El Fin del Verano y la Vuelta a las Aulas, Feliberto Pérez del Sol.

Feli.jpg

Sakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 30 de agosto de 2013, (FCP). Dentro de 72 horas finalizará la etapa veraniega por excelencia en Cuba. Cuando esto suceda se le dirá adiós a las habituales tardes en piscinas o en lagunas de última hora, y también a los aventureros viajes a la playa, campings o ríos más o menos cercanos a la ciudad. Como colofón quedará inaugurado un nuevo curso escolar, el cual, de seguro, no será el mejor de la historia, aunque esto bien poco importará en los hogares cubanos.

Los meses de julio y agosto fueron un lapso de tiempo donde la familia cubana debió inventar soluciones para complacer sobre todo a los más pequeños de la casa, algo que puede interpretarse como todo un reto a la planificación económica. Lograr que la tropilla pueril viva su periodo vacacional como algo digno de contar una vez que vuelvan a las aulas, más que un desafío a la imaginación de los progenitores, devino en toda una muestra de arte dramático.

Aquellos domicilios donde los ingresos apenas cubren el sustento de un alimento al día, sin duda fueron los mismos que mayor número de combinaciones matemáticas debieron realizar durante el verano para prodigarse un rato de sosiego. Por triste que parezca, y por mucho que se diga, el viejo sueño de concebir una patria equitativa y sin distinción de clases sociales parece cada día distanciarse más.

Para nadie es un secreto que al culminar dicho periodo se abre una especie de desahogo en buena parte de los hogares que conforman este falsificado país, pues los núcleos familiares que tienen a los suyos en centros escolares seminternos ven cómo la obligación de facilitarle un bocado de comida al mediodía pasa ahora a manos del Estado. No es de extrañar entonces que, aunque ello vaya en detrimento del buen desarrollo físicomotor del infante, la mayoría de estas familias sean las que con mayor fervor apuesten por la perdurabilidad del régimen político existente.

Por supuesto que existen también las excepciones que acompañan la anterior regla, solo que actúan de modo distinto, y no ya para reclamar una adecuada alimentación, sino que lo hacen para impedir que el status social que se han granjeado no se les enturbie. No obstante, esta nueva casta tampoco es portadora de un discurso crítico.

La sociedad cubana se sabe atrapada en un círculo del cual le resulta difícil zafarse, y aunque en ocasiones pretendan pasar por alto los sueños de la chiquillada que alegra el entorno familiar, al final saben que solo es con la alegría de estos que materializan parte de su anhelo. Se pone de manifiesto así una vez más aquello de que si no consigo mi felicidad, al menos trataré de conseguirla para los míos.

En párrafos anteriores indiqué que la suerte de las familias criollas bien poco o nada cambiará con el solo hecho de iniciar un nuevo ciclo educativo. Sin embargo, es cierto que muchos hogares se alivian del duro asunto de garantizar un refrigerio al mediodía, así como que no habrán de reembolsar ningún dinero extra para eventualidades típicas del verano, como viajes de recreo, pero ¿no se sentirán culpables en el fondo por semejante dejadez?

Como quiera que el asunto se torne sombrío, no faltarán decisiones que ayuden a equilibrar un dilema que acompaña a los cubanos hace ya varias décadas. Ahora no será distinto, y la presencia de los más jóvenes del hogar en centros de estudio luego de dos meses de diversión puede resultar una salida hasta si se quiere salvadora para los padres, aunque no tanto para aquellos. Aun así, una vez que entren a las aulas y de inicio el curso escolar, lo demás bien poco importará.

Feli Los meses de julio y agosto fueron un lapso de tiempo donde la familia cubana debió inventar soluciones para complacer sobre todo a los más pequeños de la casa..jpg

Los meses de julio y agosto fueron un lapso de tiempo donde la familia cubana debió inventar soluciones para complacer sobre todo a los más pequeños de la casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s