¿Cuál es el Dolor? I, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 27 de septiembre del 2013, (FCP). Ya llevo más de un mes en esta linda y sufrida Cuba, mi regreso me ha abierto las percepciones respecto a ataques que recibo por cosas que dije o hice en mi gira por el extranjero. Algunas de las diatribas versus mi persona y lo que yo represento ya las extraño cuando no se realizan.

Pero tengo que reconocer que la inmensa mayoría de los opositores o disidentes me han felicitado personalmente o a través de la vía telefónica, por hacer las denuncias que hice como Portavoz de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Estos gestos me llenan de regocijo, pues me doy cuenta que “…si los perros ladran es porque caminamos“, al decir del Quijote.

No dejan de ser pocos aquellos anticastristas que me aconsejan que tenga mucho cuidado, que no me venda con facilidad y que mi vida está en constante peligro por desenmascarar internacionalmente los maquiavélicos planes del castrismo. Mis hermanos jamás obvian recordarme el asesinato de Oswaldo Payá Sardiñas, quien denunció lo llamado Cambio-Fraude.

Mentalmente he seleccionado lo que en mayor cuantía me han criticado, y aun me reprochan. Puedo decir sin temor a equivocarme, que mis denuncias sobre la implantación de un futuro Putinismo en Cuba les ganan a las demás por mucho. Algo que para nada me sorprende, pues sin lugar a dudas está en juego el futuro de la nomenklatura en el poder.

Ante tal avalancha de críticas a este tipo de evidencias respecto al decursar político del Archipiélago, me he dado a la tarea de identificar a los distintos tipos de detractores. Una manera práctica de descubrir las motivaciones, fortalezas y debilidades personales de un grupo de hombres o mujeres que luchan con uno para democratizar a esta tierra.

En primer lugar, tenemos a los Agentes de la Seguridad del Estado infiltrados en las filas de la oposición no violenta y quienes se caracterizan por descalificar la denuncia sin dar argumentos reprobatorios de ningún tipo. Ellos no desean creer y ya, no existe fuerza humana ni explicación suficiente para convencerlos.

Estos poseen la clara orden de crear un estado de escepticismo, para que la estafa que se gesta a espaldas del pueblo cubano pueda ejecutarse y tome totalmente por sorpresa a la ciudadanía. A este tipo de elemento siempre es saludable identificarlo, pero no enfrascarse en discusiones que no llevaran a nada, porque están mentalmente preparados.

Otros son Los Frustrados por Miedo, porque poseían la información, pero no se quisieron enfrascarse en una denuncia de tal envergadura, pues les temían a las consecuencias represivas respecto a la integridad física del denunciante. A estos es necesario entenderlos, puesto que todos somos humanos y somos portadores de un “ego”.

Existen Los Frustrados por Inseguridad, estos sabían todos los datos, pero en sus cosmovisiones personales no les dieron la importancia que el tema requiere y al este salir con fuerza a la palestra pública no han sabido aceptar la frustración. Por lo general su actitud es cuestionar las fuentes en que se basaron estas denuncias.

Los siguientes son Los Frustrados por Desinformación, estos prodemócratas no tenían la más mínima idea de la gestación del Putinismo y en su interior lamentan no ser ellos los propagadores de este fraude contra los ciudadanos de la Isla. Por eso generalmente aceptan la denuncia, pero cuestionan que sea todo un plan articulado por el gobierno.

Una mayoría de los opositores al castrismo se han percatado de la credibilidad de la denuncia en sí y el peligro que representa para establecer la Democracia Representativa en nuestra Patria. Estos que por suerte para el futuro de Cuba ya están alertas e informados son la masa crítica con que contamos para desbancar la nueva engañifa a los cubanos.

Las pruebas del encaminamiento de la sociedad cubana hacia algo que ellos denominan Putinismo están muy claras, porque los militares son el único factor moderno y dinamizador dentro de Cuba. Estos hombres o mujeres que usaron un uniforme castrense, ahora aprenden aceleradamente a pensar y actuar como gerentes capitalistas.

El gobierno castrista se encuentra ante una cruda disyuntiva, pues medios universales como el Wall Street Journal se comienzan a ocupar del Putinismo en Cuba y con este medio de prensa sus millones de lectores por todo el mundo a vigilar qué ocurre con esa matriz de opinión. Comienza a caérsele el sutil antifaz a los hermanos Castro, esta debe ser nuestra tarea a diario.

Oswaldo Payá Sardiñas, denunció lo llamado como Cambio-Fraude.
Oswaldo Payá Sardiñas, denunció lo llamado como Cambio-Fraude.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s