¿Cuál es el Dolor? III y Final, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 11 de octubre del 2013, (FCP). No se necesita ser adivino para comprender por qué los Generales Estratégicos no tienen sus manos manchadas de sangre, mientras por el contrario sus homólogos los Generales Tácticos, sí poseen sus manos y conciencias entintadas del rojo y viscoso líquido que nos corre por las venas.

Todo esto trae actitudes muy distintas ante un futuro putinista, pues una tipología de general no tiene nada que temer, mientras la otra no las tiene todas consigo e intuye que tendrá que pagar respecto a sus represiones contra las guerrillas y sus colaboradores civiles. Aquí hablamos de un claro Síndrome de Percepción Latente de Culpa, por cierto… muy adecuado.

Sería esencial destacar que ninguna de las tendencias aquí descritas se opone a engañar nuevamente al pueblo y a la Nación Cubana, pues cada una de las mismas solo se preocupa y ocupa de salvar su pellejo. Una clara señal de que a estos generales, sean más o menos culpables, no les interesa para nada el futuro de Cuba, sino su propio porvenir personal.

Volvemos a la importancia o no del general de división Antonio Enrique Luzón Battle, quien encabeza en el MINFAR a los Generales Tácticos opuestos al putinismo en vía de implantarse en la Isla. Un individuo de toda la confianza del actual Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el gobernante Raúl Castro Ruz, por ser del Círculo de la Valla.

Luzón Battle aplicó la práctica de “tierra arrasada” contra las guerrillas de la región oriental del archipiélago, para que en el aún precoz año 1959 no se pudieran afianzar, en las montañas del este de Cuba, los por él exterminados hermanos Beatón. Unos años después pasó a cazar a los partisanos antitotalitarios de la provincia de Camagüey, a los que asesinó en pocos meses.

Después, Antonio Enrique fungió como Enlace Operativo entre los asesores antiguerrilleros soviéticos en Cuba y el mando cubano. Durante esta etapa se aplicaron métodos genocidas versus la población civil nacional, donde se destacan el envenenamiento de pozos, sacrificios de animales o aves de corral a los campesinos y el destierro de poblaciones completas.

Ningún general poco importante para un régimen militarista como el castrista, puede actuar como máxima autoridad contra los guerrilleros de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA). Y Antonio Enrique Luzón fue el creador y manipulador durante años del Frente Olivo, entidad que desgarró con su crueldad a la tierra angoleña y a sus partisanos.

Ese “poco” significativo general también estuvo al frente de las entidades creadas para exterminar a los guerrilleros en sitios de confrontación este-oeste durante la Guerra Fría, como Nicaragua, Etiopía y Mozambique. No se lograba nada con implantar un sistema izquierdista, si este no podía mantenerse en el poder y esto último era responsabilidad de Luzón.

Con un gobierno a la espera de una explosión social desde 1990, al cerrarse la llave de los suministros soviéticos y con una crisis económico-político-social que ya pasa de los 20 años, a ningún general poco importante lo ponen al frente de las Tropas Especiales del MINFAR. Última esperanza represiva para contener a una siempre temida ciudadanía enardecida en las calles.

Atreverse a asegurar que Antonio Enrique Luzón Battle no es alguien esencial en la mantención de la gobernabilidad dentro de Cuba, es como mínimo pecar de total ignorancia política. Aunque algunos como yo consideran que la prepotencia, la arrogancia o la autosuficiencia a veces nublan a excelentes mentes de las ciencias exactas.

Creemos que la Seguridad del Estado, en nombre del gobierno castrista, instrumenta de manera directa o indirecta la no credibilidad sobre la gestación de un Plan Putinista respecto al futuro de Cuba. Consideramos que no tenemos derecho a cansarnos, razón por la que proseguiremos en las denuncias del nuevo fraude en camino, por lo cual sabemos que podemos ser asesinados.

Debemos exponer públicamente los propósitos que pone en marcha el Aparato de Control Social Castrista, adelantarnos al adversario y frustrarle sus maquinaciones. Es por eso, que muchos nos preguntamos con suspicacia respecto a ciertos opositores al castrismo: ¿Cuál es el dolor en ellos al hacer nuestra denuncia sobre el advenimiento del putinismo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s