Sufrir por la Patria… es Vivir, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 30 de agosto del 2013, (FCP). Desde el punto de vista material uno sabe o no cuándo le hace falta a su alma el concepto de Patria cuando se está lejos de ella. Al estar lejos del lugar donde vimos la luz, es exactamente que la denominación abstracta de Patria recibe una jamás espuria connotación práctica.

Eso me ha sucedido desde que salí de viaje el ya lejano en mi conciencia 12 de mayo de este año, porque a todos los cubanos, y creo que sobre todo a aquellos que se preocupen y ocupen de su tierra natal, deben sentir lo mismo. Mirar a mi pensamiento poseído por la impotencia de observar como mi tierra retrocede hacia siglos atrás y no saber cuándo esto terminará, me hace preocuparme.

Por suerte para mí padecí una mezcla de dolor y esperanza, pues traté de mantenerme en todo momento al tanto de lo que sucedía intrafronteras. Me dolía porque miraba el desarrollo y las libertades con las que sueño para mi país, y me esperanzaba con el claro conocimiento de que la dictadura castrista estaba cada vez más aislada y repudiada en cualquier parte de este mundo.

Algo que no siempre se podía lograr diariamente, debido a que los contextos geográficos donde me movía a menudo eran muy cambiantes y la adaptación a los mismos no resultaba tan fácil. Además me golpeaba mucho el intrínseco analfabetismo informático y sobre todo tecnológico que como cubano de a pie padezco.

Aunque parezca algo exagerado a un lector promedio, cuando viajé al extranjero ahora, no tenía la mínima noción que en los hoteles y viviendas ya no se accede a internet mediante el cable telefónico. Hace varios años para entrar en la red de redes existe una conexión inalámbrica nombrada Wi Fi y en los sitios solo se pregunta por la clave correspondiente a cada área.

Sin embargo, en todos los hoteles o casas por donde pasé en los dos periplos europeos que hice, y también en el recorrido por América, intenté sufrir a Cuba aunque fuese desde lejos. Sin mucho esfuerzo lo logré, porque a Cuba sus gobernantes y acólitos la destrozan día a día, pues desde una visión general y panorámica se puede sentir este odio de los Castro hacia los cubanos.

Hasta cierto punto fue que comprendí el duro sentimiento de arraigo con dolor que arrastran en sus almas los dispersos compatriotas de la diáspora. Estos poseen solvencia material de un modo indiscutible, pero están superinformados respecto a las contantes calamidades de tipo que suceden a diario en el interior de la Isla.

Incluso, pudimos conversar con cubanos más jóvenes arribados a Estados Unidos entre los últimos 15 años y este 2013, en su mayoría despolitizados cuando vivieron en Cuba, y en la medida que progresaron económicamente se interesaron cada vez más por la democratización. Ellos mismos nos confesaron que asumieron el concepto Patria fuera de su terruño.

Esto se posesiona dentro de uno al llegar al modernísimo Miami International Airport (MIA). Un sitio donde se percibe la bonanza tecnológica del capitalismo estadounidense, una instalación aeroportuaria que discute entre las mayores de Estados Unidos de América, que ya es mucho decir, solo superada en dimensiones por sus homólogas de Los Ángeles y Chicago.

Allí ocurre el primer shock socio-perceptivo de los cubanos que arriban, puesto que la sobresaturación de desarrollo y opulencia es abismal en comparación con la nación subdesarrollada que dejaron detrás. Existen compatriotas que consideran al subdesarrollo a la cubana mucho peor que el de otros países, debido a que en Cuba existe un estancamiento.

La laceración de lo que acontece al interior de Cuba se hace a veces asfixiante para todo patriota comprometido con la mejora prodemocrática en este Archipiélago, pues si no se siente angustia no se le quiere. Por eso, nuestro Himno Nacional reza: “… morir por la patria es vivir…“, algo que considero cierto, pero en la coyuntura parafrasearía: “… sufrir por la patria es vivir…“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s