Todo lo que Pueden Perder, Guillermo Fariñas Hernández.

Coco.jpg

La Chirusa, Santa Clara, 20 de septiembre del 2013, (FCP). La tensión política en el seno de la sociedad cubana subió bruscamente de tono a partir del año 2010, cuando el régimen actual, en su desesperación para mantenerse en el poder, realizó una apertura a la Pequeña Empresa. Una denominación no aceptada oficialmente por la nomenklatura castrista que la llama Cuentapropismo.

También el resurgimiento de represiones políticas, económicas o sociales contra todos los ciudadanos, que son portadoras de conductas oficialistas facistoides. Algunos expertos de la realidad nacional creen que se merece este calificativo, cuando las autoridades a cualquier nivel tratan de inculcar el terror como modo de control social.

El autor intelectual de lo calificado por varios estudiosos del contexto en la Isla como fascistoide fue el propio Fidel Castro en 2008, quien orientó a unos de sus “Jóvenes Delfines”: Hassan Pérez Casabona, hoy totalmente defenestrado, ir al frente de las turbas que agredieron a opositores no violentos que reclamaban de la Unión Europea la condena a Cuba.

Ante la convocatoria a protestar pacíficamente frente a la Embajada de la República de Francia, por considerar parte de la oposición cubana que el gobierno galo no hacia el esperado énfasis, en denunciar ante la opinión pública internacional. La violencia desatada contra la disidencia civilista, las porras fidelistas tomaron la capital habanera con amenazas intimidatorias.

En su tradicional discurso el 26 de julio de ese año, en aquella ocasión a puertas cerradas, con los más agresivos e incondicionales de sus seguidores, en el teatro Karl Marx, antiguo Blanquita. El que se hace llamar Comandante en Jefe, justifico los actos de repudio y amenazó con que continuarían versus la disidencia.

A todo lo ancho y largo de la geografía nacional la realización de manifestaciones propugnadas por la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior, a la entrada de las casas de los demócratas cubanos. Incluso, el uso de la agresividad física por parte de los porristas subió de tono, por lo que algunos sufrieron palizas y resultaron hasta lesionados.

Todo esto tuvo que bajar un poco de tono tras el asesinato en prisión del Prisionero de Conciencia Orlando Zapata Tamayo y el rechazo mundial a las acciones represivas y facistoides del gobierno totalitario cubano. El repudio universal llegó a un punto donde el castrismo, ante la solidaridad hacia los huelguistas de hambre y la labor de Las Damas de Blanco, sacó de prisión a 116 reos.

Pero El Mesías de Verde Olivo perdió al aspirante a dictador, otrora exgolpista presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, de un cáncer fulminante. Algo que ha puesto sobre ascuas a aquellos que desgobiernan esta Isla y ante el malestar social manifiesto públicamente, decidieron apretar la mano de una manera preventiva.

Conspiró a su vez la no fructificación de presiones de la Unión Europea y los Estados Unidos de América, junto al resto del mundo democrático, para que el Socialismo de Estado implantado en Cuba, profundizara concesiones en las áreas económicas y sociales. Incluso, se ha llegado a desafiar al mundo civilizado en varios de los últimos discursos del Raúl Castro.

Un exteniente coronel de las Fuerzas Armadas, que estudió Ciencias Políticas en la extinta Unión Soviética y por estar en suelo ruso en tiempos de Perestroika, y quien precisamente por eso fue licenciado del ejército antes de tiempo me recordó que según la filosofía marxista-leninista, por él estudiada, Cuba actual está en una Etapa Revolucionaria.

Reflexiona el analista que, socialmente se hace necesario un cambio pues los gobernados cada día aceptan con más dificultad las reglas de los que gobiernan, mientras los gobernantes han perdido la capacidad de que lo establecido por ellos se cumpla. Esto en pocas palabras se denomina incipiente Estado de Ingobernabilidad, algo que cada día se hace más profundo.

Este exmilitar, con cubanísima picardía, me resumió en una frase toda una reflexión filosófica: “Lo que estoy viendo en la dinámica social cotidiana, es a unos gobernados como mucho terror respecto a lo que les pueda pasar, pero también, a unos gobernantes más aterrorizados aun por todo lo que pueden perder“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s