos pueden ser: legal, ético, militar y político. Pero pienso sinceramente que uno de los más importantes es el ético, pues el pasado 7 de julio, Raúl Castro criticó al pueblo cubano por asumir conductas impropias como, corrupción y  pérdidas de valores morales y cívicos.

Es paradójico que casi al unísono de esas diatribas contra el pueblo, el gobierno cubano se haya convertido en un delincuente internacional, pues independientemente de que lo escondido en el barco fueran armas o caramelos, estas se trataron de pasar de contrabando, pues fueron bien escondidas y eso es delito común, “contrabando”, que es conducta propia de malhechores.

Castro pudo declarar las armas, para pasarlas por el canal, o dar la vuelta por el cabo de Hornos si se les negaba el permiso, pero prefirieron poner al desnudo su alma de vulgares criminales. Es muy saludable recordarle a Raúl Castro, que por delitos como el que él y sus acólitos acaban de cometer hay cientos de cubanos encarcelados.

El poder castrista conoce perfectamente las leyes internacionales y no es ajeno a la violación que pretendía cometer, no solo por tratar de violentar las leyes de Panamá. Hay que tener en cuenta que la  ONU, con la que ellos siempre están de acuerdo cuando hay una votación a su favor,  ha declarado un boicot de armas contra Corea del Norte, el cual pretendieron violar.

En momentos en que los Castro tratan de dar al mundo una imagen de cambio de su dictadura, para entre otras fines tratar de obtener un levantamiento de la Posición Común que mantiene la Unión Europea y de un acercamiento a  su enemigo de siempre, los Estados Unidos, ese incidente los deja muy mal parados, pues revela al mundo que siguen siendo los mismos de siempre.

O sea, aquellos que llevaron armas de contrabando en el pesquero Alecrín, los que le pidieron a la antigua Unión Soviética un ataque nuclear contra los americanos, sabiendo que su pueblo iba a ser el primero en sufrir las consecuencias. Es decir que siguen siendo los mismos genocidas  y  como reza un viejo adagio en Cuba: “árbol que crece torcido jamás su tronco endereza”.

Desde el punto de vista militar, es cierto que parte de las armas hasta ahora encontradas en el buque, por ejemplo los aviones MIG-21, no es que estén obsoletas, pero hoy en día están podríamos decir fuera de servicio en los principales ejércitos del mundo, excepto en los de Corea del Norte.

El vocablo obsoleto, si de armas se trata no tiene mucho sentido, pues en el caso del avión antes citado, puede aún volar y lanzar bombas que pueden matar miles de personas, por ejemplo en un ataque contra Corea del Sur, si bien es cierto que puede ser derribado, tampoco se puede negar que pueda hacer llegar a un blanco y llevar a cabo el daño antes mencionado. Aún este tipo de aviones se encuentran en uso por parte de Corea del Norte.

La forma tan burda de enviar este cargamento de armas, en el único barco que era el menos idóneo para ello, por estar “fichado” internacionalmente y por haber desconectado su comunicación satelital como para decir: “llevo algo raro investíguenme”, levanta enormes suspicacias y deja cuatro hipótesis a considerar.

La primera de ellas, que fue un craso error de los  servicios de inteligencia del castrismo, por ellos “vendidos” como los mejores del mundo y que  “metieron la parta hasta el fondo” en esta pretendida operación encubierta.  O que estos lo  hicieron adrede para desprestigiar y hacer daño y poner en tela de juicio al gobierno del general Raúl Castro, lo que podría denotar problemas dentro de las filas gubernamentales.

Pudiera pensarse también que en el barco hay algo más muy escondido y que las armas son sólo para desviar la atención de eso otro, que pudieran ser drogas o algún tipo de material  para la industria atómica de Corea del Norte.

La última de las hipótesis considerada, no en orden de importancia precisamente, pudiera ser que todo este show fue montado para o encubrir algo más gordo que están tramando o para llamar la atención internacional, quizás para enviar un mensaje de fuerza al mundo, de que independientemente de su cambios cosméticos, van a seguir aferrados al poder cueste lo que cueste

De todas formas lo que si queda claro, como se dijo al principio, es la conducta delincuencial de un gobierno que recién ha calificado a su pueblo de: “pérdidas de valores morales”, así que viene a colación  aquel refrán de: “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

Raúl castro eufórico, da lecciones de moralidad a su pueblo, mientras práctica el contrabando de armas, debajo de los sacos de azúcar que niega a su pueblo.

Raúl castro eufórico, da lecciones de moralidad a su pueblo, mientras práctica el contrabando de armas, debajo de los sacos de azúcar que niega a su pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s