De Revoluciones y Aberraciones, Alexander Andrade Guimbarda.

Alexander.jpg

Santa Catalina, Santa Clara, 4 de octubre del 2013, (FCP). En Cuba, desde hace más de 50 años, los programas de Historia elaborados por el Ministerio de Educación, lo cual constituye otro monopolio del régimen castrista, enseñan a los niños que ser revolucionario es el escalón más elevado de la especie humana.

Esto, claro, no está lejos de la verdad. Ser un revolucionario en cualquier esfera de la vida o la sociedad humana es algo tremendamente meritorio. Desde los orígenes de la Historia, marcada por la aparición de los primeros caracteres escritos, allá en la vetusta Mesopotamia, la humanidad ha vivido acontecimientos que han significado saltos cualitativos en su decursar histórico.

Como ejemplo de lo anteriormente expuesto podemos citar hechos tales como el invento de la rueda, algo que sucedió 5 mil años a. C. y que es considerado uno de los logros tecnológicos más trascendentales de la humanidad. Otra revolución de gran trascendencia en la historia del Hombre, esta vez en el campo de las ideas y la cultura, es lo que todos conocemos como El Renacimiento.

Al hablar de revoluciones verdaderas no podemos dejar de señalar la Revolución Industrial Inglesa, la Revolución Francesa, la Revolución de las Trece Colonias Americanas y la más reciente Revolución Tecnológica de la última década del siglo XX, que propició el acceso masivo a Internet, la telefonía móvil y otras tantas maravillas que mejoran y facilitan la vida humana en todos los aspectos.

Si me pidieran ejemplos de revolucionarios verdaderos yo citaría a Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, los Enciclopedistas franceses del Siglo de las Luces, a Mozart y Vivaldi, a Lenon y McCartney, a Lucas y Spielberg, a Bill Gates, a Gandhi y a Martí, aunque por supuesto existen muchos otros.

Sin embargo, además de estas personalidades, no quiero dejar de mencionar a los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América: Jefferson, Madison, Hamilton, Washington y otros que sentaron las bases de un sistema democrático que es lo que fundamentalmente ha llevado a este país a convertirse en la primera nación del orbe en casi todos los aspectos de la actividad humana.

Pero resulta que el sistema de educación cubano introduce en la tierna mente de nuestros niños, la idea de que los paradigmas revolucionarios son personajes tales como Vladimir Ilich Lenin, Ernesto “Ché” Guevara, Mao Tse-Tung, Iosiv Stalin, Fidel Castro y otras anormalidades a los que llaman grandes personalidades históricas.

En realidad ninguno de estos sujetos ha hecho aportes que se hayan traducido en saltos cualitativos en ninguna esfera de la actividad humana, sino que por el contrario, han empobrecido la existencia de sus pueblos, llevándolos por caminos de violencia, miseria y enajenación terribles.

La obra de individuos como estos, con evidentes trastornos de la personalidad y abultados expedientes criminales, sobre todo en materia de violación de los derechos humanos, constituye para mí una completa aberración. Mostrárselos a los niños como paradigmas de verdaderos revolucionarios, es atentar contra el normal desarrollo de la niñez y la juventud, algo que el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) debería tomarse muy en serio.

El sistema de educación cubano introduce en la mente de nuestros niños, la idea de que los paradigmas revolucionarios son personajes tales como Ernesto “Ché” Guevara.
El sistema de educación cubano introduce en la mente de nuestros niños, la idea de que los paradigmas revolucionarios son personajes tales como Ernesto “Ché” Guevara.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s