Los Límites al Crecimiento (III y final), Carlos A. Martínez Muñoz.

Carlos Alberto.jpg

El Condado, Santa Clara, 21 de junio del 2013, (FCP). Encontrar soluciones a las preguntas de investigación dependía de las predicciones del sistema. Sin embargo, los científicos consideraron que el proceso de determinar los modos de comportamiento del mismo era “predicción” solo en un sentido limitado de la palabra.

Los gráficos de salida obtenidos a partir de la modelación del programa World3 mostraban valores de las variables en una escala de tiempo desde 1900 a 2100. Como no eran predicciones exactas de los valores de las variables en ningún año futuro particular, solo indicaban las tendencias comportamentales del sistema.

Todos los grados de predicción no son iguales, varían según el sistema que se considere y la exactitud que se desee en los datos de salida. De forma general, para aumentar la exactitud de la predicción se necesita una mayor cantidad de datos de entrada.

Por ejemplo, si usted deja caer una pelota desde una cierta altura, podrá predecir cómo será el comportamiento de su movimiento. La pelota se moverá hacia abajo con un movimiento uniformemente acelerado por la fuerza de gravedad, con una trayectoria aproximadamente rectilínea, hasta caer al suelo.

Usted sabe que, al soltarla, la pelota no comenzará a subir, ni flotará o girará en la misma posición, ni saldrá disparada hacia adelante como una bala. El modelo mundial buscaba encontrar un entendimiento elemental de esta clase.

Para predecir exactamente dónde caerá la pelota, dónde y cuándo impactará el suelo, o cuántas veces rebotará, será necesario realizar cálculos mucho más detallados. Harían falta más datos sobre la pelota, su masa, su altura, su elasticidad o la velocidad del viento.

Igualmente, para predecir la cantidad de personas que habitarán la Tierra dentro de cincuenta o cien años, se necesitaría un modelo mucho más complejo que el presentado en el libro. En añadidura, harían falta muchos más datos sobre las condiciones iniciales del sistema.

Un aporte de esta investigación fue la noción de usar un índice de reserva exponencial en vez de un índice estático. Si la tasa de uso de un recurso determinado se incrementa constantemente, para calcular la duración de dicho recurso no bastará con dividir la cantidad de reservas conocidas entre el uso anual actual.

En el libro se logró modelar un escenario que resultó en un “mundo estabilizado” y que no condujo a sobretiro ni a colapso. Tres décadas más tarde, una nueva modelación de 10 escenarios mostró que había dos escenarios estables prometedores.

Estos escenarios se modelaron con una población y productos industriales limitados, así como con tecnologías para disminuir la contaminación, conservar los recursos, incrementar los rendimientos y proteger los suelos agrícolas. Cerca de 8 millones de personas vivían con alto bienestar humano y con una huella ecológica en reducción.

La opinión de los científicos es que la necesidad de llevar al mundo industrial a su siguiente nivel de evolución no es un desastre, sino una oportunidad increíble. Cómo crear un mundo sostenible, funcional, equitativo y profundamente deseable es una cuestión de liderazgo, ética, visión y coraje, propiedades no de los modelos de computadora sino del alma y del corazón humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s