¿Quién Dirige el Periódico Granma? Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 13 de septiembre del 2013, (FCP). En la geriátrica nomenklatura cubana nadie es quitado formalmente de su puesto, pero le colocan un segundo a bordo que represente al verdadero poder. Este debe ser de absoluta confianza del actual Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, general de ejército Raúl Castro Ruz.

Un viejo amigo que trabaja en los medios periodísticos cubanos y yo conocemos al hombre que detenta el verdadero poder en lo que publica el Granma. Cuando en alguna ocasión nos vemos subrepticiamente en La Habana, siempre indago con él: ¿Oscar no escribe casi? y me responde: “Todo artículo político sin nombre en Granma… es de él”.

El machón donde se plasma al Consejo de Dirección de Granma reza día tras día: “Director: Lázaro Barredo Medina. Subdirectores: Oscar Sánchez Serra y Gustavo Becerra Estorino”. Solo en apariencias todo continúa igual en ese diario desde hace años.

Como en la totalidad de las entidades existentes en la isla y que son controladas abierta o encubiertamente por el régimen en el poder, el nuevo gobernante ha colocado por lo menos a uno de sus incondicionales. Y en el ya mencionado Consejo de Dirección también nos encontramos al hombre de Raúl.

Este es el Licenciado Ciencias Políticas Oscar Sánchez Serra, graduado en una academia militar soviética. Este trata de camuflarse ante el público lector como un simple analista deportivo, con trabajos periodísticos conocidos por los cubanos de a pie y títulos rimbombantes como “La pelota nos invita a pensar en ella”.

Por ningún lugar se informa que Sánchez Serra es un reciclado oficial de la Dirección de Inteligencia Militar (Dim), adscrita al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar). Oscarito, como es conocido en los predios castrenses, resultó un cercano colaborador del general (r) Jesús Bermúdez Cutiño.

Tampoco se debe dejar de indicar que Oscarito fue, por un corto tiempo, cercano ayudante del entonces Jefe de la Dirección de Contra inteligencia Militar (Cim), general de división Carlos Fernández Gondín. Este mismo Fernández Gondín fue nombrado viceministro primero del Ministerio del Interior a partir de julio de 1989.

Después pasó sin mucha fanfarria a la Dirección Política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, para ser un discípulo del también general (r) Sixto Batista Santana. En ese organismo, regenteado por el menor de los hermanos Castro, laboró en la Sección de Evaluación Política a Oficiales.

Allí se caracterizó por ser un cancerbero ideológico muy ortodoxo, que implementó una estrecha vigilancia sobre los jóvenes oficiales del Minfar que habían regresado de la antigua Unión Soviética. Sánchez Serra era quien determinaba cuáles estaban influenciados por la “perestroika” de Mijail Gorbachov y cuáles no.

Aunque las malas lenguas dicen bien bajo que su confiabilidad tiene raíces profundas y genéticas. Es hijo de la fallecida comunista Clementina Serra y del siempre oscuro comandante Osvaldo Sánchez, el hombre de los trabajos sucios de los viejos comunistas, “muerto en un accidente” en los inicios de la Revolución Cubana.

La primera fue una amiga personal de Raúl Castro desde la década de los años 50 del pasado siglo XX, cuando ambos militaban en la Juventud Socialista Popular, una agrupación comunista. Durante toda su vida la recta camarada Clementina le resultó de una fidelidad proverbial al joven Raúl.

Osvaldo Sánchez fue ascendido a comandante del Ejército Rebelde por el propio Raúl Castro. Su principal misión fue secuestrar los archivos de los informantes del Partido Socialista Popular (comunista), que estaban en las oficinas del Buró de Represión a Actividades Comunistas (Brac) del gobierno de Fulgencio Batista.

Sánchez había sido entrenado por la KGB estalinista para estar al frente del trabajo sórdido en el partido de los comunistas del archipiélago. De ahí su vinculación con el popular comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán, quien era un acérrimo oponente a la implantación del marxismo en Cuba, cuya desaparición hasta ahora nunca ha sido explicada.

A Lázaro Barredo Medina todavía no lo han echado de su silla de director del principal periódico cubano, porque es muy conocido internacionalmente como parlamentario, pero ya seguro le tienen reservado un lejano puesto de “asesor”. Él ya no se hace la pregunta que todavía sí se hacen otros: ¿Quién dirige a Granma?

El periódico Granma es el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

El periódico Granma es el órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s